En representación de la UNETE y Venezuela

Trabajador de Agropatria expresa en reunión de la OIT apoyo a las nacionalizaciones

José Leje interviene en la reunión de la OIT

José Leje interviene en la reunión de la OIT

Credito: Prensa UNETE

17 de diciembre de 2010.-El compañero José Leje, Coordinador de UNETE, integrante del Sindicato de trabajadores de SERVIFOR, empresa filial de AGROPATRIA, en su condición de delegado suplente de los trabajadores ante la 17ª Reunión Regional Americana que se desarrolla en Santiago de Chile, asumió la representación de los trabajadores de Venezuela ante el plenario, expresando a los Gobiernos, Trabajadores y Empleadores de la Región de las Américas lo siguiente:

Un saludo de los trabajadores venezolanos que luchamos por transformar nuestra realidad y construir otra sociedad para nuestro pueblo, a todos los presentes en esta Reunión Regional Americana.

En el aparte 58 del informe general que presenta nuestro director general, hace referencia a la convicción expresada en la introducción del pacto mundial para el empleo, presentado a los representantes tripartitos de la OIT en la 98 reunión de la conferencia internacional del trabajo en junio de 2009, dice que “ el mundo debe funcionar mejor”

Los trabajadores de la UNETE Venezuela queremos parafrasear esto y decir que no solo el mundo debe funcionar mejor, sino que otro mundo es posible.

En el aparte 59 de ese mismo informe, el director general dice:”…las economías pueden ir mejor, pero mientras la gente no tenga empleos e ingresos suficientes, esa recuperación no será real ni sostenible.”

Partiendo de la premisa arriba mencionada de que otro mundo es posible, la UNETE considera que además del empleo e ingreso suficiente, el trabajo decente debe ser también un trabajo consciente y que nos libere.

Quiero referirme como una muestra a mi caso particular, soy trabajador de la nueva Empresa AGROPATRIA, que surge como consecuencia de la nacionalización de la Empresa AGROISLEÑA, corporación que tuvo hasta hace poco el monopolio del sistema de insumos para el sector agro productor de nuestro país.

Esta corporación vendía las semillas híbridas, la maquinaria para realizar la siembra y cosecha y proveían los insumos (por cierto agrotóxicos) para el presunto desarrollo y protección de esos cultivos.

Esta empresa trabajaba con materia prima suministrada por las cuatro principales empresas transnacionales productoras de agrotóxicos en el mundo como son: DUPONT, SUNGENTA, DOW Y MONSANTO. Todos sabemos que estos agrotóxicos son el resultado del desarrollo de químicos utilizados en la guerra, como el gas naranja, utilizado en la guerra de Vietnam. Estos productos fueron creados para dañar, para matar.

Es más, para utilizar estos productos en los cultivos era necesario modificar la genética de las plantas, pero quien modifica la composición del suelo, la del agua o más bien la humana para hacernos resistentes a estos químicos que fueron creados para la muerte y nos lo vendieron con total irresponsabilidad presuntamente para la vida.

El manifiesto por la vida, Bogotá, mayo de 2002 expresa:”.. La crisis ambiental es la crisis de nuestro tiempo. No es una crisis ecológica sino social (…) la crisis ambiental es una crisis moral de instituciones políticas, de aparatos jurídicos de dominación, de revelaciones sociales injustas, y de una racionalidad instrumental en conflicto con la trama de la vida.

Yo puedo tener un buen empleo y salarios suficientes trabajando en una distribuidora de semillas hibridas, pero si no estoy consciente que esa semilla que estoy distribuyendo está tratada genéticamente para que solo se desarrolle si el campesino agricultor le agrega los químicos que la misma empresa de semillas también distribuye y lo peor que luego que el campesino recoge la cosecha no puede utilizar como semilla por ejemplo el maíz, porque genéticamente se desarrolla estéril, como trabajador estaría colaborando a que el campesino, sea dependiente del empresario distribuidor de semillas. Y que es el campesino, el pequeño productor: UN TRABAJADOR. Yo tendría un empleo decente como trabajador de la distribuidora de semillas, pero estaría colaborando, repito, a que otro trabajador vea mermado el ingreso por su producción, es decir el campesino no tendría ni libertad, ni seguridad, igualdad y por ende estaríamos afectando la dignidad del trabajador campesino. Es decir , mi trabajo decente estaría haciendo indecente el trabajo del productor.

Por eso en Venezuela nos abrimos camino, nuestra central Sindical UNETE, sus organizaciones afiliadas, la mayoría de los trabajadores venezolanos estamos construyendo una nueva historia, con la participación de los trabajadores, a través nuestras organizaciones, nuestros sindicatos, en la planificación, producción, distribución y comercialización de nuestras empresas, he allí un reto, un desafío que va más allá de generar satisfacciones individuales, ser responsables de garantizar a nuestro pueblo, entre otras cosas la soberanía alimentaria, que hoy le siguen negando los sectores empresariales tradicionales.

Como dije, soy trabajador, dirigente sindical de la Empresa AGROPATRIA y desde su anuncio, apoyamos la decisión gubernamental de nuestro país de nacionalizar AGROISLEÑA.

Y refiriéndome a las Normas internacionales, a los convenios también, en nombre de ellos, el sector empresarial y con la excusa de que estaban generando empleos poco o nada les interesó el daño que causan a nuestro suelo, fauna, a nosotros como trabajadores y al pueblo venezolano al someterlo al desabastecimiento de los productos de primera necesidad.

Cosa parecida pudiera estar sucediendo en este espacio, donde los actores que en Ginebra se rasgan las vestiduras por el diálogo social o el famoso tripartismo, asumen en América otra postura. Hacemos un llamado a la honestidad y a abandonar el doble rasero que tanto daño le hace a una Institución como ésta.

Para finalizar, ratificamos nuestra solidaridad con la lucha de los trabajadores públicos chilenos, exigiendo al Gobierno el reingreso a la administración pública de los 8000 despedidos y que convierta en realidad el discurso que hemos escuchado en estos espacios.
También condenar el golpe de estado en Honduras, el intento de golpe en Ecuador y cualquier aventura que atente contra la libertad y la democracia y los pueblos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4699 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /trabajadores/n171587.htmlCUS