Feliz navidad al Sur del Lago

Aún cuando jamás nos hemos visto personalmente con ustedes, no obstante el mensaje deportivo de las Águilas del Zulia, y ahora desde acá, desde la región anzoáteguiense  vistos con la buena nueva de ese joven revolucionario llamado Juan Carlos Loyo que, con valentía, le ha sacudido el “muro” de papel a los secuenciales esclavizadores de seres humanos al estilo Bobures, el de los “catires Petkoff”, aquellos los del cómitre y los “vales” del canje.

Fue dura la pelea compatriotas zulianos. Durante todo el siglo XX ustedes y nosotros, acá en el Naricual del carbón, estuvimos esclavizados. El papelito “mojao” fue el pago a una forzada tarea de “sol a sol”. Sólo un hombre de la envergadura revolucionaria del  obrero Jesús Farías, hizo que llegara a Venezuela toda el grito reprimido de los invisibilizados. De los atados por los avaros con la complicidad de los mujiquitas adecos, desde entonces intrigantes y maniobreros para que el pujío de los desposeídos se convirtiera en sangre de las mismas venas abiertas. Mientras tanto los Contreras usurpadores, que no los desposeídos, y los Barboza mujiquitas, aupaban las llamadas vendettas para exterminar familias enteras de las que sospechaban competencia. A lo que se  suman los 80 campesinos asesinados, en lo que va del siglo XXI, solamente en el sur del Lago.

Pero es que el “crimen no paga”, como dijo un viejo periodista. La deben y más temprano que tarde pagarán. Vía rabo de la infamia cuando ésta se encargue de señalarlos a la justicia, alternativa Wikileaks moderno. Hay antecedentes. No sabemos por cuál vía le metieron a “El Nacional” de Miguel Otero Silva (años 70) una ficha mal oliente venida, precisamente, del Sur del Lago. De lo que sí nos enteramos fue de las cizañas acostumbradas por los mujiquitas de ese apellido: Barboza, que el susodicho rubricó cuando metió la mano hasta el hombro. MOS poeta, se carcajeó. Pero Alejandro Otero se arrechó y lo hizo meter a la cárcel de Barcelona de donde salió a morirse en el platanal. De allí “salé” de vez en cuando y con igual careta a justificar la UNT de Rosales. Va de retro, Satanás.

Ahora,  con más saña criminal, los matones del lago pretenden perpetuarse como dueños de la región en compañía de los criminales del Mossad de Orlando Urdaneta y el peruano Bayli. Además, los reproductores de votos falsos con los que, hasta ahora, no han perdido las últimas elecciones de las que se jactan para apabullar  a la zulianidad. Y nosotros desde acá también les decimos: ¡ya, basta ya! Sin bajaíta. ¡Viva el sur del lago!.

Patria, Socialismo o barbarie.

  pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1191 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor