El Acidito

Venezolanos famosos en Kenia

Ahora no solo nos conocen por los extraordinarios grandes ligas que tenemos en beisbol, el buen momento que vive nuestra vino tinto de futbol y las bellas mujeres de nuestro país, además de la azaña del esgrimista Rubén Limardo, segundo medallista de oro olímpico venezolano y quien ha dado mucho de qué hablar por sus grandes habilidades; sino que también hemos sido noticia en toda África y el resto del mundo por la situación lamentable por un lado y penosa por otro ocurrida con nuestros representantes diplomáticos en Kenia.

Situación lamentable por el asesinato de la encargada de negocios recién nombrada, Olga Fonseca, pero penoso porque primeramente se acusa al antecesor de Fonseca, Gerardo Carrillo Silva, por acoso sexual de funcionarias de la embajada, motivo por el cual este huye de Kenia antes de que nuestro gobierno se pronuncie al respecto.

No bastando con esa ralla, la nueva representante diplomática en lugar de apoyar las investigaciones para que se determine la realidad de los hechos, presuntamente coacciona a las denunciantes para que retiren la denuncia en contra de Carrillo Silva y a los pocos días es asesinada, con el agravante que el presunto implicado de tal atrocidad es otro funcionario de la embajada venezolana (Dwight Ashrubal Saragay, primer secretario), a quien nuestro gobierno le retiró la inmunidad diplomática y acaba de ser acusado formalmente del homicidio, conjuntamente con algunos ciudadanos Kenianos.

Los motivos del asesinato aún se desconocen, pero se habla de lucha interna por el poder y control de la embajada, donde se trató de tomar como pretexto el despido de los trabajadores que denunciaron a Carrillo Silva, tratando de hacer creer que algún o algunos de los trabajadores actuaron en consecuencia por el despido y la vejación de que fueron objeto por parte de la nueva representante de nuestra embajada en el país africano.

Lo cierto es que el gobierno venezolano debe poner mano dura y de ser posible realizar un cambio total de los funcionarios de esa embajada y colaborar con el gobierno Keniano para que se establezcan las responsabilidades y los verdaderos motivos del asesinato.

Muchas veces se critica la remoción de personal diplomático de carrera, pero soy de los que piensa que un funcionario no debe estar mucho tiempo en un cargo porque eso genera una serie de vicios y se hacen los intocables, por ello una de las técnicas de gerencia que sostengo es rotar con cierta frecuencia al personal, primero para que conozcan las funciones y procedimientos en cada uno de los cargos relacionados y segundo para que no se generen ciertos vicios que a la larga son difíciles de controlar. 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2030 veces.

Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.