Puerto Cabello y su beisbol

Los directivos del equipo de beisbol Navegantes del Magallanes se negaron en esta temporada 2010-2011 a programar juegos en el Estadio Independencia de Puerto Cabello, alegando que este no reunía las condiciones para realizarlos, aunque en años anteriores si se han efectuado.

El equipo Magallanes, que se debe su nombre a esa populosa barriada caraqueña –Los Magallanes de Catia- donde se originó el conjunto; cuando  mudó su sede a Valencia cambió su nombre por el de Magallanes de Carabobo y por esa razón mucha fanaticada de este Estado está identificada con el equipo. Los conjuntos deportivos tienen esta práctica de colocar en su nombre la localidad o zona donde tienen su sede, así vemos los nombres de Leones del Caracas, Tiburones de la Guaira, Águilas del Zulia, Cardenales de Lara, etc. Desconozco el motivo pero su nombre actual es el de Navegantes del Magallanes, que era su nombre original.

No sé cuáles son los parámetros que tienen los directivos del Magallanes para evaluar las condiciones de un estadio para que esté apto para jugar, pero si ellos sabían que todos los años se realizan estos juegos en Puerto Cabello, porqué no se tomaron las medidas previsivas para no frustrar a los fanáticos porteños de ver beisbol profesional.

Debe tenerse en cuenta que el deporte de beisbol en Puerto Cabello está muy arraigado.  El   estadio debe su nombre al conjunto “Independencia” que fue considerado como el primer campeón nacional de beisbol, cuando en los inicios de este deporte en el país derrotó en una serie realizada en Caracas al equipo local Royal Criollo. Al regreso del equipo a la ciudad, la población  se volcó masivamente a la estación del tren y lo recibió como héroes nacionales.  Entre los miembros de esa agrupación se encontraban jóvenes que luego fueron figuras prominentes entre la comunidad porteña, tales como Hugo Vigas, Raúl Batista (padre), Carlos Augusto Cubillán, José Antonio Sagarzasu, y otros que ahora no recuerdo.

Igualmente, los seguidores del beisbol en Puerto Cabello guardan en su memoria los triunfos del equipo representativo de los obreros del servicio portuario, el O.S.P.   de Puerto Cabello, que rivalizaba a nivel nacional con otros equipos denominados O.S.P., como los de La Guaira y de Guanta.

Es lamentable que Puerto Cabello tenga que mendigar la realización de un juego de beisbol.  Lo más valioso de cualquier deporte es su material humano, tanto como quienes lo ejecutan como su fanaticada y a esta ciudad siempre le ha sobrado este factor.  De esta tierra ha brindado muchas estrellas beisboleras, y podemos mencionar entre ellas algunas ya que no me recuerdo de todas: Balbino Inojosa, Remigio Hermoso, Napoleón Morelli, Juan Quiroz, Concepción Escalona, Pablo Sandoval, Carlos Zambrano, Ronny Cedeño, Víctor Moreno, Oswald Peraza, Fernando Nieves, Jorge Uribe, Robert Machado, Alby Colina, Iván Arteaga, Félix Dubrón, Héctor Ortega y otros.

Entre los socios principales del equipo Magallanes se encuentra la Gobernación del Estado Carabobo, que obviamente tiene su representación en la junta directiva. Ya  que la Gobernación del Estado tenía conocimientos de las imperfecciones del estadio “Independencia”, me pregunto por qué no las corrigió o informo a las instituciones correspondientes. 

Espero que esta medida no haya sido tomada por retaliación del Gobernador contra la población de esta ciudad,  puesto que en esta localidad su proyecto político no tiene aceptación y en todas las contiendas electorales el “chavismo” ha conseguido triunfos  arrolladores.

La anterior teoría la planteo en consideración a que la “monarquía sionista” de los Salas, representada en esta oportunidad por el gobernador Enrique Salas Feo, ya ha tomado en otras oportunidades medidas en contra de la población porteña, tales como dejarla sin transporte público aéreo, abandonar el mantenimiento de la Autopista Valencia – Puerto Cabello, y  hasta el intento absurdo de mudar la Aduana Marítima para Valencia. Con el triste agravante que estos colaboracionistas de los yanquis son nativos de esta población.

A través de los años la práctica del beisbol en Puerto Cabello ha sido acorralada restándole campos y terrenos de juego.  En el pasado no muy lejano, cuando la cantidad de habitantes de la ciudad era menor que la actual, se disponían de muchos espacios para este fin tales como las que llamábamos las sabanas, los estadios de bambúes, las sabanas del segado, todos ubicados en el casco de la ciudad, y ninguno de estos contaba con esas comodidades que en la actualidad exigen para los peloteros.  En esos campos mencionados anteriormente los dogouts consistían (en donde los había) en un banco de madera, no se contaban con los camerinos  dotados de espejos, lámparas, aire acondicionado, ambiente musical, sin embargo de esos campos surgieron las figuras del beisbol porteño.

 Ahora le toca a la “porteñalidad” tomar las riendas en sus manos.  Puerto Cabello no debe mendigar un jueguito de pelota, para eso el beisbol tiene un buen estadio, arraigo popular, cuenta con el factor humano,  la situación económica de la zona es excelente.  Tanto las autoridades locales, los factores económicos y la propia comunidad podrían conducir una misión para que este espléndido pueblo cuente con su deporte favorito.

prqg@hotmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4109 veces.



Pedro Quintero Gamboa


Visite el perfil de Pedro Quintero Gamboa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Quintero Gamboa

Pedro Quintero Gamboa

Más artículos de este autor