Socialismo sin tregua

Los sucesos que se han ido desarrollando, desde antes de la campaña electoral para la Asamblea Legislativa, han seguido inalterablemente por parte de la “oposición” un plan dedicado a acabar con el presidente Chávez y todo lo que tenga que ver con nuestra idea de construir un socialismo como propuesta de vida.

La derecha irreconciliable venezolana no dará, como ellos mismos lo han dicho: “ni un paso atrás” hasta no vernos sepultados y acabados para siempre. No hay que ir muy atrás, sólo la “muestra gratis” que nos ofrecieron durante 48 horas en abril de 2002, bastó para que nos diéramos cuenta que aquí para ellos es el todo por el todo.

Al diablo con candidatos a la Asamblea Nacional por parte de la MUD (quiere decir barro en inglés por si no lo sabían) su objetivo es la eliminación del  socialismo por cualquier vía y todo lo que huela a reformas progresistas para nuestro pueblo.

Nos podemos olvidar de batalla de ideas, ¡esta gente no piensa, actúa! Tienen en el cerebro aquella famosa frase: "Cada vez que oigo hablar de cultura, saco la pistola".  Dicen que la frase es de Goebbels o de Goering o de Hanss, eso sería lo de menos, viene de uno de los regímenes más atroces conocidos.

El socialismo planteado en estos momentos no puede darse el lujo de congeniar con esta derecha apátrida como nunca se había visto jamás. Su alma la vendieron al imperio estadounidense, a las transnacionales y a cualquier cosa que hieda a fascismo, venga de donde venga.

No podemos claudicar, no sólo ir a votar basta, hay que denunciar, atacar en cualquier frente y sin miedo. No hay explicaciones para bandidos hipócritas que en el pasado lo que hicieron fue dejarnos una Venezuela destrozada. Nada bueno proviene de esa Mesa de la Unidad, lo único que los une es el odio y las ansias de revancha ante la impotencia de no poder ponerle la mano a nuestros recursos y comenzar a regalarlo al mejor postor.

Siempre he sido consecuente con la tolerancia y las ideas, pero me doy cuenta que estamos en una encrucijada mortal. Sólo hay dos caminos: nuestra reivindicación como seres humanos hacia el progreso o caer en manos de asesinos que no dudarán en hacernos polvo para que no quede el menor recuerdo de este ensayo de reformas liberales y deseo de progreso.  

 "Al Fascismo no se le discute, se le destruye".
Buenaventura Durruti

luisortega69@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1195 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor