Arria, se descubre la verdadera intención de su viaje

Ahora resulta que,---y en la mejor tradición de aquel famoso ' papa viajero'---, ¡albricias!, ha surgido el candidato andante urbi et orbi. Dicen que esta nueva acción de filantropía política del "timador de los archifamosos autobuses íkarus", será más como puño durísimo sobre la Mesa y sus candidatos provinciales que sobre el inquilino de Miraflores. Pero también se rumorea que no es ni lo uno ni lo otro. De aquí que se haya averiguado el verdadero propósito.

Arria ("a.k.n. as Mr. Botox") ha iniciado un periplo en la mejor tradición "ad nauseam" (y esto según la expresión de un envidioso copartícipe de las lides precandidásticas, y ello porque y que lo que habla a borbotones es pura "basura". Aunque en realidad se dice que el sustantivo fue otro.)

Debe saberse que este novísimo filibustero no por puro cuento emprendió esta carrera ecuménica de loables intenciones. No, el señor peripatético estuvo, recordemos, ensayando intensamente en salas de quirófanos( por aquello de que las ideas, aunque viejas, tienen que lucir jóvenes). Hay que tener también presente que su auto impuesto ostracismo no fue caprichoso, sino que él se había ausentado del país para reflexionar sobre el "derrotero de la nación, su porvenir promisorio y el papel de su unción mesiánica", así reseña una entrevista que se le hiciera hace un tiempo atrás en un periódico miamense.

Refiramos que en más de una ocasión lo han sorprendido frente a un espejo, (de hecho, una de estas fue antes del paradebate, en que casi se pone ronco y el espejo comoquiera no le pudo contestar quién era el más bello), buscando la profundidad mística de su ser.

Pero la mayoría,---y eso es vox populi---, de los que lo conocen bien lo han dejado por desquiciado, aunque, en honor a la verdad, no se sabe si con razón o no. Pero nosotros en aras de ser objetivos, digamos que a uno de sus contrincantes de campaña se le oyó decir que era "loable y maravilloso" que él pudiera emprender esa cruzada hasta la Corte Penal y más allá.

Arria y que habría ripostado: "sé cual es mi misión, sé cual es mi destino", y al así proclamarlo fue como si parafraseara a aquel paladín de las mil batallas, Hig Notto.

Pero el dato cierto y concreto es que se descubrió que desde hacía tiempo a Arria se le había endilgado el sobrenombre de "Diego Mandarria", y ese inglorioso recuerdo le estaba molestando, como acordeón de arrugas, su conciencia. Y como ese calificativo de antaño lo perturbaba de una manera asfixiante y mortificadora, algo se dispuso a hacer. Sabía que para ese título apócrifo no había intervención quirúrgica cosmética que se le pudiera aplicar.

Por ello, viendo el momento oportuno, post paradebate, y mediante el ardid altisonante de ir a acusar a Chávez a los foros internacionales, aprovecharía (como en efecto lo hizo) para lograr su verdadero propósito.

Por eso pronto se sabrá que a su salida de La Haya, se fue hasta Egipto( y con todo y lo convulsionado que está ese país), pero al decir del mismo Arria: "bien vale el riesgo, el sacrificio". Allí lo esperaban en el Museo de Arte Faraónico del Cairo. Fue recibido con todos los honores por una comitiva que casi se babeaba al tener de frente a tan "extempóraneo especimen", difundió una nota oficial.

Arria recibiría el título benemérito de GNOMA: Gran Nombramiento de la Orden de Momias Andantes, el que fuera entregado por el Emir Abdula Tehk Wâsk Al-Kâraj-oh. ¡Esa era la reivindicación que Arria buscaba, esa era la intención de su viaje! Sentirse uno entre iguales con Amosis, Amenhatep, Los Ramsés. Saberse que ya no sería vieja referencia, y que cuando regrese a la conquista de la más alta silla del país no le estará nada de malo que se dirijan a él como: Arriankamen I.

cavajavi77@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2025 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /actualidad/a134149.htmlCd0NV CAC = Y co = US