Sindéresis

El sórdido alcance de una agresión

En una productiva conversación, el siempre camarada, Gerente de Planificación de IUTAG, Freddy Figueroa, hacía memoria histórica en Lenin y Mao Se Tung y refería que ambos idealistas revolucionarios convergían en la idea de que el nivel revolucionario se iba cuajando con la praxis revolucionaria y que nada peor para alejarse de esa honrosa practica que la ofensa personal y la descalificación forzosa. Y concluía Freddy Figueroa en que no es de revolucionario entonces, una conducta con tales caracteres. Pero la ofensa personal tiene a ratos expresiones de la más sórdida tentación. Es el caso de las últimas agresiones expresadas en vergonzosos grafitis que aluden desconsideradamente a la gobernadora falconiana. Sea quien sea el autor de tan cobarde acción, no solo merece el repudio de todo revolucionario sino que permite ubicar con desagradable precisión, donde comienza la más irracional manera de dirimir diferencias políticas. Sea de la derecha tradicional o de sectores internos de la revolución que confundidos como derechistas se comportan, ese nauseabundo hecho concretado bajo las penumbras de la noche, no solo reviste la gravedad de pretender dañar la imagen de la gobernadora, sino que acomete ensañadamente contra la virtud de la mujer falconiana y su majestuosa honorabilidad de madre voluntariosa. Allí en ese esquema es que debe mirarse la magnitud de esos asquerosos grafitis que ultrajan las calles de Coro. Entonces se puede pensar que la racionalidad del ser humano jamás tomaría parte para orquestar acciones de ese tipo. Es imposible pensar que de sectores afectos a la causa revolucionaria puedan provenir tales andanzas y solo un desbaste ideológico en el pensamiento de algún envuelto en la revolución puede jugar ese tipo de coartada. Porque que es que es el extremo de una jugarreta sin medir sus consecuencias. Es probable que nunca se haya abusado cobardemente con tanta inquina, como esta vez se haya hecho en la honorabilidad de la gobernadora. Ojalá este humilde escrito sirva para la reflexión de quienes andan en la onda de la ofensa y la descalificación. A veces, a la desembocadura de toda esta tragedia suelen remolcarse a espectadores inocentes. Y la gobernadora a decir verdad, no ha tomado parte activa ni comunicacional en las últimas diatribas políticas internas. Es peor entonces su mísero involucramiento. Ya es hora entonces- como Freddy Figueroa lo expresaba- que los portadores de esta revolución se mortifiquen más por desarrollar las prácticas que ella exige y con la misma dinámica, alejarse de las ofensas personales, así vayan estas dirigidas a los sempiternos enemigos de la revolución.

PD. En nombre de las adolescentes Primera, hijas de la infortunada dama que falleciera trágicamente en la Calle Colina del Barrio Chimpire de Coro, un agradecimiento a la Fundación del Niño por los favores que concediera.

n_lacruz@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1567 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: