Llegó El Comandante y mandó a parar

A pesar de la perfidia y el deshonor de la extrema derecha internacional y local, el comandante ha vuelto a la patria. Asesinado, vilipendiado, ultrajado, muerto mil veces y sometido a todas las intrigas transnacionales del imperio durante este duro proceso postoperatorio y de tratamiento médico de más de dos meses, como ave fénix resurge y victorioso llegó a cumplir su convalecencia médica en la tierra de Bolívar.

Al estar conscientes del enemigo al cual nos enfrentamos, de una vez sabremos el tipo de señalamientos que esgrimirán en su turbia y desesperada carrera por intentar defenestrar del poder a hombre que su pueblo hizo líder, hijo predilecto, el guerrero de la casa; al Zambo hecho pueblo y que no merecerá el perdón de una oligarquía que esquizofrénica, desquiciada e intolerante va a generar las confrontaciones y diatribas necesarias para entorpecer el normal rumbo nacional que la patria ha decidido. Los poderes imperiales no pueden permitírselos y seguirán jugando duro en esta prolongada batalla.

Para las fuerzas revolucionarias ha sido un reconfortante respiro la llegada de su mentor mayor, se siente la algarabía y la esperanza en millones de corazones, hasta llegué a sentir la sonrisa silente y satisfactoria de mi compañera al enterarse en la primera hora de la mañana de tan importante noticia, así en el resto de los escenarios en los que me he movido. No obstante la llegada del Comandante, la gran maquinaria mediática de la extrema derecha se ha puesto en marcha, han comenzado los ataques y marcados por el cinismo que los ha caracterizado comienzan a minimizar lo transcendental de su llegada; algunos han endilgado su retorno a la presión internacional, otros a los nuevos estatus alcanzados por Cuba en dicho escenario y las presiones de los gobiernos, los más ilusos se le endilgan a los escarceos fascistoides alrededor de la embajada Cubana y los más osados a la supuesta ilegalidad del rrrrrrregimen y sus decisiones; en todo caso, lo fundamental es comprender que el imperialismo no cesará en sus conspiraciones y manipulaciones contra la patria de Bolívar, y es allí donde el pueblo debe seguir jugando su protagónico y estelar rol, seguir con su movilización frenando al fascismo y paso a paso seguir peleándoosle los espacios a la burocracia rojita, para construir como fin último: El real poder popular.

ajueves@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1305 veces.



Luis Alberto Duarte


Visite el perfil de Luis Alberto Duarte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Duarte

Luis Alberto Duarte

Más artículos de este autor