Ruralidades

El odio al mundo militar

El Presidente Hugo Chávez Frías, que lo es también de Radonski; de la Corina Machado; del Leopoldo López, y de toda la oligarquía venezolana, aun mas cuando se muerden la cola, ha dicho públicamente y con la fuerza que lo caracteriza que la burguesía odia al mundo militar. Claro que con otros aditivos al odio, similares a la locura reptilica igual a la manifestada por Capriles Radonski y Leopoldo López el 12 de abril de 2002 cuando el asedio a la embajada de Cuba.

Pero no es de extrañar que el barines llanerazo de pura cepa haya reconocido, luego de sus acostumbradas reflexiones, que se quedo cortó. A lo que agregamos nosotros, sin cambiarle un ápice a la verdad presidencial, que esa rancia burguesía odia al grandioso mundo militar de hoy porque es  del pueblo, no  de Blanca Ibáñez de Lusinchi y demás encopetadas de la IV republica, cuando los militares eran sus vasallos y cargadores de maletines, que entonces los palmeaban y, por una tira vulgar ante la presea, los casi eunucos se extrañaban porque “hoy no me palmeo el señor diputado”, tal cual le informaban a sus no menos extrañadas consortes.

Que Chávez está regalando estrellas y soles. No señores regalones, cuando de regalar los recursos naturales de nuestra tierra patria a los poderosos del norte se trataba. Los militares de hoy, desde el más joven hasta el más antiguo, como el mismo pueblo que los parió, se merecen ese grandioso reconocimiento y mucho más.

Luego entonces, si es que el cerebro yanqui rastrero como sus botas, les ha dejado un resquicio de pensamiento para reconocer que esta Patria también es de ustedes piensen, aun cuando sea de soslayo, que esos militares son del pueblo y del cambio para mejorar por el cual, con Chávez, estamos bregando. De manera que los recursos de La Patria de nuestro Simón Bolívar se queden aquí para que los venezolanos y venezolanas vivamos viviendo y no muriendo en los cinturones de miseria como nos dejaron adecos y copeyanos.

Claro que no debemos pedir peras al olmo (o al “horno” como dijo el filosofo gocho-maraco). Es imposible que ustedes, acostumbrados a vivir en las grandes mansiones del country club, se dediquen a palmear a los militares de hoy venidos del pueblo. Primero porque estos se sacudirían, no vaya a ser que en la palma peluda venga el polvillo de la muerte. Y segundo que a ustedes les faltaran manos limpias que no percudan las nuevas imágenes. Y es que además, a pesar de ustedes mismos, esos militares de hoy serán quienes pondrán el pararrayos y el pecho para que, si sus amigos capitalistas del norte y de mas allaita del Tel Aviv de las guerras, del sicariato y mercenarios asesinos de niños se les ocurra la locura de querer arrebatarnos por la fuerza nuestro petróleo y las aguas del Orinoco y el Caroní; del Apure y del Turimiquire. El pararrayos para evitar que tampoco a ustedes les caigan las bombas.

Antes de cerrar leímos la sugerencia del candidato límbico, ¿cambio de táctica? Por lo que sea y sin mas añadiduras, sugerimos que el Consejo Nacional Electoral tome la sugerencia hecha publica por Enrique Capriles Radonski como una proposición firme para “cero sabotaje y reconocer los resultados”. En el CNE, previa convocatoria, quedarían las firmas que comprometen.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3235 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición