Azimut revolucionario

Precios justos y control especulativo

Desde sus inicios el gobierno revolucionario ha tratado de beneficiar a la población y la comunidad en general con medidas que regulen la actuación en ocasiones inescrupulosa de algún gente que vive precisamente del dolor y la necesidad ajena. Mercal, los chavitos, el estímulo a la producción local y el programa de salud Barrio Adentro son intento s claros por disminuir el tren de gastos del venezolano común y corriente y darle rendimiento a un salario mínimo que lamentablemente es históricamente deficiente pese a las gran batalla bolivariana por sostener incrementos sistemáticos inéditos de hasta 30% por ocasión.

Con el control de precios que entra en vigencia este domingo se ratifica el compromiso por el buen vivir del programas socialista y humano que la revolución invoca en todas sus acciones. Con esto, se promueve el ánimo anti especulativo, se protege el salario del venezolano y se regula de alguna forma los niveles de ganancias a veces exhorbitantes de quienes ponen en el mercado sus productos de primera necesidad que por serlo, deben ser de acceso amplio.

Son 19 productos los que ahora gozarán de regulación estadal: higiene personal, del hogar, jugos pasteurizados, compotas y agua mineral envasada, cuyos precios máximos de venta al público fueron fijados como parte de la primera fase de la aplicación de la Ley de Costos y precios Justos.

Esta normativa, a pesar de las duras críticas del sector productivo, busca establecer las regulaciones, así como los mecanismos para mantener la estabilidad de precios y el acceso a los bienes en igualdad de condiciones en un ambiente controlado y dócil con el salario. La ley también hace un aparte para el funcionamiento de los monopolios que sin duda constituyen los principales elementos de distorsión económica por el control productivo sobre la ejecución distribución y elaboración de algunos productos de consumo masivo.

entre otras cosas, la gente debe saber que el precio máximo de venta al público debe estar marcado en los siguientes productos: cloro; pañales; lavaplatos líquido, gel y crema; jugo pasteurizado de frutas; papel higiénico; jabón de panela; detergente; jabón de baño, en barra y líquido; desodorante, en barra y líquido; desinfectante; crema dental; compotas; champú; cera para pisos; agua mineral; máquinas de afeitar de dos, tres y cuatro hojillas; toallas sanitarias y protectores diarios, acondicionador para el cabello y suavizante para ropa. Igualmente que las bodegas, farmacias, supermercados y demás puntos de ventas, deben colocar en un lugar visible los precios máximos de venta, para que la población esté informada de cuánto cancelarán por el producto de su preferencia. El comandante vuelve a ratificar su compromiso de vidas y de trabajo con el pueblo que más lo necesita, esta nueva y acertada medida seguramente será bien recibida por quienes ven mermado su salario en mercados y lugares de adquisición de artículos de primera necesidad. Históricamente con Chávez han pasado cosas realmente extraordinarias… y cuando lo extraordinario se hace cotidiano entonces es que estamos en presencia de una revolución. ¿qué más extraordinario en este país que un día amanezca y los precios hayan bajado?... tenía tiempo que no sucedía esto ¿no?... esto es revolución.

artefactoca@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1303 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor