Ruralidades

Tirar la parada

Eso tuvo sus resultados cuando la época del “topo a todo” y del ingenuo Leocadio que, además, era ciego de un ojo por donde le tiraban la parada con un par de dados cargados, con los que nunca el “traídor” se pelaba.

No es un cuento de camino. El tuerto Leocadio vivió cuando ya Arévalo Cedeño en el llano y Leoncio Martínez (Leo) en Caracas, escuchaban en silencio la voz del pueblo. Uno, Arévalo: “hasta cuándo Gómez”, y el otro, Leo: “hasta cuando comes”. Es que aquellos sí fueron tiempos de traición, cuando a Juan Vicente Gómez lo compró el imperialismo yanqui con unos cuantos miles de dólares y el permiso (ya se creían dueños) para utilizar el resto de Venezuela como su hacienda privada. Cipriano Castro y la Patria, fueron las victimas.

Uno acá piensa que el Presidente Hugo Chávez, que además de tener la vista como el águila cordillerana que no “caza mosca”, ya no tiene compadres de esos que no sombrearon en el viejo Samán de Güere. Pero otros testarudos, que por viejos mala mañosos “meten la lengua en tapara”, de que vuelan vuelan; no les importa que sea en alas ajenas. Si no, veamos más adelante lo que dice José Vicente. Uno acá más viejo que él, su discípulo, interpreta que, además de Miami, Aznar y los fugados en Perú, se abrió otro frente contra el Presidente venezolano, encabezado por los pinochetistas chilenos, de los que los golpistas venezolanos, encabezados por Ledezma, fueron a recibir órdenes.

Leamos a José Vicente:

“1) Tengo un amigo en Santiago, el periodista Manuel Cabieses…

2) comparto la visión de Cabieses. La ofensiva contra Chávez y el proceso bolivariano se incrementa y en la actualidad tiene varias vertientes. Una de ellas, por supuesto, es la acción que tanto el gobierno norteamericano como la oposición consular venezolana, desarrollan en el exterior...

3) Es así como un informe de la inefable Internacional Socialista califica al Gobierno venezolano de “dictadura moderna”, y denuncia la “criminalización de la disidencia” y atentados contra los DDHH. El documento, gestado en New York, recomendando respaldar a la oposición venezolana contra Chávez, contó con el apoyo de dos partidos de la izquierda chilena…”

Entonces, señores de la oposición. O para tratar de dar en el clavo de cebo oposicionista del ala de los angustiados porque no pueden con Chávez, es mejor que piensen en quitarse esas “charreteras” del pinochetismo. Pues parece, según la información de José Vicente Rangel, que ustedes, “general” Ledezma, “coronel” Julio Borges, “coronel” Radonski y el cabo del Táchira, con los paracos de Uribe, están dispuestos a tirar la parada, en obediencia de las ordenes de Washington, ahora con la ayudita de la extrema chilena.

Un alerta casero a los enrollados con sus propias mentiras. A los angustiados porque, aún, no llega la bota yanqui con su metralla a masacrar al pueblo venezolano como castigo porque no vota contra Chávez. Piensen que Chávez no solamente se llama Hugo. Los eternos desposeídos lo llamamos Pueblo. Y no es jalea la que así se manifiesta. Más bien es como reproduce Vanguardia Obrera Socialista: “… un día llega alguien que establece esa conexión con el pueblo, las masas irredentas se identifican con él, y juntos comienzan a recorrer la vía de la lealtad…”

¿Que ustedes no saben con qué se come eso (lealtad)? Lo tememos claro en unos cuantos adecos con camisa roja, más chavistas que Giordani pero no votan por Chávez para después decir que el Presidente está de baja en las encuestas. Sin embargo andan de chisme y jalabola más allá de Venezuela.

Patria, Socialismo o barbarie.



*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1876 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor