Azimut revolucionario

Atentos al triunfalismo y la conspiración

Dos enemigos se ciernen sobre la continuidad del proceso bolivariano en estos tiempos en que todas las encuestas hasta la más escuálida refleja una diferencia del presidente Chávez sobre el “majunche” opositor de por lo menos quince pu8ntos… estos dos enemigos son el triunfalismo y la conspiración. En primer lugar nosotros mismos, como militantes disciplinados debemos aferrarnos a un trabajo constante y árduo, incesante, que logre cristalizar en votos los esfuerzos de cada uno de los simpatizantes del proyecto. El triunfalismo, la dejadez al sentirse victoriosos es el enemigo más grotesco que tiene nuestra revolución y eso queda demostrado en los procesos electorales donde la figura del presidente Chávez no aparece directamente en el tarjetón. Históricamente en estos procesos electorales se incrementa la abstención y se desmoviliza nuestro pueblo que asume la victoria y se toma a la ligera estos procesos. En esta oportunidad debemos enfatizar las labores de organización y captación, de movilización y de formación ideológica que serán los que transformen el ímpetu revolucionario en votos duros con los cuales ganaremos sin mayor inconveniente el venidero proceso electoral.

Por otra parte, está la conspiración sistemática de la oposición. Jamás hay que olvidar de las operaciones desmanteladas como la llamada DAKTARI, que intentó invadir con paramilitares el país para desestabilizar el gobierno nacional con ayuda de la CIA y del paramilitarismo colombiano. Recordemos además que el candidato opositor fue uno de los macabros pensadores de esta operación sin precedentes en la historia política venezolana.

El trabajo del comando Carabobo, en especial en Lara, debe ser minucioso e intensivo. La avanzada organizativa debe iniciarse desde la comunidad y el punto de referencia deben ser los centros de votación para que desde allí logremos establecer una radiografía comunal precisa del comportamiento electoral que puede proyectarse para el mes de octubre. Eso requiere de atención y dedicación, del esfuerzo incansable de nuestros líderes comunales y nuestros dirigentes electos cuya labor ahora debe afianzarse sobre la organización y el realce de nuestros logros y conquistas sociales. Hay que recordar al electorado que de perderse la revolución entonces también se perderían todos los logros alcanzados, desde las misiones educativas, pasando por las leyes benefactores de los más desposeídos hasta llegar a las misiones productivos y de salud que han logrado elevar el nivel de vida de todos los venezolanos, con empleo, créditos, instalaciones de salud gratuitas e incrementos salariales más dignos.

Hasta la victoria siempre… VIVIREMOS Y VENCEREMOS.

artefactoca@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1133 veces.



Luis Jonás Reyes


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor