Los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras

El momento histórico que actualmente vive la patria, que las y los comunistas hemos caracterizado como un proceso de liberación nacional orientado hacia la construcción del socialismo, requiere de un instrumento mediante el cual los trabajadores y las trabajadoras puedan desmontar las viejas estructuras que persisten dentro del Estado y que hacen de éste todavía, por la base económica capitalista, un Estado donde la burguesía obtiene el mayor beneficio en el proceso productivo.

Para ello es indispensable que la clase social llamada a edificar el socialismo (como sujeto histórico fundamental de éste), la clase trabajadora, se organice definitivamente mediante un instrumento jurídico de vanguardia, a la altura de la coyuntura política en la que se vislumbra desde ya, por la exacerbación de las contradicciones de clase (consecuencia del tránsito hacia el socialismo), un reacomodo y reagrupamiento de los sectores más reaccionarios de la derecha. Tal forma de organización son los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras, cuyo anteproyecto de ley fue introducido a la Asamblea Nacional en el 2007 por el Partido Comunista de Venezuela.

La tarea urgente en los actuales momentos, dadas las debilidades existentes en la clase trabajadora, es la de elevar su nivel de organización y su formación ideo-política, convertirla en vanguardia del proceso revolucionario (superando las divisiones orgánicas y sindicales), y conducirla a la superación, a favor del interés del pueblo, de la contradicción fundamental del capitalismo, es decir, la que existe entre la producción colectiva de bienes y servicios, y la apropiación de la plusvalía por unos cuantos dueños de medios de producción. Es indispensable entonces ganar la conciencia de los trabajadores y las trabajadoras para el socialismo.

Las labores de los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras no deben entrar en contradicción con los sindicatos. Por el contrario, ambas actividades deben complementarse. Pero los Consejos Socialistas tienen una tarea primordial, y es la de impulsar a la clase trabajadora para convertirla en conductora del proceso revolucionario, en la fuerza motora que construya las nuevas relaciones de producción del socialismo. Como se especifica en el artículo 14 de la Propuesta de Ley (sobre las funciones, fines y atribuciones de los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras), en su apartado primero: “La acción organizada y consciente de los trabajadores y trabajadoras en lucha contra la explotación del trabajo, por consolidar la independencia nacional y construir una sociedad socialista, asumiendo la defensa de los intereses supremos de la clase trabajadora y del pueblo en su conjunto, frente a los planes de dominación de los monopolios transnacionales y en general ante las pretensiones antinacionales, antipopulares y lucrativas de los dueños del capital, o quienes actúen en representación de sus intereses”.

Debemos, pues, impulsar la constitución de estos Consejos en cada centro de trabajo, en cada fábrica, y al mismo tiempo instar a la Asamblea Nacional para que ponga en discusión el proyecto de ley que les dará basamento legal.

Sólo con una clase trabajadora unida será posible la construcción de una sociedad más justa, la sociedad socialista.

Militante del PCV
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3939 veces.