Opinión, historia i arte

Tan sorprendido como el artista Omar Cruz con la absurda pretensión de Phillippe Froesch

“La precipitación tropieza en sus

 propios  talones y se traba y se

detiene a sí misma”

 Séneca

 Confieso que siempre he admirado a Omar Cruz, como un insigne dibujante, artista pintor i creador, aunque no le conozca personalmente, i en los últimos tiempos, cuando escribe, igualmente me parece un personaje de indiscutible talento. Cuando, vi el título de su artículo EL AUTOR DEL ROSTRO DE SIMÓN BOLÍVAR SOLICITA A OMAR CRUZ NO USAR SU RECONSTRUCCIÓN, i luego en bastardillas para resaltar lo increíble, leo: “Hola Omar Cruz, soy el autor de la reconstrucción facial de Bolívar. Te pido retirar tu interpretación de la imagen oficial. Estás infringiendo la ley de propiedad intelectual al no pedirme autorización sobre su modificación y difusión. Espero entiendas esta petición. Saludos. Phillippe Froesch”. ¡Realmente una intromisión precipitada, sin pensar ni en lo que escribe! puesto que habla de ser el autor de la reconstrucción facial de Bolívar, o sea como el arquitecto que toma los planos de una edificación, proyectada por varios ingenieros (en este caso las investigadoras que le aportaron las <piezas> de la construcción e hicieron los estudios consiguiente sobre el cráneo del héroe) i luego la creatividad particular de quien interpreta los datos, pone un toque que, en un ser que ha desaparecido i es su imagen un proyecto concebido, tal como hizo Bramante  i Rosselli con la Cúpula de San Pedro en Roma, en base a la estructura proyectada por Miguel Ángel “pintó”  arquitectónicamente esa maravillosa cúpula, imitada en Washington en el Congreso de los Estados Unidos i en otras ciudades; lo que hizo Gaudí con la Sagrada Familia en Barcelona, o lo que hace un artista pintor con sus propios bocetos. Esto es tan así que ellos –los varios creadores del nuevo rostro de Bolívar− que este es una aproximación por lo menos en un 96% (que estimo alta la aproximación i nunca el auténtico i fiel rostro del Libertador) porque este señor Froesch, no fue milagrosamente al pasado, resucitó a Bolívar como Jesús a Lázaro, i le tomó una foto con su cámara digital. Pretender que de ahora en adelante, todo el que vaya a pintar la cara del Libertador, tiene que solicitar su permiso, es pretender establecer un disparate legal, porque piensa que Simón Bolívar ya no es de Venezuela, de su pueblo, de sus gobiernos, de sus artistas i hasta escritores, sino una propiedad intelectual del Sr. Phillippe Froesch. A mi juicio, es algo inimaginable i no admisible.

      Creo que la serena pero contundente respuesta que le ha dado Omar Cruz, es más que suficiente para anular las pretensiones de este ciudadano francés, que estuvo en Caracas, solamente de paso i trabajó en Europa; de manera que si fuera de Francia, un ciudadano de otra nacionalidad, llega a reconstruir de la manera que la ciencia permite hacerlo, la cara de René Descartes, el rostro de este filósofo francés ya no es de los franceses sino de un “reconstructor” de rostros de otro país, i los franceses cada vez que vayan a reproducir una imágen de Descartes, tienen que buscar un permiso de la propiedad intelectual. Puro neoliberalismo o comercio con un hecho por el cual el gobierno venezolano pagó, pero tendrá que seguir pagando nuevos permisos, no solamente al señor Froesch, sino a sus descendientes quien sabe por cuantas generaciones. Por ser tan respetuosa pero firme i verdadera, la respuesta de Omar Cruz (que por cierto me gusta más el rostro que él interpretó) que no merece decir más nada. Respaldo absolutamente al artista venezolano i creo que debe ser la actitud del gobierno revolucionario i de todo el pueblo, para quien Bolívar es el Padre de la Patria, i su pensamiento la guía fundamental de la Revolución. I para que el señor Phillippe lo piense, todos los otros retratos de Bolívar hechos por artistas contemporáneos o no, siguen siendo valederos, Ese es el rostro que llevamos en alma i mente, i lo que él hizo, fue sin lugar a dudas influido por los rostros pintados que existían. Apuesto a que nuestras investigadoras de los restos, no piensan así porque sería manchar la plana, como este experto que, enredado en sus talones, la traba  absurda ha detenido lo valioso que había hecho respecto al Libertador Simón Bolívar. El pueblo, o piensa o lo dice de otra manera, recurriendo a una jaula. Mi respeto i consideración, para el artista Omar Cruz.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2509 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales



Roberto Jiménez Maggiolo


US Y /venezuelaexterior/a148185.htmlCUS