Ruralidades

Volvieron los fariseos

¡Barbarie mundial! Ya tomaron las riendas del monstruo de la guerra. Estuvieron agazapados ante la repulsa del universo desde que mataron la esperanza de redención encarnada en la persona del primer revolucionario, como lo fue Jesucristo, el valiente hombre que se atrevió a desenmascarar y desafiar el nido de víboras acunados en el diabólico Sanedrin, tal cual la Otan a la que ya le pusieron la mano públicamente, con todo y pentágono.

Ya los fariseos no sólo matan niños, madres, padres y ancianos, desde sus aviones sin tripulación y con el letal “rocío” del fósforo, en la martirizada Palestina, han ampliado su poder macabro a casi todos los países árabes y de África. Y lo más importante para ellos, enajenaron la majestad del gobierno estadounidense (fueron sus prestamistas). Sus voceros rodearon a Obama. Le hacen cosquilla para que sonría cada vez que hacen la travesura de asesinar a un importante gobernante u hombre público, de manera que se trague las encuestas, mientras ellos ensombrecen la muerte de otro ser humano, como la de Cadafi hijo, a quien asesinaron para robarle los recursos naturales a su país, Libia. ¿A Binladen? Para hacer la bulla con sus propios medios de comunicación, que son la mayoría en el planeta tierra.

Ya en los Estados Unidos de Norte América, los mandantes del nuevo Sanedrín, desmoronaron el imperio. Lo lamentable para ese pueblo es que otro poder económico haya hecho el trabajo que ha debido hacer la muchachada conjuntamente con los trabajadores y pueblo en general. Pero qué cariño, no hay mal que por bien no venga. Si los matones de Galilea fueron vulnerables ¿por qué no los fariseos de hoy, que siguen en su tozudez de cinturear al mundo con cabuya corta.

Hoy quieren ahorcar a Cadafi , como cualquier Hussein para cogerse el petróleo y el agua potable. Cayaperos que son, además de sus mercenarios tarifados, motivaron a los deudores de Libia a destruir entre todos a esa nación. Sarcozy comprometió Francia, Berlusconi a Italia, el mandadero de la reina, a Inglaterra y el mandadero del rey, a España. Y no es todo, por eso hay que gritar fuerte: quieren hacerle a Siria lo que al Líbano. Si a este le robaron el agua, a Siria pretenden debilitarle la soberanía, al considerarla un escollo, conjuntamente con Irán.

Así las convulsiones mundiales, ¿a cual sombra se arrimarán, de ahora en adelante los pitiyanquis del río grande hasta Chile y la Patagonia, pasando por Venezuela? Los fariseos de rigen por su “biblia”: El Talmud, que en una de sus partes reza: “al mejor de los gentiles mátalo”. No toleran “hala mecates”. Es decir que a los que acostumbran a visitar la Casa Blanca, les será difícil conseguir el pase a Telaví. Y, como consuelo, las frivolidades de la mejicana Ninel, quien “lamentó la muerte de “Barak Osama” y “Expresó su condolencia al pueblo de los Estados Unidos”. A un pueblo que no necesita condolencia. Además, ya basta de resignación como pide Sábato. “No basta rezar” como dijo Nuestro Alí Primera. Ese pueblo si necesita el apoyo mundial y diez líderes que no tengan miedo en la vanguardia de esos nutridos movimientos como el de Wisconsin y otros muchos, en los que obreros y pueblo unidos, como debe ser, están en una refriega como nunca antes vista, contra las guerras a las que son indiferentes los arribistas llamados dirigentes obreros.

Y, por último, nos quitamos el sombrero no como pleitesía, ante esa autoridad moral, revolucionaria, intelectual, que es el camarada Fidel Castro cuando leímos su deducción coincidente con muchos avisados: “… si echaron los restos de Osama al mar, es porque algo esconden”. Y uno acá deduce que ellos mismos, los matones, saben que ese no es el cadáver de Obama. Corrijo, quise decir de Osama.

Patria, socialismo o Barbarie.

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1772 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor