Binóculo Nº 27

La pelea real

Debería estar claro que la gran batalla entre el chavismo y los sectores de la oposición, no es una simple rivalidad entre quienes aspiran el poder y los que tienen el poder.

Quizás en el fondo esté presente una profunda lucha de clases que a la postre es un enfrentamiento entre dos sectores del país para definir posiciones conceptuales en cuanto al proyecto de sociedad y desarrollo del país. La pelea –como reiteradamente lo ha dicho Hugo- es entre dos sistemas: capitalismo y socialismo. Uno –muy a la ligera- podría decirse que es elemental, pues consiste en la aplicación de un sistema  económico cuyo objetivo es generar ganancias al máximo para enriquecer un mínimo porcentaje de la sociedad, en detrimento de la gran mayoría de los ciudadanos.

El otro persigue encontrar la justicia social, quitando a ese porcentaje menor, una cuota parte de las  ganancias a fin de distribuir las riquezas. A decir de Lenin, el socialismo es una mejor forma de vida… De la que participen todos, agregaría yo.

Ambos conceptos, tienen su propio proceso y su propia dinámica, cargada de un cúmulo de contradicciones que se van a expresar en la dinámica cotidiana y en los intereses puntuales que tengan cada uno los subgrupos que integran  cada sector.

En esta oportunidad me interesa tratar a la oposición a propósito de su pasada contienda, y los intríngulis que se produjeron y que en el fondo expresan los intereses de los sectores dominantes; tomando en cuenta que esos sectores dominantes tienen sus propias contradicciones. De todo hubo en esas relaciones de la Mesa de la Unidad, donde lo que menos se expresó fue la solidaridad, la convivencia y la concreción de que era necesario marchar en un mismo sentido a fin de encontrar el objetivo común que era acabar con el chavismo. Las traiciones, las zancadillas, las puñaladas traperas y los acuerdos entre gallos y media noche, terminaron por ser el denominador común de esa burda parodia de la política venezolana. Que por cierto es rechazada por sus propios correligionarios.

En el caso de Carabobo, surgieron dos hechos que llamaron poderosamente la atención. Uno, la actitud de Enzo Scarano, alcalde de San Diego, quien por años estuvo enfrentado a muerte con el viejo Henrique Salas y de buenas a primera se encuentra abrazado de Henrique Fernando (mejor conocido como El Innombrable Cero) su más acérrimo enemigo de otrora. El otro hecho fue  los coqueteos de Don Miquelle Cocciola con Proyecto Venezuela, quien es uno de los socios de Scarano y también enemigo de Salas. El “rey de la madera” como también se le conoce, dejó con los ojos claros y sin vista a sus seguidores, que no entendieron la jugada. Ignoran que el diputado tiene una fijación por convertirse en alcalde de Valencia, para lo que debe contar obligatoriamente con los votos de Proyecto Venezuela, o que al menos no le ponga un contrincante. Las encuestas por cierto, indican que tiene muchas posibilidades de serlo.

Pero esos dos hechos, aunque locales, no están desconectados de lo que ocurre a nivel nacional. De qué tamaño habrá sido la arrechera de Julio Borges para poner en su twiter "la oposición inhabilita a la oposición", en torno a una supuesta campaña sucia en Miranda.

¿Qué se está expresando allí? Una contradicción. Que tarde o temprano iba a aflorar porque pasó por debajo de la mesa el madrugonazo que Enrique Capriles y Leopoldo López, le aplicaron a la pandilla de Henry Ramos Allup y Pablo Pérez, cuando anunciaron no solo el apoyo de uno al otro, sino la presentación de un  Plan de Gobierno Unitario que los adecos no conocían.

Esas son contradicciones muy claras, que más allá de ser ellos quienes las expresan, tiene detrás a los hilos del poder: la burguesía. Y la burguesía expresa sus propios intereses de acuerdo al sector que trabaja y que quiere impulsar, o preponderar sobre los demás.

¿En dónde se vio esto con toda claridad? En ese apoyo sorpresivo de Marcel Granier a María Corina Machado. Hay una identificación de clase allí. Granier es representante de los  


Phelps y de los Bottone, que de alguna forma se identificaron con los suprapoderosos apellidos que Herrera Luque llamó “Los amos del Valle”. Maricori es descendiente de un rancio apellido: Machado. También están los Mendoza, Taurel, Zuloaga, Branger, Degwitz,  posteriormente y muy regional los Belloso. Bien explicado pueden encontrarlo en el libro de Domingo Alberto Rangel “La oligarquía del dinero” aunque un poco desactualizado.

Los representantes de estos apellidos, tuvieron un tropiezo posterior con un grupo de apellidos que apareció en escena  en la segunda mitad del siglo pasado, entre los que se encuentran los Cisneros, los Mezherane, Delfino, Pérez Briceño, Petrica, Capriles, Carrero. No olviden que Cisneros no fue aceptado en el Country Club de Caracas. Eran considerados advenedizos cuyo origen de fortuna no era santo, como si el de los amos del valle sí lo era.

De tal manera que Maricori es una Machado y Enrique un Capriles. Hay una diferencia que tiene su expresión en la política. ¿O es que ese apoyo de Cisneros a Capriles es casual? La burguesía también se disputa sus cuotas de poder. Y a su vez, también se expresa la diferencia con Pablo Pérez, cuyos jefes (Henry Ramos y Manuel Rosales) aunque responden a sectores importantes de la burguesía, vienen de una propuesta política sustentada en la Tercera Internacional Socialista.

No hay duda. Hay diferencias importantes, que no pueden desecharse a la hora del análisis. Las contradicciones de la burguesía están expresadas allí. Ellos, todos, los precandidatos, no son  más que mandaderos de quienes detentan el poder económico. Y eso no quiere decir que no odien a Chávez y que hay unión cuando se trata de acabar con el Nieto de Maisanta. Pero en lo concreto, es decir, en el  resultado de estas primarias y en la campaña que viene luego, habrá saco de gatos. Con toda seguridad.

Caminito de hormigas…

 

Me dicen que Podemos está a punto de división por las actitudes de Ismael García. Carabobo es un hervidero, pues la dirigencia media reconoce a la odontólogo Erika Mota, pero al parecer un oscuro dirigente le dio un golpe de Estado. Mota está a punto de irse del partido…   Pregunta: ¿Qué partiducho recibió 500 palos por la tarjeta? Es uno que siempre negocia…  A un  importante dirigente del Psuv le molestó que se develara los negocios con el gas y la boloña que se están metiendo a costillas del pueblo. Por ello mandó a recoger este vocero a sus celestinas en el modulo Canaima. Es el poder popular el que no debe permitir el decomiso de este vocero… Fundaproal continúa haciendo desastres. Hace poco en un asamblea realizada en la Hugo Chávez, una encargada de una Casa de Alimentación le entró a coñazos a un supervisor por mentiroso. A estas alturas ya han cerrado 12 casas. Y nadie dice nada. Lo peor es que a Chávez no le llega la información.

rafaelolmos101@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1758 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: