Santander, el pérfido

Extraordinario, monumental, exquisito, el libro titulado Las Penumbras del General: Vida y muerte de Paula Santander (2009), del escritor colombiano Víctor Paz Otero, un verdadero artista de la palabra escrita, un poeta de la historia, pues así debe ser calificado el autor de una obra como ésta, donde se logra hilvanar un portentoso discurso narrativo, no en la descriptiva y fría prosa, propia de los que tradicionalmente abordan estos temas, es decir de los historiadores, sino en el estilo de quienes manejan a la perfección el bello lenguaje literario. Es literatura histórica lo que encontramos expuesta en las páginas de este libro, pero no por eso lo que hay allí es mera ficción, puro cuento, mera poesía, pues no carece de rigor el asunto abordado, los datos históricos abundan, los documentos se ponen a la vista, la vida del vicepresidente de Colombia Francisco de Paula Santander, de la cual trata la obra, aparece aquí muy bien dibujada.  En sus 415 páginas se nos presenta al pérfido general Santander tal cual fue, por eso, en cada página nos encontramos con una fechoría del “ladrón insigne”, en cada página tropezamos con una traición, con una infamia, con una prevaricación, con una deslealtad, con un crimen o con una cobardía del hombre que, a diferencia del Libertador, ambicionó más el dinero que la gloria, ese gris general que, entre otras fechorías, propició y celebró, en 1827, la rebelión, en contra del gobierno peruano, del coronel granadino José Bustamante, comandante de la Tercera División Auxiliar del ejercito colombiano, acantonada en ese momento en la ciudad de Lima, hecho ocurrido una vez que Bolívar abandonó esta ciudad y se dirigió hacia Bogotá con el propósito de enfrentar la crisis desatada al interior de Colombia por culpa también de Santander. Igualmente Santander fue el creador del partido antibolivariano, ordenó también el fusilamiento del coronel venezolano Leonardo Infante, obligó al magistrado valenciano Miguel Peña a emigrar de Bogotá; dispuso el proceso judicial contra Paéz y ordenó su traslado de Caracas hacia Bogotá, giró invitación al gobierno norteamericano para que enviara éste sus representantes al Congreso de Panamá, a pesar de la objeción al respecto de Bolívar; el mismo que tras bastidores planificó el asesinato de Simón Bolívar, el que ordenó el crimen de Antonio José de Sucre en Berruecos, el que expulsó a Manuela Sáenz del territorio colombiano; el que finalmente tuvo la mayor cuota de responsabilidad en la disgregación de la república de Colombia. Tales son los oscuros atributos que definen al frustrado abogado cucuteño, el “abominable hombre de las leyes” (P. 392), según la propia caracterización del autor, pintado aquí con especial maestría en toda su abyecta personalidad. De manera que recomendamos la lectura de este libro a los venezolanos, seguro que sus enseñanzas les permitirán comprender las razones de la desmembración de la gran república bolivariana, así como también entenderán porqué el proyecto independentista no llegó a feliz término, no se pudo completar en su totalidad, terminó siendo un proyecto inconcluso.  

Nota final: Conmovedor, brillante, magistral, emotivo, profundo, así fue el breve discurso proferido por el presidente Chávez a su llegada al aeropuerto de la ciudad de Buenos Aires, en ocasión de asistir a las exequias del compañero presidente Nestor Kirchner

siglanz53@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1437 veces.



Sigfrido Lanz Delgado


Visite el perfil de Sigfrido Lanz Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: