Henrique de la Santísima Trinidad Capriles y...Mc Donald s

¡Alerta, alerta, alerta que camina la escalera de Capriles por América Latina!

Este documento siempre existió, estuvo oculto hasta que un mal viento lo puso en las manos del pueblo. Sin embargo, nunca se entenderá su significado ni mucho menos su autoría. Este documento de amarillas hojas y escrito en tinta vegetal lo más probable es que haya sido forjado… por algún forjador de estos tiempos. Hoy lo ponemos en sus manos con el riesgo de que después de leerlo pueda usted quedarse encantado imaginando entrar al futuro con una llave de esa que también otro mal viento anda prometiéndola por allí… dizque para abrir el porvenir.

“Yo libertador de naciones y fundador de ellas quiero expresar por vía epistolar al glorioso pueblo venezolano esta sed que quema por dentro pero que hoy me sacia con bendita dulzura el hecho de haber encontrado a un preclaro miembro de mi familia. Orgullo que me crece, principalmente en un día como el de hoy, pues siento que le ha nacido a la patria un libertador de talla universal. Este orgullo patriota que enaltece al bolivarismo (y con ello a aquellos que le gusta el “otro” Bolívar, el moneda) me hace hoy descubrir ante el mundo a un sobrino octavo al que debo asumir una enorme deuda de tantas bendiciones y consejos para que siga su ascendente camino al patio de otras naciones, aunque sea por escaleras. Sobrino que es el único que puede concretar el sueño mío de la Gran Colombia, más si se deja acompañar por otro sobrino octavo, pero de Santander, apellidado Uribe que anda por la frontera en tareas “libertarias” (la misma libertad de Superman). Ellos están destinados por la providencia a plagar al continente de las bondades (de la comida chatarra), porque sencillamente representan la ternura de los pueblos. En el caso específico de mi sobrino octavo, sus ojos tan llenos y llenos de vida hablan a través de su luz de su inmortalidad infinita para la nueva independencia que está por venir. Sus ojos, brotados al viento, son una garantía de que la patria puede mirar mejor con él, y por sobre todo entrar al progresismo. Sus ojos son la mejor expresión del brillo del progreso.

Que nuestra alma no dilate un instante más, tantos años sin Henrique no bastan para que nuestros pueblos se den cuenta de que su escalera libertaria puede allanar cualquier país y hacer que el progreso se apodere de él (de mi sobrino, no del país)”.

Este documento, yo se que lo encontrará alguien y espero sea a tiempo para que mi sobrino pueda tener tiempo de hacer el bien…pero mirando a quien.

Nota: este documento fue forjado por un forjador que buen forjador será… toda su vida. Su original, sin embargo esconde  las intenciones y la autoría pues se cree que el fulano sobrino octavo, lo fue verdaderamente, pero de Nerón. Quien hoy espera desde las tinieblas que se haga realidad su sueño de quemar la libertad de los pueblos. De allí el grito de paz del sobrino octavo …alerta, alerta, alerta que camina la escalera de Capriles por América Latina.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1239 veces.