7 Revoluciones

¡Unidad, unidad y unidad!

“Hay que identificar las actitudes de los actores, el proyecto que representan, para dar respuestas…”, estas son palabras que recientemente pronunció nuestro Vicepresidente Nicolás Maduro, en la entrega de propuestas de la FANB al Plan de la Patria 2013 - 2019. Estamos en inmejorables momentos para reconocer los sectores de la reacción. Presenciamos día a día su inconsistente discurso lleno de las más retorcidas argumentaciones. Pero ¿por qué en este momento se recrudecen los ataques, la guerra sucia, la desinformación?.

La oposición venezolana reside en un oscuro sótano político, y no sólo por estar en el más bajo nivel, sino por las herramientas que utiliza para permanecer en el escenario político venezolano. Lo que ellos entienden por negociación es vil chantaje. Lo que entienden por manifestación es el desconocimiento arbitrario e ilegítimo, la desobediencia a los poderes del estado venezolano instituido por el pueblo, que no sólo se expresa en las urnas electorales, sino que acude a la calle, solidario, firme con el proyecto bolivariano, para seguir siendo protagonista activo y pleno de la historia patria.

Hoy cada venezolano y venezolana puede decir que es presidente de la república, porque se juramentó para serlo, frente a millones más, y otros cientos de miles en NuestrAmérica y el resto del mundo, que siguen de cerca a estos osados del Caribe que han decidido levantar las banderas del socialismo. Reconoce que el enemigo identifica como organización la desestabilización y la guarimba, aunque defienden los intereses de la burguesía y del imperialismo permanecen desunidos, declarando cada quien lo suyo, desde su parcela, desde su mitad.

Que la ausencia de nuestro principal líder, el Comandante Chávez, mientras culmina el trance de su enfermedad y esté en condiciones de asumir nuevamente su cargo, sirva para demostrar que en Venezuela estamos haciendo realmente una Revolución, y que Chávez es un venezolano más, uno más de nosotros que ha sido el mejor intérprete del grito de lucha colectivo, del clamor de los más necesitados y oprimidos. El arma más fuerte que puede tener el ser humano en una batalla es la unidad.

El arma más fuerte en esta, nuestra lucha, es la Unidad Revolucionaria, la organización, pero la otra, no la que habla de defender parcelas, sino la que entiende la organización como la persecución de ideales comunes que son legitimados por todas y todos.

Está demás decir, después de la histórica victoria del pueblo en el pasado 2012, que nuestra maquinaria, nuestro espíritu revolucionario muestra el mejor de los síntomas. Somos el ejemplo de unidad por nuestros éxitos políticos, sociales y humanos, éxitos que cruzan las fronteras, encarnados en la integración latinoamericana, consolidando el sueño de nuestros libertadores.

Seguimos con la rodilla en tierra, con Adán, con Maduro, con Chávez, con los hombres y mujeres del Pueblo que luchan día a día, construyendo el nuevo mundo por un lado y derrumbando los muros del egoísmo y la mentira por el otro. ¡Unidad, unidad y unidad!

miguel.contacto@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1494 veces.



Miguel Antonio Guevara


Visite el perfil de Miguel Antonio Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Antonio Guevara

Miguel Antonio Guevara

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a157736.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO