Soberanía escuálida

Finalmente Álvaro Uribe admitió  que tenía un plan para incursionar militarmente en territorio venezolano el cual no ejecutó  “por falta de tiempo”. En marzo de 2008 el Presidente Chávez envió 10 batallones de la FAB a la frontera con Colombia, ante la amenaza  de que las fuerzas militares colombianas  procedieran como lo hicieron en Ecuador e ingresasen al territorio nacional ultrajando la soberanía de la patria.
 
La hipótesis de agresión  nació de los reiterados pronunciamientos del gobierno de Uribe, en los cuales señalaba la supuesta “indiferencia del gobierno venezolano ante la  presencia de campamentos de las FARC en Venezuela”, el mismo argumento que esgrimió para violar la soberanía ecuatoriana.

Este plan, hoy confirmado por el  propio ex presidente colombiano, tenía como telón de fondo la reactivación de la IV Flota y el establecimiento de 7 bases militares de EEUU,  el incremento considerable de los “asesores” gringos en Colombia,  además de la intensa campaña que venía adelantando el gobierno estadounidense acusando al gobierno bolivariano de “apoyar a las FARC y al narcotráfico”. Esto último, con el fin de abonar el terreno para justificar una intervención militar desde el territorio colombiano, utilizando, como lo hizo en Irak y Afganistán,  el mascarón de proa de la “lucha antiterrorista” para rapiñar nuestro petróleo.  

En aquella oportunidad los voceros de la oposición de manera irresponsable banalizaron y desestimaron la gravedad de una crisis diplomática, que situaba a dos países hermanos al borde de un conflicto armado de consecuencias impredecibles. Para guardar las formas,  a regañadientes la MUD aprobó en la AN el rechazo a las declaraciones de marras. Quizás, por tratarse de un aliado estratégico, Capriles Radonski sutilmente se limitó a exhortar a Uribe para que no intervenga en las elecciones venezolanas pero, sin cuestionar el fondo de su aberrante declaración en el cual desconoce abiertamente nuestra soberanía territorial. La ambigüedad de HCR frente a un asunto de estado de este calibre, es un indicador inequívoco de su escuálido sentido de patria y soberanía que debería hacer reflexionar a los venezolanos que lo apoyan.

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2658 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 [email protected]

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

¡Palo al Tiburón! Contra el Imperialismo en Defensa de la Soberanía

Internacionales

Venezuela en el Exterior

Actualidad

Oposición y golpismo

US Y /venezuelaexterior/a149072.htmlCUS