Ruralidades

Maria Corina no quiere gobernar

Lo que pretende es la perturbación si encuentra quien le pare. Ella sabe que eso de dirigir un país como Venezuela, después de Hugo Chávez Frías es “mucho camisón pa’ petra”. Pero el niño amado de ese imperialismo que se metió con los reales robados por el sur del norte, descendiente él de Preston Bush, le recomendó que como descendiente de las ocho familias que siempre fueron las de los amos del valle, tenía también el “derecho” de los niños malcriados de papá: el de ofender y salir corriendo a esconderse en el camisón de mamá.

Se siente apoyada por todos los dineros robados en el mundo y los de ella, mal habidos en la espoleada Venezuela, para apegarse a su condición y con esta, juzgar a los demás. ¿Qué tal María Machado, burguesa provocadora y farsante, si hubiese sido Carlos Andrés Pérez en el estrado y Alcántara, con su pistolón en la asamblea, a quienes les enrostraras su condición, que jamás será la de Chávez? Ah no, de aquel te cuidarías porque era “buena gente”. Robaba y dejaba robar, como el familiar tuyo que acapara pero da trabajo para que alguien recoja las migajas.

María Corina Machado, se te hacia un calco en las líneas de expresión desfiguradas por la fuerza de la mentira, que delataba en tu sorpresivo comportamiento después del atento saludo que le devolviste al Presidente Chávez, que recibiste una llamada con la orden de provocarlo pero chocaste con un muro. El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, no cae en provocación. Ya de Diego Arria había emanado una sugerencia para que se retirara la bancada de la oposición (los cadáveres también emanan) ¿Por casualidad, María Corina, no sería el mismo vocero que bajó la orden a tu receptoría, para provocar un toma y dame que diera lugar a una estampida? ¿Tendrás riñones para sincerarte con los y las que pretendes engañar cuando hablas pendejadas de Hugo Chávez?

Atrévete, aunque sea esta vez, a decir la verdad. Dile a ese pueblo de quién fue la llamada que te ordenó faltarle el respeto al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

María Corina Machado, es a Hugo Chávez Frías, Presidente de todos los venezolanos, y tú de Venezuela, a quien no se le puede provocar. No porque no sea visible. Es que no tiene mácula como ustedes. No cae en provocaciones. Se sabe y siente como pueblo. Ha sufrido lo que los desposeídos por la prosopopeya que tú representas. Por eso y por tus pedanterías de ricachona mimada y embustera, que no eres más ni menos que la maledicencia que emana del coto cerrado del Country Club contra los pobres, es que Hugo Chávez Frías ha resuelto, con su pueblo, distribuir los recursos de nuestro pedazo de tierra entre los más desposeídos. Es decir, entre los despreciados por ese mismo Country Club.

Hugo Chávez soporta que descendientes de ladrones, que gozan de lo mal habido como tu María Corina, le digan ladrón porque no lo es ni lo será. De ahí su decisión, acordada con el pueblo cuando dice: “Prefiero que sea mi gente quien, de ahora en adelante, empiece a vivir viviendo”. Nuestros niños y sus madres, nuestros abuelos, apabullados por gente como la Machado, sean los que perciban la mejor parte de esa riqueza que antes se robaban María Corina y su gente.

No les arrebataremos lo que ya nos robaron. Pero que no nos roben más. Ya basta. Y por María Corina nos preocupamos más, pues no pasara de mula del tráfico de las intrigas, es su oficio.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos

*pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3015 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor