Publican el libro "Venezuela en el Mercosur" de Modesto Emilio Guerrero

18 de septiembre de 2012.- El ingreso de nuestro país al bloque debe comprenderse desde dos condiciones. Una es el regionalismo creciente, o sea, una de las expresiones locales de la crisis del sistema mundial de economía y Estados; la otra es la inédita integración factual y progresiva de la República Bolivariana al bloque mercosuriano, una construcción iniciada en el año 2003 al calor de la transformaciones que vivía el continente, basada en necesidades geopolíticas comunes, empatías estructurales de economías y brechas desconocidas hace mucho tiempo en el control estadounidense sobre la región.

Estamos viviendo la más importante reconfiguración del sistema mundial de dominación desde los Acuerdos de Bretton Woods, al
final de la IIª Guerra Mundial. Los poderes globales, regionales y locales están desplazándose según las nuevas tendencias dislocantes,
en marcha en la vida económica, estatal y militar.

En ese contexto sobre determinante, el error de cálculo del Senado Paraguayo al destituir al Presidente Fernando Lugo con
medios no democráticos que aislaron a ese Estado del Mercosur y la Unasur, no pasa de ser un "accidente", el pretexto necesario de
la historia para que ocurriera la inexorable inclusión de Venezuela en el Mercosur.

Todo lo demás, también será una construcción. Las debilidades estructurales de la economía de puertos y rentista que sigue siendo
Venezuela, la obliga a establecer barreras y defensas frente a dos economías exportadoras expansivas como las de Brasil y Argentina.
La naturaleza capitalista, comercial, del acuerdo de aranceles e inversiones llamado Mercosur, impondrá pruebas delicadas a una
economía y Estado que se proponen transitar a un modo de producción no capitalista, aún con su marcada tendencia estatalista.

*Palabras de los editores

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2229 veces.