Carta abierta sobre la conferencia de Pedro Carmona en la Universidad Autónoma de Manizales

Me disponía a participar como conferencista en un evento de una sola jornada, organizada por la Universidad Autónoma de Manizales, denominada “Los derechos humanos en el marco del TLC entre Colombia y EEUU”. Tal como lo establecía la invitación que recibí por correo electrónico el 10 de septiembre del presente año y los volantes públicos, se trataba de un solo evento en una sola jornada. Para mi sorpresa, me enteré ayer 16 de octubre que dicha jornada hacía parte de un programa académico más amplio que no estaba especificado ni en el programa que recibí ni en la invitación pública, y que incluye, entre otras, una conferencia solitaria de Pedro Carmona el viernes 19 a las 9:00 am en el Aula máxima de la UAM. En otras palabras existe un programa fantasma que incluye la presencia del Sr. Carmona. Esto, sin duda, transforma por completo el espíritu del evento. Para quienes no conozcan quién es el Señor Carmona, permítanme ambientarles su pasado político: el 11 de abril de 2002, y durante 47 horas, fue “Presidente” de facto de Venezuela a partir de un golpe de Estado dirigido contra el gobierno democráticamente constituido de Hugo Chávez Frías. Durante las 47 horas de la eliminación de la legalidad venezolana, el Señor Carmona derogó la Constitución de 1999, disolvió los poderes públicos -desde el Tribunal Supremo de Justicia hasta la Defensoría del Pueblo y la Asamblea Nacional- y cambió el nombre de la República Bolivariana de Venezuela por el de República de Venezuela.

Comencemos con el problema de los nombres. Suprimir el nombre “Bolivariana” a la denominación constitucional de un país, es una violencia simbólica profunda y no una simple opción de estilo. Este mismo ejercicio fue realizado por la UAM al presentar en otra invitación, la fantasma, al Sr. Carmona de la siguiente manera: “Expresidente de Venezuela” Dr. Pedro Felipe Carmona Estanga. La única conclusión posible, demasiado aberrante siquiera de considerar, es que la Universidad está avalando un golpe de Estado contra un gobierno democráticamente instituido. Ello parece decir que tal Universidad acepta que un gobierno de facto, establecido a partir de una decisión ilegítima tanto a la luz de todo precepto constitucional como de cualquier canon del derecho internacional, derogue la Constitución del país que hoy es vocero de nuestro Proceso de Paz.

La academia debe ser el centro nervioso del debate, la confrontación y la libre discusión de ideas. Ella no puede sustraerse a las posiciones más radicales y las ideologías más extremas pues, precisamente, la función primordial de ésta es abrir y permitir estos debates como oxígeno mismo de la confrontación democrática. La gravedad del hecho que aquí denuncio no es que sea invitado un civil golpista, o incluso que ello se dé dentro de un supuesto marco de discusión sobre los derechos humanos -pues incluso éste requiere de sus perpetradores más descarados para darle temple al mismo-. La gravedad está en que la Universidad utiliza tanto a académicos como a servidores públicos –e incluso estudiantes- como garantes de legitimación de un evento que es tendenciosamente proselitista. La función de la academia, considero, es la de propiciar un debate con garantías plenas de contradicción y confrontación. Estas garantías están ausentes en el programa de la UAM tanto por la manera en la que se define al Sr. Carmona, como por el hecho de que su presencia en el claustro universitario se regirá a través de una conferencia magistral que no permite las garantías de las que hablo. Lo tendenciosamente proselitista se refiere al hecho de que este tipo de encuentros legitiman formas no democráticas de acción política.

Lamento de manera enérgica que el invitado a esta conferencia magistral, quien disertará sobre la economía en el Departamento de Caldas a partir de las elecciones en Venezuela (sobre las cuales sentó una posición clarísima el 11 de abril del 2002), sea uno de los más claros detractores de una salida política al conflicto armado colombiano. El gobierno bolivariano de Venezuela, ratificado en las urnas por seis años más, está legitimado interna e internacionalmente como vocero del derecho universal supremo de la paz pública que hoy proponemos los colombianos. Como se sabe, la República Bolivariana de Venezuela, junto con la República de Chile, son los países voceros del Proceso de Paz en Colombia, así como Cuba y Noruega son sus garantes. Para nadie es un secreto que las relaciones entre Colombia y Venezuela han sido frágiles hasta el punto de generar profundas crisis. Precisamente, con el Proceso de Paz, estamos generando un encuentro de hermandad que pone al vecino país en un lugar preponderante al respecto de nuestro futuro. Permitir que alguien -que atentó violentamente contra la legitimidad constitucional del gobierno bolivariano venezolano- intervenga en un evento disfrazado de académico es un atentado directo contra el Proceso y contra el lugar de Venezuela en el mismo.

De hecho, el lugar preponderante de Venezuela en el Proceso de Paz debería hacer que el gobierno colombiano reevaluara la figura de asilo político concedida por el gobierno del entonces presidente Andrés Pastrana al Sr. Carmona como muestra de consolidación de unas nuevas relaciones diplomáticas basadas en la hermandad entre países. Es necesario advertir, por último, que el mismo Salvatore Mancuso declaró ante jueces colombianos que los golpistas venezolanos, cuya cabeza era el señor Carmona, lo invitaron –junto a Carlos Castaño- a participar en dicho golpe1.

Creo que estas razones son suficientes para que un académico, cualquiera que sea, que confíe en el Proceso de Paz como la única solución a los profundos problemas de justicia social en Colombia, no preste su nombre ni su presencia para legitimar un acto político que va en contravía de una solución pacífica al conflicto colombiano. Por lo tanto, siento la absoluta responsabilidad con lo expuesto de no participar en este evento propuesto por la Universidad Autónoma de Manizales.

[email protected]

Manizales, 17 de octubre de 2012

1 Remítase al link:
http://www.telesurtv.net/articulos/2012/07/29/exparamilitar-admite-haber-participado-en-golpe-contra-chavez-por-peticion-de-militares-venezo

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1807 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /venezuelaexterior/a152977.htmlCUS