Ruralidades

Félix Rodríguez, del Brón a cariaco

A propósito de la semana mayor y de negritud a negritud. ¿Por qué  no de aquí para allá? Uno acá diría de Campoma, Santa María y Cariaco de los desposeídos, a los “destinados”  a perecer con la agonía del frío por falta de calefacción, de la que si disfrutan los escogidos y las negras y negros descendientes de libertos servidores del gran capital, como el de Condolesa Ray y Barack Obama.

Pero fue que a Félix, el cumanés bonachón, lo mando nuestro presidente Hugo Chávez Frías a tratar de ejercer algo de soberanía sobre la “venezolana” Cittgo. Pero el entramado “legal” que dejaron adecos y copeyanos, hizo que el cumanés se tropezara con un muro del tamaño del que instalaron los yanquis entre los territorios mexicanos.

Así las cosas, el ingeniero Rodríguez solo pudo lograr un poco de calefacción para aquellos seres humanos confinados de por vida en el gueto del Brón que, como todos los desposeídos del opulento capitalismo yanqui son ocultados tras el paraban del oropel.  Lo mismo que por estos contornos la Venezuela de ayer obnubilada por el petróleo “en gota”, que no por una gota de agua. Pero que ahora, con Chávez y el socialismo, podemos sacar el pecho con la palabra para señalar los madrugonazos que nos metieron en 100 años, antes y después que tumbaron a Medina Angarita.

Luego entonces, camarada Félix, tu sensibilidad por los semejantes, comprobada en “7 plazas”, no fallara estamos seguros en el cometido por tu terruño, expresados como “Producto de todo un recorrido por el Estado Sucre…” (Región 02-04-2012). Lo que no sabemos al no leer tus “9 artículos pasados…” si en la necesidades de los 15 municipios se tomó en cuenta la falta de vivienda en Cariaco agilizada por el terremoto y la bofetada que a ese pueblo, el de Juan Quijano, le asestaron los sectarios de David, del que erigieron una comunal estatua en esa gran extensión de terreno donde antes fluían las aguas termales bajo las sombras de robusto coteteros. Y mientras que el cámara Presidente, se desgañita para que los hombres y mujeres de la revolución localicemos terrenos ociosos  para construirles viviendas a 3 millones de familias sin techo propio, los sectarios de David, se adueñaron de esa gran extensión, primero con la permisologia (quizás) del gobernador adeco de la cuarta república, y luego con la anuencia de Ramón Martínez Gobernador para utilizar como señuelo turístico de los que luego regresamos frustrados.

Camarada Félix te cuento y contigo a Cariaco: por esas cominerías que hace poco vimos con estanterías y alambradas parecidas a las cuevas de Alibaba, era que distraíamos a nuestros niños los hombres y mujeres de la logística del “Ponte Rodríguez”. Ahora esas cominerías, parecidas a las que conduce al erebo, empeoraron: asustan. Rescatémosla a objeto de construir viviendas dignas para las gentes de Cariaco y los bienvenidos. Así esteremos ahilando a la actual Gobernador en cumplimiento en la parte que le toca en cuanto en la construcción de casas dignas para los desposeídos  

Patria, Socialismo o barbarie ¡Venceremos!

Pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1978 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor