¿ Por qué no despega el deporte en nuestro país?

La tarde del domingo 8 de Mayo después de celebrar con mi madre su día, al igual que muchos venezolanos me dispuse como es costumbre a descansar aguardando el comienzo de un evento deportivo por el cual estuve esperando toda la semana, nada más y nada menos que la antepenúltima jornada de nuestro balompié nacional que enfrentaba en choques cruciales al Mineros vs Caracas en Puerto Ordaz y al Zamora recibiendo al Atlético Venezuela en su feudo de Barinas; la mesa estaba servida, dos televisoras nacionales de señal abierta (una de ellas del estado)prepararon un despliegue técnico poco visto en transmisiones de fútbol nacional, cámaras en ambos estadios, extensas previas con entrevistas y detalles del ambiente que se vivía en esta fiesta del deporte patrio, pero cuando empezaron ambos encuentros y nos disponíamos a presenciar una jornada que podía ser histórica para nuestro deporte…entro una cadena presidencial dejando a todos los seguidores del futbol nacional quienes habíamos esperado toda la semana para ser testigos de esta jornada definitoria sin la posibilidad de ser parte de esta historia y apoyar al necesitado deporte nacional en especial el futbol.

El problema de fondo no es si las cadenas son necesarias o no, este tema puede ser discutido en espacios políticos más apropiados para ello, el problema de fondo es que aun cuando una hora después de privar al país de seguir su deporte, llega una nota al presidente de la república informando lo que se estaba jugando con lo cual el mandatario no solo ordenó el cese de la cadena si no también dejó en evidencia la poca información que los funcionarios de gobierno manejan a cerca de las actividades deportivas que animan la cotidianidad del venezolano, no están enterados del esfuerzo que hacen técnicos y jugadores venezolanos para contribuir al crecimiento del futbol criollo, por supuesto tampoco saben de los muchos trabajadores de nuestro balompié que tienen meses sin cobrar viendo violentado sus derechos laborales y por supuesto son ajenos a los múltiples desaguisados de la federación venezolana de futbol que en persona de su nefasto presidente sigue recibiendo fondos del estado mientras el futbol patrio sufre las consecuencias de una lamentable dirigencia.

La indiferencia con la que es tratado nuestro deporte por parte de los altos personeros del gobierno nacional deja en evidencia una de las causas fundamentales del porque nuestro deporte sigue esperando por un despegue definitivo y sigue viviendo de glorias transitorias que se presentan cada cierto tiempo sin reedición, como la hazaña de Portland o la clasificación al mundial de Egipto por parte de nuestra selección sub 20, éxitos que no son sostenibles en el tiempo, y es que los números no mienten y los resultados saltan a la vista, somos el único país del área que nunca ha ido a un mundial de fútbol de selecciones absolutas, nuestras selecciones sub 17 y sub 20 quedaron eliminadas en primera fase y sin ganar un partido en la Copa Juventudes de América clasificatorias a los mundiales de la categoría, siendo un país de boxeadores actualmente no poseemos ningún título mundial, todos nuestros púgiles han perdido sus respectivas coronas y el deporte de los guantes espera alguien que levante la pobre imagen que muestra este deporte en la actualidad, ni hablar del tenis que registra su peor nivel en años jugando en las catacumbas de la copa Davis y sin un representante a la vista que muestre condiciones para acercarse a la elite de este deporte y de último dejo al beisbol que es la carta que se juega todo venezolano cuando se habla de deporte, si es cierto que tenemos una cantidad importante de jugadores en las grandes ligas, como representación en el área somos superados ampliamente por Dominicana y Puerto Rico en títulos de Serie del Caribe disputándonos el indeseable último lugar con México al cual superamos por apenas un título, en los clásicos mundiales que se han jugado no hemos disputado aun una final y también cabe recordar que los jugadores que nos representan en el Big Show son formados por el sistemas de ligas menores en los Estados Unidos, la mayoría de ellos firman muy jóvenes y debutan en las grandes ligas sin haber jugado en nuestro país por lo que el mérito en su formación en muchos casos no es de la dirigencia nacional.

Ante este panorama solo cabe esperar una rectificación de las personas que dirigen las riendas del país, invitándolos a seguir más de cerca nuestro deporte, a respetar el trabajo que muchos venezolanos hacen para levantar la imagen de nuestros espectáculos deportivos como por ejemplo las televisoras, que sin importar su tendencia política hacen un esfuerzo técnico y económico para desplegar cámaras y microondas cada domingo sin poder llevar al público las imágenes de nuestro fútbol por que la política arropa todo y siempre cobra víctimas, en este caso el deporte, nuestro país merece una dirigencia preocupada por el deporte nacional, la indiferencia con la cual es tratado repercute en una lamentable imagen del país en el plano internacional, ojalá la reflexión llegue a tiempo y se les permita disfrutar a todos los seguidores de nuestro balompié la final del Torneo Clausura el próximo domingo.  

lobofc10@gmail.com

www.rojoyvinotinto.com.ve      


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1815 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter