Cambiando, cambiando

Hace un par de semanas visité la Feria Internacional del Libro Capítulo Apure, compartí con poetas y amigos del hermano estado llanero. Encontré a Óscar Sotillo y Janette Rodíguez, compañeros del Colectivo La Mancha ediciones, quienes tienen unos diez años de promoción cultural activa y extendida. Gentilmente me obsequiaron un título de su colección: Karl Marx: guía para rebeldes, de Mike González, profesor de la universidad británica de Glasgow. Cada viaje regala un libro nuevo, cada uno con una disposición distinta para ser leído. De tantos ejemplares esperando ser hojeados, se convierte en mi equipaje del día sábado, me encuentro con un amigo en la plaza Bolívar y no teníamos nada planeado por hacer, decidimos entonces chocarle a la guía para rebeldes. Nació este día un círculo de lectura, pero no un círculo de lectura cualquiera, sino uno con la firme convicción de formarnos colectivamente, por nuestra necesidad histórica, porque lo requiere este socialismo que a diario buscamos construir. No es lo mismo cuando leemos solitos en el cuarto, el parque, en la buseta, en la cola del banco, porque cualquier lugar sirve para meditar con la hoja impresa –con el vórtice que resulta ser el tiempo actual, digo-, cuando es compartida la reflexión queda más, sobre todo cuando escucha uno diversos puntos de vista, diversas apreciaciones. Digo que nació un círculo de lectura porque al contar la experiencia con los demás panas, llegamos a concluir la necesidad de hacerlo en forma grupal, aunque sea una vez por semana, por su validez en la actualidad, por su vigencia abrumadora que nos ha dejado sorprendidos, porque lo que plasmó Marx en ese entonces parece calco y copia de nuestra realidad. Ninguno de nosotros -que no pasamos de 25 años- hemos leído El Capital, pero eso no nos impide ver el mundo como revolucionarios, porque como dijo Eva Golinger hace unos días por CNN, la revolución no es Chávez, es el pueblo. Y nosotros pensamos –sin afanes de dejar a nadie por fuera- que la revolución es de todos, pero sobretodo de los jóvenes. ¿quién sino los jóvenes para seguir alimentando nuestro imaginario soberano e independiente? ¿quién sino los jóvenes, que han crecido en revolución, con disposición a la formación, compromiso y entrega, destinados a consolidar este nuevo mundo, destinados a la revolución dentro de la revolución?, tan necesaria para que no sea “calco y copia” como decía Mariátegui, sino “creación heróica”. Encontramos en las lecturas una frase que seguimos conversando “los filósofos no han hecho más que interpretar el mundo de diversas maneras; de lo que se trata ahora es de cambiarlo”. Recientemente –Caracas, marcha, inscripción CNE- escuchamos al presidente decir “¿dónde están los jóvenes revolucionarios?” y más atrás una multitudinaria ovación. Alcancé a pensar, Chávez, el pueblo, los jóvenes, Venezuela, Latinoamerica está en eso Sr. Marx, cambiando, cambiando.



miguel.contacto@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1058 veces.



Miguel Antonio Guevara


Visite el perfil de Miguel Antonio Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Antonio Guevara

Miguel Antonio Guevara

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a145038.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO