El papa Francisco pidió por Venezuela en su mensaje navideño

Papa Francisco en la misa de navidad

Papa Francisco en la misa de navidad

Credito: Web

Diciembre 25 de 2016.- .- En el cuarto mensaje navideño de su pontificado, antes de impartir la bendición "ubri et orbi", a la ciudad y al mundo, desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, Francisco hizo hoy un enérgico llamado a la paz para todos los pueblos del mundo, en el que mencionó a dos países latinomaericanos: Colombia y Venezuela.

Elogió el "nuevo y valiente camino de diálogo y reconciliación" emprendido por el pueblo colombiano y auspició que Venezuela pueda superar las tensiones actuales. "Pedimos concordia para el querido pueblo colombiano, que desea cumplir un nuevo y valiente camino de diálogo y de reconciliación", dijo. "Dicha valentía anime también la amada Venezuela para dar los pasos necesarios con vistas a poner fin a las tensiones actuales y a edificar conjuntamente un futuro de esperanza para la población entera", agregó, ante 40.000 fieles de todo el mundo que llenaban la Plaza de San Pedro, decorada para la ocasión con un inmenso árbol de Navidad y un pesebre.

Francisco siempre ha respaldado el proceso de paz en Colombia; hace nueve días recibió al presidente Juan Manuel Santos en el Vaticano y convocó sorpresivamente también a su antecesor y máximo opositor al acuerdo firmado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Alvaro Uribe, con quienes mantuvo una reunión tripartita. Los impulsó, así, a comprometerse en el diálogo y la cultura del encuentro. También está involucrado directamente en Venezuela, donde un enviado especial del Vaticano, el arzobispo Claudio Maria Celli, está jugando el arduo papel de "facilitador" de un diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, para encontrar una salida a la situación explosiva que vive el país.

Como es tradición, el mensaje navideño del Papa fue precedido por los himnos del Vaticano y de Italia, ejecutados por orequestras del dos Estados que se encontraban en el sagrato de la Basílica. En una jornada fría pero soleada, después de desear "Feliz Navidad" a la multitud, en su mensaje el Papa hizo un virtual repaso de la geografía de conflictos que ensangrientan el planeta, sin olvidarse de los "viles actos de terrorismo" que han sembardo miedo y muerte en diversos países, es, de los refugiados y de los excluidos. Francisco usó la palabra "paz" 20 veces y mencionó a 14 países de todos los continentes.

Siria

El llamado a la paz comenzó por la "martirizada Siria", "donde demasiada sangre ha sido derramada", acusó el Papa. "Sobre todo en la ciudad de Alepo, escenario, en las últimas semanas, de una de las batallas más atroces, es muy urgente que se garanticen asistencia y consolación a la extenuada población civil, respetando el derecho humanitario", dijo. "Es hora de que las armas callen definitivamente y la comunidad internacional se comprometa activamente para que se logre una solución negociable y se restablezca la convivencia civil en el país", pidió.

Mencionó luego la amada Tierra Santa: "que los Israelís y los Palestinos tengan la valentía y la determinación de escribir una nueva página de la historia, en la que el odio y la venganza cedan el lugar a la voluntad de construir conjuntamente un futuro de recíproca comprensión y armonía", exhortó. Pidió después que puedan recobrar unidad y concordia Irak, Libia y Yemen, "donde las poblaciones sufren la guerra y brutales acciones terroristas".

En el continente africano, mencionó a Nigeria, "donde el terrorismo fundamentalista explota también a los niños para perpetrar el horror y la muerte"; a Sudán del Sur y a la República Democrática del Congo. Clamó paz asimismo para las mujeres y hombres que todavía padecen las consecuencias del conflicto en Ucrania oriental, "donde es urgente una voluntad común para llevar alivio a la población y poner en práctica los compromisos asumidos".

Aludió a las "varias zonas" que están afrontando sufrimiento a causa de peligros constantes e injusticias persistentes y mencionó a Myanmar, "para que pueda consolidar los esfuerzos para favorecer la convivencia pacífica y, con la ayuda de la comunidad internacional, pueda dar la necesaria protección y asistencia humanitaria a los que tienen necesidad extrema y urgente". Auspició asimismo que la península coreana "pueda ver superadas las tensiones que atraviesan en un renovado espíritu de colaboración".

Terrorismo

A pocos días del atentado a un mercado navideño de Berlín que dejó 12 muertos y que conmocionó a Europa, el ex arzobispo de Buenos Aires pidió también paz para los que han perdido a un ser querido debido a "viles actos de terrorismo que han sembrado miedo y muerte en el corazón de tantos países y ciudades". "Paz -no de palabra, sino eficaz y concreta- a nuestros hermanos y hermanas que están abandonados y excluidos, a los que sufren hambre y los que son víctimas de violencia", clamó también. "Paz a los prófugos, a los emigrantes y refugiados, a los que hoy son objeto de la trata de personas. Paz a los pueblos que sufren por las ambiciones económicas de unos pocos y la avaricia voraz del dios dinero que lleva a la esclavitud. Paz a los que están marcados por el malestar social y económico, y a los que sufren las consecuencias de los terremotos u otras catástrofes naturales", agregó también.

Como había hecho anoche en la Misa de Gallo, pidió también por los niños "en este día especial en el que Dios se hace niño, sobre todo a los privados de la alegría de la infancia a causa del hambre, de las guerras y del egoísmo de los adultos". "Paz sobre la tierra a todos los hombres de buena voluntad, que cada día trabajan, con discreción y paciencia, en la familia y en la sociedad para construir un mundo más humano y más justo, sostenidos por la convicción de que sólo con la paz es posible un futuro más próspero para todos", concluyó.

Acto seguido, impartió la bendición "urbi et orbi", a la ciudad y el mundo y deseó feliz Navidad a la multitud. Francisco estuvo acompañado en el balcón por un compatriota, el cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales -que este año viajó varias veces a Siria, Irak y otros países azotados por la guerra-, que, como es tradición, con un micrófono explicó que la bendición papal incluía la indulgencia plenaria para quienes hubieran seguido el mensaje papal a través de la radio, la televisión y demás medios de comunicación.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2280 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US N ab = '0' /venezuelaexterior/n302012.htmlC0http://NON-VE CAC = .