Elecciones en Venezuela y cierre de La Nación

No es novedad. Cada vez que hay elecciones en Venezuela los medios chilenos, controlados por los grupos económicos, toman partido contra Hugo Chávez y difunden información sesgada sobre lo que allí ocurre. Su objetivo es claro: deslegitimar al Consejo Nacional Electoral de Venezuela y a los poderes del Estado. Curioso, visto que se empeñan en sostener la ilegítima Constitución chilena y protegen las instituciones heredadas de la dictadura. Quienes llaman a boicotear un sistema electoral elogiado internacionalmente son los mismos que protegen nuestro sistema electoral binominal, uno de los más cuestionados en el mundo. Chile all ways surprising.

La cobertura noticiosa de las elecciones venezolanas del 7 de octubre es más propia de grupos opositores que de medios informativos. Aseguran que no habrá observadores internacionales en razón de falta de garantías por parte del Estado venezolano, y citan al prestigioso Centro Carter como uno de los organismos ausentes. Pero omiten informar que hace unos días el ex presidente Jimmy Carter afirmó que de los 92 procesos electorales que su Centro ha monitoreado, el venezolano es el mejor del mundo. Curiosa omisión.

Junto con brindarle una extensa cobertura a la campaña del candidato opositor Henrique Capriles, y de difundir sólo las encuestas que le convienen, redifunden un artículo del diario ABC sobre un supuesto plan de entrenamiento militar del chavismo a militantes y bandas callejeras armadas para desconocer por la fuerza el resultado electoral si este resulta adverso. ABC, diario del franquismo, o sea del fascismo español, no puede darle lecciones de democracia a nadie. Todo lo que precede recuerda la campaña del terror que le hicieron a Salvador Allende.

¿Quién olvidó las imágenes del Mercurio mostrando tanques soviéticos frente a La Moneda y pelotones cubanos de fusilamiento en Santiago?.

Tanques hubo, y pelotones de fusilamiento también… ¡pero fueron los amigos del dueño del Mercurio!.

También omite la prensa al servicio del dinero las denuncias de soborno que afectan al candidato Capriles. En el año 2010 Julián Assange, fundador de Wikileaks, afirmaba que “los medios de comunicación (…) son un desastre (…) periódicos y televisiones se han convertido en seleccionadores de contenidos tutelados…”.

El ejemplo de las elecciones en Venezuela grafica la dramática situación que vive Chile como consecuencia de la desaparición del pluralismo en la prensa. Juan Pablo Cárdenas, Premio Nacional de Periodismo, ya había denunciado el crimen: “Hace falta una prensa que tenga más libertad y medios escritos, como la cantidad de periódicos y revistas que nacieron durante la dictadura y que fueron asesinadas en democracia por el gobierno de Patricio Aylwin”.

En este dramático contexto, el cierre definitivo del diario La Nación es una mala noticia para el país. Aun cuando Piñera ya había cerrado su edición impresa en revancha por el trato que este diario le dio cuando era candidato, la Concertación también tiene una pesada responsabilidad: no sólo impidió el nacimiento de medios de comunicación diversos y plurales, sino que desmembró La Nación para apoderarse de parte de su patrimonio, dándole la primera estocada mortal. Nunca quisieron entender la diferencia entre un medio público y un medio gubernamental.

La hipocresía de quienes cacarean a propósito de la falta de libertad de prensa en Venezuela queda de manifiesto con su silencio ante la desaparición de múltiples diarios y revistas libres y el cierre de La Nación en Chile. Cuando en uso de sus competencias legales el gobierno venezolano no renovó la concesión de la frecuencia de Radio Caracas Televisión, la jauría aulló a la muerte. El cierre de La Nación no les provoca ni siquiera un gemido.

¿No fueron ambas decisiones políticas del gobierno de turno?

RCTV sigue transmitiendo por cable. La Nación, en cambio, se une a la larga lista de medios que han desaparecido en los últimos veinte años. En Chile hay menos medios escritos de los que había con Pinochet. Pero eso no les impide dar cátedras de democracia.

La Nación no era mi diario predilecto. Pero ante la extinción de los medios de comunicación su cierre es un nuevo atentado a la libertad de prensa.

Las elecciones presidenciales venezolanas serán reñidas. Por primera vez la oposición lleva un único candidato, pero sabe que no cuenta con al apoyo mayoritario de la población. Por eso anuncia cuál será su estrategia para conseguir la victoria por otra vía: planean proclamarse vencedores antes de que se conozcan los resultados oficiales.

Hasta ahora ninguna encuesta (la mayoría las hace la derecha) le ha dado la victoria a Capriles, pero quieren sacar gente a la calle y aprovecharse del pánico.

¿Qué hará Piñera? ¿Apoyar a los golpistas como hizo Lagos el año 2002?

Para informarse de lo que pasa en el exterior hay que acudir a fuentes internacionales. Para lo que pasa en Chile muchas veces también porque la credibilidad del duopolio Mercurio-Copesa no existe.

Salvador Muñoz K. – Presidente del Partido de Izquierda (PAIZ)

Artículo enviado gracias a la gentileza de Oscar Upegui.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1138 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /venezuelaexterior/a151296.htmlCUS