El cochino del “maestro” Abreu

EL DISCURSO DE VLADIMIR ACOSTA

Todavía no he podido salir de la fuerte impresión que me causaron las recomendaciones que el profesor Vladimir Acosta dio en esta semana. Y me impresionó tanto porque es lo mismo que yo pienso, con lujo de detalles. Pero no se trata solamente de un discurso; muchos se han dicho, aquí lo más importante es que lo dicho se convierta en hechos, para que no degenere en simple retórica. Se trata de comprender y asumir la necesidad de dar el paso siguiente para construir el socialismo, y no simplemente bautizar el capitalismo que padecemos como “socialismo”, poner un sellito en algunos artículos que las empresas del Estado producen para lanzarlas al mercado, ni de colgar consignas en los abastos Bicentenario donde (por lo menos en Valencia) venden más caro que los chinos y los productos regulados, según me dijeron allí mismo, vienen por pequeños bultos, de manera que hay que hacer maromas para conseguirlos.

SOCIALISMO EN LA MÚSICA O COCHINO SINFÓNICO BAUTIZADO CHIGÜIRE

A quienes hacemos cultura en Venezuela (si, ya sé que todo lo que hace la gente es cultura), nos conviene comprender esta necesidad y actuar en consecuencia, porque no podemos ser cómplices voluntarios ni involuntarios de una situación en la cual nada es lo que parece y, aunque los informes maquillados lleguen a Miraflores con florecitas y todo, la realidad es otra: La misma mafia que estaba en el CONAC en la cuarta república, es la que manda en el gobierno “cultural”, aún por encima del ministro.

En el caso del muy cuestionado “sistema de orquestas” se nota claramente el engaño: Una empresa privada perteneciente al tal Abreu, que ha sido bautizada como “embajada cultural” y vendida por todos los medios públicos como la mata de la revolución y los salvadores del pueblo por medio de un violín. ¡Puaf! Nos hace recordar el chiste del cochino que fue bautizado como chigüire para sacrificarlo en semana santa.

LA DISCRIMINACIÓN DE LOS ARRASTRADOS

Los que se arrastran ante la cultura de un puñado de países europeos (que por cierto están arruinados por el neoliberalismo y en este momento los gobiernos se ensañan contra sus pueblos) esos vendidos nos atacan e insultan porque criticamos al empresario ese y sus cómplices.

Ante los últimos insultos publicados hoy en este mismo portal, mi respuesta es: Sí, me gusta la música latinoamericana y aunque me aprendí la Oda de la Alegría en alemán, no hay una pieza musical mejor que El Cóndor Pasa, y no me digan que no es clásica.

Los domesticados defensores de este sujeto que no se defiende por sí mismo porque sabe que no tiene argumentos y es quien es, un viejo escuálido y reaccionario que nos está robando a todos; los voceros de la derecha musical no se cansan de insultarnos, pero lo hacen porque pueden, porque tienen gente en el alto gobierno que los defiende, porque Diosdado Cabello nombró al famoso “sistema de Orquestas” como un triunfo del socialismo, porque se escudan tras Chávez. Porque los dólares de Abreu le dan poder para chupar más dólares y mantener su tiranía hasta que el viejecillo malvado decida estirar la pata, porque la gente mala se muere cuando le da la gana.

Por cierto; ¿Por qué un hombre tan radical y tan claro como Diosdado Cabello promociona ese exabrupto?

UNA PROPUESTA CONCRETA

Pero no basta con sostener una discusión bizantina sobre el tema, es necesario actuar y al respecto propongo, para la discusión, que debemos elaborar un escrito solicitando lo siguiente:

_Intervención al “sistema de orquestas”, con la participación del poder popular, incluida auditoría.

_Elaborar un inventario de los bienes muebles e inmuebles de la mafia, su procedencia y quién los administra.

_Entrevista a los instructores de música, a los jóvenes y a sus representantes, solicitándoles que den sus quejas, sus sugerencias y sus críticas. Escuchar a todos los músicos, no sólo a los ejecutantes de música de cámara.

_Una investigación a fondo de todos los bienes de Abreu, una auditoría de sus cuentas bancarias en Venezuela y en el extranjero.

_Que el poder popular asuma la administración del llamado sistema de orquestas, inclusive de los locales que se les han entregado.

_Que los locales que se les han entregado, además de utilizarse para continuar la formación de los actuales estudiantes de música de cámara se utilice también para la enseñanza de cuatro, guitarra, mandolina, arpa, kena, zampoña ...en fin, instrumentos tradicionales de Venezuela y de Latinoamérica, y de la música de todos los países del mundo.

_Otros puntos que sugieran los dolientes de la música en Venezuela.



El resultado de esa investigación, DE LA CONTRALORÍA SOCIAL, debe ser público.

Y muy importante: EL SISTEMA DE ORQUESTAS DEBE QUEDAR ADSCRITO AL MINISTERIO DE CULTURA, que es su ámbito natural. Si es posible, cambiarle el nombre por algo más real y adecuado a la Venezuela bolivariana. Pero que vaya más allá de bautizar al cochino como chigüire.

Con el documento resultante, solicitar una reunión con el Vicepresidente Nicolás Maduro, quien es un hombre proveniente del pueblo llano, que conoce tanto el lado popular como el lado político y burocrático. Tengo la confianza en que por lo menos se reunirá y escuchará a la comisión que vaya, y pasará la voz a Chávez, cuando venga.

No será fácil, pero si este paso no se da, todo lo que hemos hablado, escrito, denunciado, se volverá sal y agua. La participación del poder popular es la acción revolucionaria que puede transformar todo y construir el socialismo en la cultura.

EL PRÓXIMO PASO

Ya hemos traspasado la etapa de las diatribas verbales. Es necesario actuar, ahora mismo. Es el momento para que todos aquellos músicos y músicas, representantes de niños y niñas, instructores explotados por el pulpo de Abreu, servidores públicos que no están de acuerdo con regalarle nuestros recursos a ese viejecillo comerciante, personas amantes de la música y de la cultura en general, comiencen a actuar. La recogida de firmas para el documento que salga de la discusión, puede servir como elemento organizativo para que se conformen comités de contraloría social, para lo cual la ley establece un sencillo procedimiento. Estos comités de contraloría social tienen derecho a pedir una auditoría de los reales de Abreu, comprobar las cifras que dan y dar a conocer las verdaderas cifras de quiénes participan en las orquestas juveniles, en qué condiciones lo hacen, cuánto les pagan a los instructores, si les pagan, quién administra los locales que le han obsequiado a Abreu; y ventilar esas denuncias ocultas que nadie se atreve a decir porque el susodicho sujeto tiene demasiado poder.

Demos el próximo paso.

andrea.coa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3605 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: