Capriles Radonski y el "hombre manos de tijeras"

Henrique Capriles Radonski pasará a la historia como la desafortunada ficha electoral de la burguesía venezolana en 2012, que en uso de su creatividad hizo todo lo posible por remodelar su imagen y distanciarse de la propaganda radical personificada en extremistas como Diego Arria y la glamorosa ultraderechista María Corina Machado.

Fueron demasiado ambiciosas las tareas que la élite económica del país le impuso al candidato de la mal llamada unidad democrática, pues tomar a un yuppie (young urban professional) de la alta sociedad y pretender ungirlo de un carisma popular que no posee, es tan difícil como la transformación de una tortuga ninja mutante.

La estrategia electoral burguesa ha sido cosméticamente insistente, en el entendido de que para vencer en los comicios del 7 de octubre, es necesario algo más que el apoyo de los que siempre han sido votantes opositores a Hugo Chávez. Entonces, a la fiel usanza de los tecnócratas y de los ideólogos y academicistas de la clase media trepadora, trajeron asesores brasileños supuestamente vinculados a Lula Da Silva pues pretendieron convertir a Capriles Radonski en un clon de Chávez; algo así como un "androide socialista" que mostraría inmensa sensibilidad social y le ofreciera protagonismo político a las clases humildes.

La terminología del socialismo fue sustituida por el progresismo, y un autobus simulaba ser la garantía de oportunidad para los pobres como emblema de su campaña, ya que su limosina delataba su realidad socialmente excluyente. Sin embargo, el joven rico de cuna no pudo cumplir la misión, no logró enamorar chavistas, ni pudo conquistar a los indecisos. En resumen, hoy se dirige a su funeral político con los mismos opositores de siempre, a los cuales habrá que restar las decenas de miles de adecos que nunca han querido a los sifrinos (lechuguinos, petimetres y ultramontanos) del partido Primero Justicia, y que nunca los querrán.

El abanderado oposicionista ha terminado siendo un experimento fallido, una especie de joven manos de tijeras (Edward Scissorhands), como aquel de la película gótica ochentera dirigida por Tim Burton y protagonizada por el talentoso Jhonny Depp, ya que así como este mítico personaje destruía sin querer todo a su alrededor, Capriles Radonski ha hecho lo mismo cada vez que habla sin obedecer el libreto asignado por sus asesores. En efecto, chocolate dulcito, chaca chaca, flaquito, europeos sin desodorante, el alto costo de las ñemas, entre otras pifias y frases infaustas del candidato, conforman ya una antología de errores, incoherencias y desinteligencias que superan largamente a las de su predecesor Manuel Rosales.

Definitivamente, el Imperialismo Yanqui perdió los reales que invirtió en la campaña electoral venezolana de 2012 y seguirá sufriendo sin satisfacer su obsesión incorregible de desmantelar la Revolución Bolivariana.

jesussilva2001@cantv.net
Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales.
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2704 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas