El maestro Abreu y la magia negra

Los payasos nos han insultado tanto... que es necesario escudriñar al dueño del circo.

PERFIL ASTROLOGICO DE J.A. ABREU

Este personaje que está en la palestra pública, como le gusta, pero recibiendo críticas también, lo cual odia; es del signo solar Tauro (amante de las riquezas y testarudo como él solo), y del signo del gato, que le da las características de manipulador. Detrás de su atildada apariencia y su mansedumbre siempre fingida, oculta las uñas que no tiene ningún problema en sacar cuando le llevan la contraria. Como al gato, le gusta devorar a los animales más pequeños e indefensos, pero huye y se encarama ante el ladrido de “la jauría”. Ante todo tiene presentes sus propios intereses, los cuales defiende como gata patas arriba. Nunca dice la verdad de frente, sus afirmaciones son diagonales, indirectas, tangenciales, habla sin comprometerse y sus acciones siempre son llevadas a cabo por los demás. En la comodidad de su entorno controlado, este padrino de la familia musical fundada por él, ha logrado construir un imperio del cual vive como le gusta: como un rey …pero a costa de los demás. Ha tenido la fortuna de hacer prosperar el negocio de su vida chupándose el dinero de los gobiernos de derecha y el de izquierda. Dirige una estructura que explota a los músicos, en el más depurado estilo de Don Vito Corleone.

Como parte de la estrategia de este dueño de circo, en estos momentos hay una campaña publicitaria a su favor, de manera indirecta y subliminal (es su estilo) en todos los medios públicos y privados; con películas, programas, publicidad. Lo triste es que el gobierno por el que nosotros votamos, es uno de los canales que este tipo aprovecha.

PERFIL ASTROLOGICO DE DUDAMEL

Este nativo del signo Acuario, temperamental y astuto, tiene la capacidad innata de saber lo que le conviene y hacerlo caiga quien caiga. Como nativo del signo del mono, tiene la necesidad de transgredir las normas y el poder de caerle simpático a todo el mundo, lo cual aprovecha para poner de su lado a todo el que tenga poder, para lograr sus ambiciones que son ilimitadas. Tiene mucho talento e igual pudo ser director de orquesta que pintor famoso, bailarín o galán de cine. Pero lo que lo ha llevado a la fama mundial y a formar parte de una reducida elite de millonarios, es haberse encontrado con su padrino, el maestro Abreu, quien no pierde tiempo en seleccionar talentos que le pueden ser útiles en cualquier momento, promoverlos con los recursos de otros y tenerlos ahí, para cuando pueda sacarles provecho. Dudamel puede ser, de acuerdo a su perfil astrológico, la horma del zapato del viejo zorro, quien sigue esquilando lana (dinero y prebendas), pero en cualquier momento puede salir trasquilado. Este joven músico nos recuerda la vieja leyenda china del dios mono, a quien mandaron a cuidar el huerto de los duraznos y se los comió todos, entró en el palacio celestial sin ser invitado, se tomó todos los elíxires de los dioses y sin embargo conquistó la condescendencia del emperador. No necesitó, seguramente, mucho esfuerzo para conocer y explotar la debilidad del poderoso viejecillo.

Más allá de la magia y la astrología, Gustavo Dudamel encarna el ideal burgués del “éxito”: millonario, viviendo en EEUU, con un rolex y la impunidad suficiente para hacer lo que le dé la gana. Todo lo contrario a la ideología revolucionaria de solidaridad, del compartir y respetarse.

MAGIA BLANCA, MAGIA NEGRA

Los ocultistas y brujos suelen decir que la magia es una sola, pero lo que la cualifica como “blanca” o “negra” no son elementos étnicos, sino la utilización que de ella se haga. El mago blanco se sacrifica a sí mismo en beneficio de los demás (Como Chávez) en tanto que el mago negro sacrifica a los demás para su propio lucro, como todos los capitalistas del mundo. De la misma manera, la música es una expresión del talento humano que surge en todas las naciones con las características específicas de la idiosincrasia de los pueblos, pero ciertos individuos pueden utilizarla como negocio para hacer dinero, como medicina, como medio de intercambio social entre las naciones, como trompeta de guerra o como sinfonía de paz.

La música no le pertenece a JA Abreu ni a nadie, ni es ese sujeto el dios de las sinfonías. Si fuese siquiera un compositor pasable, indudablemente se habría encargado de darle a sus obras una vasta publicidad. La música que este señor pone a ejecutar a nuestros muchachos pertenece a un número limitado de países europeos, que le han otorgado galardones por darle tanta difusión en estos territorios donde no es necesario ser ignorante para denominarla “música de muertos”.

Y no me estoy metiendo con los “clásicos” europeos. Abreu no es Beethoven, ni mucho menos. Aquél laureado genio de su tiempo se ganó su fama personalmente, sin explotar a nadie.

UNA OFERTA QUE NO PUEDES RECHAZAR ...Y EL PRECIO QUE HAY QUE PAGAR DESPUÉS

Es comprensible que muchachos con cierto talento, quienes recibieron el favor de una beca en Europa “para que fueran alguien”, luego tengan que escribir, hablar y pelear en defensa de los intereses de su padrino, quien utilizó el tráfico de influencias para lograr, a punta de favores, una vasta red de marionetas dispuestas a todo según se mueva la batuta de su jefe.

No meto en esto a los profesores de música subpagados que explota Abreu, ni a los muchachos que, emocionados, levantan un instrumento para expresar su talento; sino a los apologistas y defensores a ultranza de lo indefendible, incluido cierto presentador de TV a quien no he vuelto a ver después que nos insultara a todos para pagar su beca. Deuda es deuda.

LA MÚSICA Y LOS VIVIDORES

La sinfónica infantil terminó siendo una mina de oro, explotada concienzudamente por este elemento que tiene el poder que da la experiencia y la astucia, además de otras mañas esotéricas, porque ¿quién se va a poner a decir nada? De inmediato seremos acusados de estar contra los niños.

Cada quien se gana su plata como puede, pero en el caso de la mafia sinfónica, ese dinero nos pertenece a todos y el manejo de los presupuestos culturales es asunto nuestro. No a todas las personas les apetece tocar un instrumento, pero a todas nos gusta la buena música, venga de donde venga, y eso también nos da derecho a intervenir en esto.

A propósito:

¿QUÉ ES DE LA VIDA DE LA ORQUESTA DE CUATROS CUYA CONFORMACIÓN ORDENÓ CHÁVEZ, INCLUSO ASIGNANDO RESPONSABILIDADES, EN CADENA NACIONAL?

¿SERÁ QUE LA PARARON PORQUE AL “MAESTRO” LE PARECE QUE EL CUATRO “NO TIENE ALTURA ACADÉMICA”?



LA REVOLUCIÓN Y LOS VIVIDORES

Cuando ser revolucionaria significaba arriesgar el pellejo, pocas personas osábamos salir adelante y mantener en alto la llama que después fue avivada por Chávez y logró incendiar todo. Pero hoy en día la revolución está en boca de los vividores que nos chantajean con que, si los criticamos a ellos y a la mafia sinfónica, no somos revolucionarias y nos van a acusar con Chávez. Con la palabra “revolución” en la boca para hacerse ricos con ella, y ocultándose detrás de nuestro Presidente porque saben que lo amamos, pretenden manipular palabras y hechos para no ser desenmascarados. Pero ya el pueblo no cambia oro por espejitos.

Los pagadores de becas nos insultan llamándonos articulistas de poca monta, jauría, envidiosos y otros epítetos, eso demuestra su ideología pequeño burguesa, la mentalidad de los que creen que para “ser alguien” hay que hablar otro idioma europeo, estudiar en Europa, o encontrar un padrino como Abreu, que arrastre su mediocridad como abono para posteriores usos.

LAS TENDENCIAS SE VAN PERFILANDO CLARAMENTE DENTRO DE LA REVOLUCIÓN

Toda esta discusión sobre el “sistema de orquestas” como eufemísticamente se denomina a la mafia de Abreu, que se ha chupado una millonada que debió ser canalizada por el ministerio de Cultura en beneficio de todo el pueblo, toda esta oleada de críticas por parte del pueblo e insultos por parte de los pagadores de favores, ha servido para poner de relieve las tendencias que se han ido conformando dentro del movimiento revolucionario venezolano:

El pueblo socialista y radical, por un lado, y por el otro, una socialdemocracia oportunista que viste la camisa roja para chuparse el dinero de todos, combinando una verborrea ultra chavista con una práctica antisocialista, con el desprecio al pueblo que “no es nadie”, y que por tanto no merece nada. Esta definición de corrientes continuará desarrollándose y en la próxima etapa se decidirá si vamos al socialismo como necesita el pueblo, o si por el contrario la palabra socialismo definirá un régimen ubicado entre el neoliberalismo y el populismo, como quieren muchos para poder seguir teniendo privilegios y seguir explotando al pueblo.

LA CRÍTICA, LA AUTOCRÍTICA Y LA CONCIENCIA DE CLASE

Muchos hablan de crítica y autocrítica cuando les conviene, pero cuando les tocan sus intereses entonces se vuelven contra el pueblo, pero insultándonos y acusándonos ¡a nosotros! De contrarrevolucionarios, en el más prístino estilo del malandro que grita “¡Al ladrón, al ladrón!” para desviar la atención de sí mismo.

Otros quieren que la crítica sea difusa y aérea, que hable del delito pero no ofenda al delincuente, que sea bien brumosa para que no sea efectiva, que sea elegante y no implique contraloría social. Es la posición pequeño burguesa de los que quieren que creamos que esta revolución la estamos viendo por televisión, y por lo tanto no hay nada que podamos hacer.

Pero esta revolución nos pertenece a todos y no sólo tenemos derecho, sino el deber de llevarla hasta el fondo.

¡Viva Chávez socialista!


andrea.coa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3942 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: