La primera línea táctica o el infierno alemán


Querido Presidente, imaginariamente, como siempre, voy a mantener un monólogo con Ud., le propongo la puesta en marcha ya de la primera línea táctica, sin la cual las cinco líneas estratégicas son sólo retórica. Esta primera línea táctica es: eficacia, trabajo, trabajo y más trabajo, constancia, constancia y más constancia, honestidad, disminución efectiva de la brurocracia parasitaria y competencia.

En la cuarta decían un chiste perfectamente aplicable a la quinta, en el mismo un venezolano y un alemán se encuentran al frente de sus dos infiernos, el venezolano y el alemán (los cuales son vecinos), el alemán lloraba a moco tendido y el venezolano estaba feliz, ante ello el alemán le pregunta que cual es su castigo a lo cual el venezolano le responde que lo van a bañar todos los días con un tobo de m....., el alemán asombrado de la felicidad del venezolano, le dice que a él sólo lo bañarán una vez a la semana lo cual es horrible, que como es posible que él esté tan feliz, a lo que el venezolano le contesta muerto de la risa, "no me preocupo porque aquí cuanto hay m... no hay tobo, cuando hay tobo no hay m...., y cuando hay tobo y m..., no hay quien la eche".

Ilustrativo verdad. Esa conducta de tirios y troyanos, es decir de la gestión pública y de la gestión privada en Venezuela, que nos viene desde hace más o menos 40 o 50 años y la cual creo honestamente que no se la podemos atribuir al capitalismo sino más bien al adequismo, nos impide avanzar en cualquier dirección. No es que no tengamos gente eficaz que alguna hay, pero su trabajo se diluye en un mar de trabas inventadas sólo para mejorar la corrupción.

Nada de esto facilita la misión de mejorar nuestra calidad de vida, veamos por ejemplo, hoy muy temprano me encampané desde Cagua a Maracay para ver unos expedientes en el Superior Contencioso Administrativo, cuando llegué a la Nisperera (edificio donde se encuentra ese Tribunal), en todo el sector no había luz, allí también queda el Seniat y el Cuarto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y Tránsito de Aragua y es un edificio de apartamentos bien alto; toda la zona, repito, sin luz. Perdí mi tiempo, la cola para sacar el RIF daba grima y pare Ud. de contar la molestia de todos los que necesitábamos estar allí. Amen de que sacar el RIF a cada rato es lo más necio e innecesario del mundo y sólo sirve para que haya gestores y se incentive la corrupción, el RIF debía ser permanente salvo cuando se cambie de domicilio, razón por la cual si se justifica renovarlo, pero ¿quién le pone el cascabel al gato?, ¿quién en el Seniat toma la decisión de poner un granito de arena para mejorar nuestra calidad de vida quitándonos esa absurda obligación de renovar cada dos años el dichoso RIF?.

Insisto mi Comandante, lo primero es lo primero, la eficiencia en la prestación de los servicios, el control, la supervisión eficaz y la abolición absoluta de la impunidad son las bases más fuertes de nuestra intención de llegar algún día a implantar un sistema socialista, recordemos que "la práctica es el criterio de la verdad" y mientras por ejemplo en el centro de Cagua (después del invierno que hemos tenido) no haya agua, ¿qué podemos esperar que crea la población?.

Yo se que no es fácil la lucha contra esa indolencia que nos acompaña, pero hay que intentarlo, yo por ejemplo estoy contentísima con la interpelación de los Ministros, vamos a ver como muchos de ellos pueden ocultar su ineficiencia. Nosotros la población deberíamos tener el derecho de interpelar a nuestras autoridades, pero todo ello tiene que tener un fin, salir de los incompetentes.

Rodilla en tierra pero alertándolo constantemente,

veoch@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2245 veces.



Victoria Elena Otero de Chacín


Visite el perfil de Victoria Elena Otero de Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social