El verdadero margen de intermediación de los bancos venezolanos

La intermediación financiera es la función esencial de la banca y consiste en la captación de recursos líquidos excedentes del público depositante, para dirigirlos a cubrir la demanda de préstamos del público con necesidades de financiamiento.

La definición usual de margen de intermediación de un banco es la diferencia en puntos porcentuales entre la tasa de interés que paga a sus depositantes o tasa pasiva; y la tasa de interés que cobra por los créditos que concede o tasa activa. En la práctica, ambas tasas están conformadas por un agregado de diversas tasas para grupos de operaciones y clientes.

Siempre hemos sostenido que presentar el margen de intermediación como la simple diferencia entre la tasa promedio de los créditos y la tasa de los depósitos a plazo fijo (DPF), tal y como las divulga el Banco Central de Venezuela, es un enfoque inadecuado y sesgado, concebido en pasadas décadas y que a la fecha no ha sido corregido.

Ello es así, porque ambas tasas no son representativas de toda la gama; especialmente en el caso de la tasa pasiva, ya que la tasa máxima pagada a los DPF sólo es cancelada al 3% de todos los depósitos y un 75% de los depósitos no es remunerado o recibe un interés ínfimo.

El cálculo debe tener un enfoque contable, directo y que pondere la totalidad de operaciones; llevado por la Sudeban, con base en el detalle de los estados financieros mensuales de los bancos (enfoque ex post). Es muy sencillo: se divide la totalidad de los “ingresos por cartera de créditos” entre la cartera de créditos para el lapso respectivo, se anualiza y se tiene la tasa activa efectiva. Igualmente, se divide la totalidad de los “gastos por captaciones del público” entre el total de las captaciones del público para el lapso respectivo, se anualiza y se tiene la tasa pasiva efectiva.

Hicimos esos cálculos detallados para el primer trimestre de 2011, y pudimos determinar que la tasa activa efectiva del Sistema Financiero Nacional en dicho lapso fue de 19,31%; mientras que la tasa pasiva efectiva fue de apenas 3,78%; lo que arroja un margen de intermediación efectivo (Spread Absoluto Efectivo) de 15,53%; margen que con las magnitudes del lapso analizado representaría en el año un diferencial favorable en la intermediación de Bs. F. 22,5 millardos. En términos relativos, la tasa activa efectiva supera más de 4 veces a la tasa pasiva efectiva.

Si tal margen es mucho o poco ante los gastos operativos, téngase en cuenta que los bancos también tienen otros ingresos, por lo que presentan a la fecha una rentabilidad anualizada sobre patrimonio real, es decir, por encima de la inflación esperada; además del aumento de su valor bursátil: el aumento de valor de las acciones del banco, siempre creciente para todo banco bien administrado y rentable.

Durante años hemos defendido un modelo de fijación del Encaje Legal dinámico y diferenciado, para que deje de ser algo mecánico y cumpla su rol teórico de instrumento de política monetaria; en concordancia con el resto de políticas económicas del Estado, asociado a las variables de porcentaje de intermediación y de margen de intermediación efectivo de cada banco; enfoque posible dentro del marco legal del BCV desde su creación, mas nunca aplicado por falta, a nuestro juicio, de visión de Estado.

josegpinat@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5239 veces.



José Gregorio Piña


Visite el perfil de José Gregorio Piña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: