“No volverán”

Esta es una consigna que es usada por los manifestantes bolivarianos en los actos políticos. La misma se traduce como una expresión popular de rechazo ante la mención de algún personaje de la “cuarta república”.

Pues bien, en las pasadas elecciones legislativas 2010, un importante porcentaje de los puestos conseguidos por la MUD estarán representados por personas tales como: Henry Ramos Allup, Timoteo Zambrano, Enrique Mendoza, William Ojeda, Pablo Medina, julio Borges, Andrés Velásquez, Alfredo Ramos, entre otros. Estos señores ocuparon puestos claves en la “Cuarta” y están de vuelta al Parlamento Nacional.

Lo anterior amerita una revisión de la conexión de la voz “No volverán” con la voluntad, de la persona que la dice, de votar en contra de las personas a las que se hace alusión con dicha consigna.

Más de dos millones de militantes del PSUV, por una razón u otra, dejaron de participar con su voto en la elección del 26 de septiembre. Esto permitió, por ejemplo, que la MUD obtuviera dos diputados en el voto lista de Caracas (cuando las cuentas nos daban la posibilidad de ganar dicha lista), lo que a su vez significó, para nosotros, perder la posibilidad de tener lo 3/5 en la AN (Por no hablar de la mayoría absoluta).

La aplicación de las “3 erres” vuelve al tapete: ¿Se aplicó dicho concepto luego de la derrota en la reforma? No sabría decirle si así fue. Tengo la impresión que se siguió avanzando sin hacer énfasis en los errores cometidos y en la corrección de los mismos.

La derecha ha avanzado. Está ha logrado penetrar el voto en los sectores populares sin tener una propuesta coherente de país. Sólo ofrecen un gobierno regido por lo más capaces, en donde “el que nació obrero debe asegurar que su prole mantenga esa condición… y el que nació rico debe hacer lo posible para que sus hijos sigan manteniendo la dinámica de la explotación, en el marco de la lógica capitalista”.

Se siguen escuchando frases tales como: “Sin los ricos no hay empresa”, “Al menos de los ricos obtenemos el pan que comemos a diario”, “Si no trabajo no como”, “Nosotros especulamos y damos empleo”, “la necesidad tiene cara de perro”. Estas mentiras se internalizan en el imaginario colectivo, en el acervo popular como frases ciertas y valederas.

De manera increíble, pero cierta, escuche dos conversaciones, en las que sus interlocutores, manifestaban su deseo de volver a la época de “Los adecos robaban pero dejaban robar”. No podemos permitir que este principio “adeco” se asuma, en esta Revolución, como algo válido. De allí, por ejemplo, que metamos la lupa en instituciones como MERCAL y la manera en la que se negocia con los intermediarios. Son numerosas las denuncias de incrementos de los precios por aquellos que tienen la potestad de vender los alimentos subsidiados por el Gobierno Nacional.

Entonces, que gritemos “¡No volverán!”, se convierte en una frase graciosa a los oídos de los opositores que se juramentaran el próximo 5 de enero en la AN, como diputados ante el Parlamento Nacional.



compisex@hotmail.com

@luiszambra10



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2367 veces.



Luis Zambrano


Visite el perfil de Luis Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a109555.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO