“Las masas pueden sacrificar su hoy por su mañana hasta un límite muy definido…” 2da parte

Algunas Consideraciones y 11 Propuestas de Emergencia Económica para Salir de esta Crisis

Llegamos al momento de la chiquitica: por un lado está la decisión de la MUD que ha dicho, que va echar el resto para sacar a Maduro con todos los mecanismos constitucionales disponibles, acompañando esto con acciones de fuerzas y, por el otro, se ha hecho más evidente, que el gobierno demuestra que no tiene capacidad por sí solo, de proponer e implementar las medidas necesarias para resolver la Emergencia que vivimos. En esta oportunidad me referiré sólo a la situación económica y social del país. Eso fue un compromiso que hice ante los lectores del artículo anterior en aporrea. org: “Las masas pueden sacrificar su hoy por su mañana hasta un límite muy definido…”

Escrito hecho tan sólo para recordar eso que dijo Trotsky. Dicho en criollo sería: El pueblo se puede calar algunos sacrificios hoy, por un tiempo muy limitado a condición de que pronto va a estar en mejores condiciones de vida. Esto vino a propósito, de que un día como ese, 2 de marzo 1921, fue cuando en la URSS se decidió a implementar la NEP. Nada de querer comparar aquello con esto que está pasando acá. Pero dije de nuestra situación, “… la realidad es que el proceso bolivariano, necesita que el gobierno del presidente Maduro tome hoy las medidas económicas, políticas y sociales necesarias para enrumbar de nuevo la revolución iniciada con Chávez”. Como vemos que hasta ahora no las toma, salgo de prosista para hacer algunas propuestas, así tampoco las tenga en cuentas.

Diagnosticando al enfermo..

En la radiografía que todos los días se hace, se observa que los órganos de funcionamiento de los aparatos económicos, sociales, políticos y morales se ponen en peores condiciones para sobrevivir. Esto lamentablemente ahora es así, siendo que después que llegó a la presidencia Chávez, se obtuvieron importantes conquistas económicas, sociales y políticas. Y, eso se alcanzó con todo que no se ha podido, “transcender el capitalismo”, como a Chávez le gustaba decir, desde que lo expresara la primera vez en Mar de Plata, Argentina, en febrero 2005, cuando se instaló la IV Cumbre de la Deuda Social.

No sólo, no se transcendió sino que en estos últimos dos años nos ha tocado, horadar con él hacia atrás, viviendo el drama de las colas; la acción de los bachaqueros; la angustia por la escacez de adquirir alimentos, artículos de aseo personal, medicinas, repuestos entre otros bienes. En el diagnóstico de todas esas patologías que padecemos, ha quedando demostrado, la incapacidad de las instituciones del gobierno, entre ellas, las empresas de alimentos y manufacturas y los fundos agrícolas en manos del gobierno. En su inmensa mayoría están improductivos por la ineficiencia y negligencia de la burocracia que los administran.

Sin embargo, la escasez es también por los efectos de las acciones de empresarios y comerciantes inescropulosos que en su doble propósito de obtener mayores márgenes de ganancias y de generar mucho más odio contra el gobierno, acaparan, esconden y remarcan productos, propiciando lo que el presidente Maduro y el gobierno, califican de “guerra económica”. Guerra que estamos perdiendo, porque provoca distorsiones en nuestra economía, generando esta recesión que soportamos y disminuyendo de manera drástica, el poder adquisitivo de la población..

Y como siempre el pueblo trabajador paga por las malas condiciones de la economía

La recesión económica ha contagiado a todos los sectores industriales instalados en el país, salvo contadas excepciones. Muchas de las empresas de alimentos, medicinas y manufactureras están al borde de la quiebra, o al 15 o 20% de su capacidades productivas. Y, ya esa recesión, la están pagando los trabajadores y trabajadoras. Algunas entidades de trabajo han tomado la decisión de mantener una cantidad de personal fuera de planta o de disminuir la jornada laboral, y otras, están solicitando en las Inspectorías del Trabajo, la suspensión temporal de la relación de trabajo con el personal de sus nóminas. En dos, tres o más meses, esos trabajadores quedarán sin salarios. Es decir, sin sustentos para mantener a sus familiares, lo cual aumentará el clima de inestabilidad y conflictividad en el país.

El escollo mayor, es la no inversión en el aparato productivo, salvo los gastos en importaciones de medicinas y alimentos hechas por el propio gobierno. No están autorizando y liquidando dólares para las importaciones de materias primas, maquinarias y repuestos para manufacturar o ensamblar bienes y productos. Y, las empresas transnacionales o nacionales monopólicas como las del grupo “Empresas Polar, que hace tres años atrás, desenfrenadamente recibieron montos cuantiosos de dólares para hacer sus importaciones, ahora juran y perjuran que no tienen dólares para ellas mismas cubrir sus necesidades de importar los materiales y equipos que necesitan.

Sin embargo, lo peor no es lo malo que está la situación sino lo terrible que se va a poner si es que pronto, no se toman las medidas de Emergencia Económica necesarias o si llegan al poder los partidos que integran la MUD. Estos últimos, liquidarían una a una esas conquistas que todavía perviven. Teniendo sólo la mayoría parlamentaria, ya pretenden cambiarlo todo. Para una muestra un botón: El proyecto presentado en la AN de “Ley Orgánica de Restitución, Devolución de Activos y Garantía de la Propiedad Privada en Venezuela”. Este proyecto concentra todo el programa de la burguesía nacional e internacional. ¡Todo el poder al capital!

Consideraciones a tomar en cuenta:

a). El gobierno nacional y todos los poderes del Estado no pueden seguir ciegos y sordos ante la peligrosa situación que padecemos.

b). El poder Ejecutivo y las organizaciones políticas que lo apoyan no deben seguir manteniendo una actitud de desprecio y descalificación en contra de personalidades, organizaciones políticas, movimientos sociales y gremiales que han hecho críticas y presentado propuestas ante la crítica situación del país y a la actitud de inercia del gobierno nacional.

c). No pueden continuar los miembros el Poder Ejecutivo y de la dirección del PSUV respondiendo de manera sectaria y hasta con acciones autoritarias, -incluso en contra de organizaciones y dirigentes que hicieron posible el triunfo de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales del 2014-, tan solo porque se cuestionen sus acciones.

El presidente Maduro, su equipo de gobierno, el PSUV y los otros partidos del GPP, serán los únicos responsables de que se pierda el gran esfuerzo histórico logrado con la revolución bolivariana y pagarán sus culpas políticas y administrativas si este proceso fracasa. En nuestras manos y las de todo el pueblo está la única posibilidad del recuperar el proceso bolivariano.

Medidas económicas para la discusión

Para la izquierda, esta discusión siempre se llena de prejuicios. A riesgo de que me consideren reformista o de capitularle al gobierno, como ya muchos lo hacen, pero que ni el gobierno mismo lo cree, y no comprometiendo por ello, a las corrientes políticas y organizaciones sindicales con las que estoy vinculado, creo que en esta etapa de la crisis, es necesario tomar algunas medidas temporales de ajustes o capitalistas. Tan capitalistas como lo es, el sistema actual que impera en Venezuela. De todos modos, no se preocupen, lo único que estoy haciendo es, proponiéndolas.

Lo que hay en tener en cuenta, para tomarlas o no, o de proponer sólo medidas revolucionarias o socialistas, son las condiciones de las correlaciones de fuerzas de clase y de sectores de ellas existentes. Evalúe usted, para quienes son más favorables las condiciones objetivas y subjetivas. Qué riesgo hay por la correlación de fuerza nacional e internacional? Son buenas o las malas las bases materiales existentes en nuestra economía? Entonces, que hacemos ante el peligro de perderse todos los avances y hasta el proceso revolucionario mismo?

Financiamiento a cambio de destrucción de nuestro medio ambiente, NO!

Hechas las consideraciones anteriores debe quedar claro, que en el saco de propuestas a implementarse en éstas situaciones excepcionales, hay medidas que no se pueden validar. El presidente Maduro en su afán de encontrar mecanismos para financiar los gastos que el gobierno necesita, anunció un decreto para cuantificar las reservas mineras ubicadas en el Arco Minero del Orinoco y en una reunión con 150 empresarios de 35 países, trasmitida por cadena nacional, firmó un Memorando de entendimiento con algunos de estos empresarios para la explotación de los 114 mil kilómetros cuadrados que es el espacio calculado de estas reservas de oro, diamante, hierro, cobre, , bauxita y coltán.

En esa decisión no se puede acompañar al gobierno. No se puede extraer esos minerales, sin tomar en cuenta el impacto ambiental que, sobre todo la explotación del oro, provocaría, ya que está ubicado este Arco en una zona muy frágil en su equilibrio ambiental. Es decir, a futuro sería el remedio peor que una enfermedad. Para hacer la extracción del oro y diamante se utilizarán mercurio, cianuro y otros químicos altamente contaminantes, que también afectaría la vida de la fauna y las personas que allí trabajen y habitan. No es que no se extraiga del subsuelo, otro mineral distinto al petróleo, si no que no se puede extraer minerales o explotar reservas forestales que pongan en peligro la vida de importantes ríos y enormes porciones de suelos y vegetación,

No puede prevalecer el ansia y desespero de explotar las 7 mil toneladas de reservas que se estiman hay allí, por la inmensa cantidad de dólares que ello produciría, antes que proteger esa parte de la naturaleza que a bien gracias está ubicada en nuestro territorio, o antes que la misma vida y salud de los seres humanos que allí habitan. Es posible encontrar otros mecanismos de financiamiento que no signifiquen destrucción de nuestra biodiversidad, como es posible aplicar algunas medidas económicas que contemplen los menos sacrificios posibles para los trabajadores y al pueblo.

Para salir de esta recesión, aumentar los niveles de productividad y con ello, mejoras notables de nuestras condiciones de vida y trabajo, son necesarios abordar problemas como: el pago de la deuda externa; el tipo de cambio; mecanismos para el ahorro de divisas; incentivar la exportación; la disciplina fiscal; nuevos impuestos a la banca; hacer productivas las empresas del estado; elevar la producción nacional de alimentos, medicinas y manufactura, agrícola y pecuaria; una política para la compensación salarial. Es necesario también encarar la propuesta de la Auditoria Pública y Ciudadana contra el Desfalco a la Nación,

Propuestas

Deuda Externa: Que de inmediato se tomen medidas para no continuar erogando dinero para pagar una deuda externa que a todas luces se sabe, fue adquirida de forma ilegal y fraudulenta. Que esta medida se haga asumiendo los riegos que sean. Como medidas alternativas: Un acuerdo con los acreedores para una suspensión de pagos por 3 o más años. O, renegociación y/o recompra de la deuda que disminuya su valor nominal para que con ello el pago de capital e intereses sea ínfimo a las arcas del país.

No se puede seguir pagando puntualmente a la banca internacional y, por eso sentirse orgullosos, mientras al pueblo se le pide sacrificios, tras sacrificios.

2.- Unificación Cambiaria: Es obligatorio, poner orden de una vez por todas en la política monetaria, estableciendo un sistema que simplifique el tipo de cambio a utilizar. Lo primero que se tiene que lograr es acabar con el mercado paralelo de dólares y demás monedas extranjeras. Esa es la razón principal, de la inflación desenfrenada que tenemos. Mientras exista mercado paralelo no hay control de precio que sirva.

3.- Mas impuestos a la banca que al pueblo trabajador: Imponer de emergencia una reforma tributaria en donde la banca pague mucho más de lo que hoy paga, haciendo valer el principio de que el que más gane más pague. Exceptuando en el pago ISLR a los que viven solo de su trabajo, y que solo paguen, aquellos que ganen más de 7 salarios mínimos mensuales.

4.- Financiamiento de la banca pública a la agricultura: Por Ley, obligar a la banca pública y privada que financie de forma extraordinaria con una cartera altamente suficiente, para reactivar la agricultura y haga posible cultivar ya en las 35 millones de hectáreas que están ahora aptas para la siembra. Estos financiamientos deben hacerse con pagos a largo plazo y a bajas tasas de interés.. A los pocos meses con las cosechas de estas siembras, se estaría ahorrando al Estado unos 2 mil novecientos millones de dólares.

5.- Reprogramar el pago en divisas de las obras de infraestructuras y con proveedores de materias primas, contratadas con empresas de China, Francia, Brasil, Argentina y otros países. Además cobrar el petróleo a los países beneficiados con el acuerdo de Petrocaribe en plazo menor, al que ahora se hace, cobrando el 100% de las facturas.

6.- Sustituir las importaciones que ahora hace el gobierno por un programa y compra de productos nacionales y utilizar todo o parte de este ahorro, en la producción de los medicamentos que hoy escasean en el país y que de inmediato se pueden elaborar aquí, ya que existe la infraestructura de laboratorios farmacéuticos suficientes para hacerlo.

7.- Reducir gasto superfluos del estado, así también los gastos en adquisición de armamentos, de equipos y maquinarias para la FANB y utilizar estos recursos para la inyección del financiamiento en un programa de modernización del sistema de transporte público e ir sustituyendo hasta el 2017, las 63 mil unidades obsoletas con 25, 30 y más años de servicios. Cambiarlas por unidades nuevas, ensambladas por las empresas privadas y del gobierno del ramo que están aptas, utilizando más del 50% de materia prima nacional, que funcionen con motores sólo a gas, ahorrando una cantidad enorme de litros de gasolina y gasoil y con ello, de dólares a la República.

Decisión que empezaría a acabar con la tortura para el pueblo de las humillantes colas que tienen que hacerse en las horas pico, por la falta de unidades de transporte público, en todas las Ciudades del país. Crisis de insuficiencia de transporte que no se resuelve solo dotando a la misma flota obsoleta con cauchos, baterías y repuestos como los transportistas ahora exigen.

8.- Reactivar las empresas en manos del gobierno: Con plazos previamente establecidos, todas las empresas estatizadas y que hoy están improductivas, hay que ponerlas, bajo un verdadero control de sus trabajadores y no como ha sido hasta hoy, que son dirigidas y controladas por una burocracia incapaz e ineficiente, designada desde Caracas.

El control de los trabajadores sobre estas empresas debe ser ejercido por un Consejo de Trabajadores, electos democráticamente, removible cuando en asamblea de trabajadores así se decida. Esos organismos deben ser vigilados por los consejos comunales y comunas de las zonas en donde están ubicadas cada una de estas Entidades de Trabajo. Y, los sindicatos, seguirían cumpliendo sus funciones naturales e históricas, como defensores de las conquistas de los trabajadores, de sus derechos legales y de los que establezcan sus convenciones colectivas. Todos los miembros de los sindicatos y sus afiliados, tendrían derecho a ocupar cargos en la dirección y vigilancia de sus referidas empresas y los deberes de acatar la disciplina de trabajo que en estas se establezcan.

9.- Congelar ya los precios de los productos con o sin subsidio de parte del gobierno, por un lapso de 6 a 9 meses. Después de ese tiempo estipulado, se hace una revisión, según las estructuras de costos y los márgenes de ganancias y junto a esto, el gobierno proporcionalmente, va bajando porcentajes del Impuesto al Valor Agregado (IVA), hasta acabar con ese impuesto regresivo a los consumidores, del que desgraciadamente nos hemos acostumbrado.

10.- Por una política de recuperación del salario. Con una política de control de precios y de aumento salarial es cuando puede haber verdadera recuperación económica. El plan debe contemplarse con una revisión del salario real cada dos meses, proporcionalmente se va indexando según la inflación.

11.- Auditoria Pública y Ciudadana sobre la Deuda Externa, el Desfalco a la Nación y a la Fuga de Capitales: Este es otro gran escollo al que debe responder el gobierno para poder dar seguridad de que su lucha contra la corrupción es transparente. Es que no pueden seguir desconociendo la propuesta que han hechos organizaciones y algunas personalidades, afines al proceso bolivariano para desarrollar la Auditoria Pública y Ciudadana sobre la Deuda Externa, el Desfalco a la Nación y a la Fuga de Capitales. Esta manera de investigar las instituciones públicas y a las conductas administrativas de sus responsables es idónea para demostrar de parte de los gobiernos que las autorizan, de que no esconden y protegen a instituciones y funcionarios de hechos dolosos. Ya esto se ha hecho en otros países y quienes más salen fortalecidos de las acciones de las Auditorias Pública son los mismos gobiernos que proceden a autorizar su realización. Por lo tanto se debe apoyar, sin cuestionamiento alguno, la realización de estas Auditoria.

Para finalizar, cabría preguntarse: cómo hacemos para encontrar escenarios en donde estas y todas las otras propuestas ante la crisis que tenemos centenares de militantes de la revolución las podamos discutir, y sirva hasta desarrollar una política de movilización para imponerlas? Pueden surgir miles de ideas, propongo una: Hagamos posibles el Poder Popular Constituyente. Que las distintas organizaciones revolucionarias se pongan de acuerdo para convocar a un Encuentro o Congreso Nacional que preparen las movilizaciones para exigir los Cambios Necesarios al gobierno!!







Esta nota ha sido leída aproximadamente 1296 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Stalin Pérez Borges


Visite el perfil de Stalin Pérez Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Stalin Pérez Borges

Stalin Pérez Borges

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /trabajadores/a224259.htmlC0http://NON-VEca = .