Azimut revolucionario

Despliegue rojo

Un proceso liberador… como en su momento Zamora lidero el suyo y fomentó entre las filas campesinas una aspiración sencilla y genuina pero a su vez compleja. Tierra y hombres libres, se arengaba, mientras Páez y el ala conservadora del partido liberal preparaban la celada que convertiría en leyenda el valor de Zamora. Hoy a unos pías de esa fecha en que le quitó la vida una bala traicionera le recordamos en la inspiración que nos aborda para iniciar la fase de despliegue ante un venidero proceso electoral que será crucial para la revolución bolivariana.

Zamora nos inspira como movimiento y para Chávez ha sido una inspiración permanente. En vísperas de un proceso electoral, la lucha de Zamora, sus principios y sus aspiraciones nos replantean los hechos y pese a la cantidad de guerras, batallas y luchas que han ocurrido a lo largo de la historia y luego de la muerte de Zamora, todavía el pueblo venezolano persigue estas premisas tornadas por efecto de los líderes cuarta republicanos inalcanzables y difuminadas en el panorama histórico por obra de un sector oligárquico que se niega a la transformación humanística. La lucha zamorana no es más que la indignación hecha fuerza y la aspiración de decencia popular hecha bandera.

En Venezuela en los últimos años se han reorientado las políticas de productividad agraria y con la recuperación de más de 2,5 millones de hectáreas rescatadas del latifundio y unas seis millones regularizadas se intenta rendir tributo a esas políticas que inspiró Zamora y que hoy se reivindican dignificando al campesinado que siempre ha sido explotado por quien ha fungido de dudoso propietario de las tierras. Zamora inició una batalla que aún no termina.

Este año, por cierto, nos toca una re edición de esa batalla pero en el plano electoral. La garantía de continuidad del proceso revolucionario reposa sobre los hombros de la militancia pesuvista y como dirigentes y militantes debemos acatar el llamado organizacional de la misión siete de octubre para iniciar la primera fase de acoplamiento.

Las expectativas son grandes. La misión siete de octubre traza el camino que habrá de recorrerse para alcanzar finalmente la victoria. El presidente lo ha dicho, diez millones de votos es el objetivo.

Zamora nos dejó su legado liberador, ahora está en nosotros reasumirlo y con la contundencia de un revolucionario, hacer que prevalezca por el bien de nuestras futuras generaciones. Viviremos y Venceremos.


e-mail: artefactoca@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1072 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor