Azimut revolucionario

Clínicas vs Resort

Las clínicas privadas son un eslabón esencial de la cadena de salud colectiva. En principio, fueron concebidas como auxiliares de la salud pública (puesto que la salud debe ser garantizada pro el estado de manera gratuita), como parte de la necesaria descongestión que el estado requiere para unos servicios que por ser masivos presentan a veces síntomas de escases en el nivel de atención. Sin embargo, más allá de esa concepción, algunos empresarios han instalado estos centros auxiliares con el único objetivo de hacer de la salud un objeto de corte mercantil, que pecha con costosas tarifas a quienes apelan a él producto de sus posibilidades económicas y eso ocasiona especulación y mercantilización de un servicio que no puede, como la educación, ser mercantilizado.

Es impresionante ver como personas que poseen pólizas de seguros privados acuden a clínicas y consumen los montos aseguras en pasantías precarias de una y dos semanas. Pareciera increíble ver laos cuadros comparativos de habitación por noche en hoteles vs. Clínicas caraqueñas cuando observamos que en promedio un hotel de lujo de cinco estrellas con jacuzzi, mini bar, llamadas telefónicas gratuitas, pantallas planas, hidromasajes y desayuno incluido se halla en el orden de los 1600 bs. Mientras que una habitación de clínica supera los dos mil bolívares.

Igualmente causa asombro cualquier análisis de costos comparativos en principios activos de medicamentos vendidos en clínicas y vendidos en la calle cuando se presentan a veces variaciones de 400% por medicamento. Hasta cuando tendremos que “calarnos” que se trate la salud como un objeto comercial y no como una necesidad colectiva no susceptible a mercantilización banal.

El gobierno trabaja para atacar duramente este flagelo y es responsabilidad de todos los propietarios de clínicas y de los médicos del sector privado generar políticas que en realidad sirvan de auxiliares del inmenso trabajo que debe realizar el estado en esa materia pues la especulación en ese sentido tiene sus reflejos directos en el congestionamiento de los centros públicos y trae a su vez desmoralización convirtiendo el servicio de salud muchas en lujo por el que muchos no pueden pagar.

Se debe activar la lupa a las clínicas privadas y a los servicios de salud concesionados parea auxiliar al sector público. Eso seguramente revolucionará el sector y abrirá la esperanza para un servicio más digno a todos los venezolanos.

artefactoca@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1557 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor