Creo que esta equivocado

Respuesta a Roberto Hernández Montoya

Compañero Roberto Hernández el día 15 de Febrero se publico un artículo en el que usted hace referencia a unos hechos de los cuales difiero, usted plantea:

Pérez Jiménez despreció al pueblo. Se apoyó principalmente en la burguesía y el ejército, que no le fueron fieles al final y fue derrocado por una valiente revuelta cívico-militar algo parecida a la egipcia.

La burguesía y el ejercito le son fieles a sus intereses, en este caso los económicos y políticos no ha un individuo, por esa razón no lo apoyaron al final y no tenían porque hacerlo, con respecto a la revuelta debo confesarle que las diferencias entre los hechos mencionados, son el idioma y la cultura por lo demás, se utilizan los mismos criterios conspirativos para tomar el poder de la forma menos traumática, no veo por ningún lado valentía, mas si traición.

Luego dice:                                  

 Mientras el pueblo celebraba su triunfo, se movieron rápida y sigilosamente los apéndices del Imperio. Ni las bases de AD ni el Partido Comunista enfrentaron las marañas de Betancourt con la burguesía y el Imperio.

A finales de 1957, tres de los principales partidos firmaron el llamado Pacto de Nueva York, que en 1958 fue ratificado en Venezuela con el Pacto de Punto Fijo. Ambos acuerdos excluían al PCV. ¿Cómo no pensar que todo estuvo contratado con Washington, donde residió Betancourt hasta el fin de su exilio? ¿Por qué eligió Washington?

Fíjese que no hay revuelta cívico-militar ya que la clase dominante genera las condiciones materiales objetivas y subjetivas para derrocar utilizando a las bases, las cuales sirven como carne de cañón, mas no tendrán ninguna participación más allá de las celebraciones en las plazas. Luego salen unos militares fingiendo ser neutros cuando todos sabemos que la neutralidad política no existe. Los militantes de AD y PCV no pensaron en la traición de Betancourt ya que no habían madurado ideológicamente y todavía no lo han hecho, lo mismo sucede con manifestantes árabes.

Luego dice:

 Betancourt ganó las elecciones de diciembre de 1958 y nos dio a todos el esquinazo: vendió la revolución, que había costado sangre, incluyendo la de militantes de su partido AD. Esto causó pronto una división de esa organización en una facción de derecha y una de su izquierda indignada por la traición. En enero de 1959 triunfó la Revolución Cubana, pero era tarde para los revolucionarios venezolanos que se inspiraron en su ejemplo. Betancourt logró convertir a Venezuela en el principal satélite del Imperio en este lado del Continente. Algo parecido podrían sufrir los países árabes cuyos pueblos andan heroicamente en rebeldía ante el Imperio.

Betancourt no vendió la revolución ya que según el (RAE) esta palabra significa Cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación. Este hecho no se realizo ni en Venezuela ni en Egipto, lo que hay es un pueblo descontento, que ofrendara su vida para que la clase dominante siga gobernando, quizás con mas deficiencias y opresión, no creo que anden en rebeldía con el imperio, lo que quieren es una mejor calidad de vida para dejar las protestas, la mayoría árabe es de religión musulmana, religión que lleva una carga de opresión y libertades como todas las religiones en general. Fíjate que los europeos a pesar de ser trabajadores protestan es por sus salario y calidad de vida, no les importa la explotación de los inmigrantes, la extracción de recursos de países pobres solo lo de ellos, ese es un logro del modelo capitalista (el individualismo).

Luego dice:

Hay algunas interrogantes que me hago ante algunas similitudes inquietantes con el actual mundo árabe. A finales de los años 50 había en nuestra América varias dictaduras militares, impuestas todas por el Imperio: Manuel Odría en el Perú, Gustavo Rojas Pinilla en Colombia, Marcos Pérez Jiménez en Venezuela, Fulgencio Batista en Cuba, Rafael Trujillo en República Dominicana, Alfredo Stroessner en el Paraguay, Anastasio Somoza en Nicaragua. Estos dos cayeron más tarde, pero los demás se derrumbaron como dominós en poco tiempo. Hay evidencias de la intervención yanqui en la caída de algunas de esas dictaduras: mataron a Trujillo cuando se negó a dejar el mando. A Pérez Jiménez no lo defendieron. El apoyo que le dieron a Batista no fue suficiente. Y no se opusieron tampoco a la caída de los otros. Cuando los Estados Unidos de verdad respaldan un gobierno hacen de todo para defenderlo: financiamiento y entrenamiento de guiñoles, golpes de Estado, acciones separatistas y eventualmente invasiones, para enumerar solo parte de su arsenal político. No hicieron nada de eso para evitar las caídas de las dictaduras latinoamericanas de finales de la década de 1950. Tampoco defendieron a su aliado Mubarak

Como escribí anterior mente, la clase burguesa tiene un solo interés y es el capital, no les importa quien gobierne, siempre y cuando sus intereses comerciales estén seguros, lo mas preocupante es que todavía los niveles tecnológicos no han llegado a su máximo posible en los países mes progresistas y el medio ambiente esta siendo destrozado por los mas desarrollados, ¿acaso el mundo aguantara la tasa de natalidad creciente o podremos producir alimentos para todos de forma exponencial? ¿Sabias que el circuito económico complejo se desarrolla en el capitalismo y este modelo es un sistema económico que tiene su eje en el desequilibrio? Paradójicamente crece basándose en el equilibrio de los distintos mercados. Creo que los investigadores del norte ya sacaron sus cuentas y los hechos se están desarrollando en su beneficio.

Estudiante Economía U.C.V.

Militante del P.S.U.V.

chinovaleramora@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3753 veces.



Roberto Hernández G.


Visite el perfil de Roberto Hernández G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández G.

Roberto Hernández G.

Más artículos de este autor