División de la Clase Obrera

El proceso revolucionario  venezolano no escapa a las contradicciones dialécticas propias de cualquier movimiento social, que se traducen en enemigos externos  y enemigos internos, que en los actuales momentos podemos apreciar con mucha claridad.

ENEMIGOS EXTERNOS. Este sector se encuentra ubicado como todos sabemos en la derecha venezolana, representado por la MUD, organización de carácter fascista dirigida  y financiada por EE.UU y la burguesía nacional e inclusive por el capital financiero sionista internacional.  Su objetivo es desestabilizar el gobierno para provocar su derrocamiento por la vía electoral o del golpe clásico militar.

ENEMIGO INTERNO. Este es el enemigo más peligroso para nuestro proceso revolucionario, porque es el caballo de Troya que tiene la derecha en el interior del proceso revolucionario para dinamitar desde adentro, el desarrollo revolucionario de nuestro proceso Bolivariano. Este sector se mimetiza dentro de la Revolución, usan las franelas rojas, nuestro  lenguaje, aparecen como los más radicales, tienen una habilidad  muy eficiente para trepar en el PSUV y en el Gobierno Nacional logrando ubicarse en ministerios claves y sobre todo participan con mucho éxito en la toma de decisiones políticas y económicas del Estado sobre todo en la área económica donde han logrado la asignación de divisas (dólares) por sobre las necesidades reales del funcionamiento del sector productivo privado representado en Fedecamaras.  Esta fuerza de derecha infiltrada en nuestra Revolución es la responsable de la ineficiencia manifiesta del Gobierno como también de un porcentaje muy elevado de los casos de corrupción, como también  de la falta de una política eficaz y revolucionaria para obligar a los comerciantes a respetar los precios de los productos básicos de alimentación de la dieta del venezolano.

En el auditorio  Ali Primera de la ciudad de San Cristóbal se llevo a efecto el 14-9-2013, una asamblea programada y dirigida por funcionarios del Ministerio del trabajo, Diputados de la Asamblea Nacional y Asambleas legislativa Regional con el propósito de crear el capitulo Táchira de la Federación Nacional Socialista de Trabajadores Bolivarianos, sobre este evento es necesario informar que se trata de una vulgar acción contrarrevolucionaria para dividir a la clase obrera por las razones indicadas a continuación:

1.      Los funcionarios del Ministerio del Trabajo de Caracas y del estado Táchira en particular como también los Diputados de la Asamblea Nacional y Asamblea Legislativa,  encargados de la creación de la Federación antes referida están violando el derecho democrático de la clase obrera de organizarse y elegir sus representantes, esta actitud demuestra un flagrante delito tipificado como CONFLICTO DE INTERESES. La clase obrera no debe aceptar  bajo ningún  punto de vista que los patrones se encarguen de formar sindicatos y menos Federaciones por la sencilla razón que tienen intereses económicos opuestos, antagónicos e irreconciliables y menos aun  del Estado por su condición de arbitro de hacer respetar las leyes laborales que implica tener un carácter neutral para garantizarlas.

2.      Los delegados de Caracas y voceros en San Cristóbal del flamante Ministerio del Trabajo se comportaron de una forma contrarrevolucionaria por cuanto no tomaron en cuenta a la organización UNETE BOLIVARIANA, esta organización tiene 29 sindicatos afiliados con varios años de existencia, con orientación bolivariana defensores de nuestro proceso Revolucionario Bolivariano  de trayectoria revolucionaria en el Estado Táchira. UNETE funciona en el Estado Táchira y a nivel Nacional con una trayectoria de varios años defendiendo los intereses de la clase obrera y de nuestro proceso Revolucionario Bolivariano.

3.       Es importante expresar que estos delegados espurios contrarrevolucionarios no llamaron ni informaron a UNETE sobre su tarea de zancadilla contrarrevolucionaria como es la de tratar de crear la Federación ya descrita.

4.      Estos delegados y voceros contrarrevolucionarios presentaron como organizaciones obreras a unos sindicatos sin ninguna relevancia en el Estado Táchira, por cuanto han sido formados recientemente con la anuencia del PSUV y del Ministerio del Trabajo que se presto para este acto criminal y divisionista de la clase obrera en este Estado, son unos cascarones vacios.

Es inexplicable que timando en consideración el ataque que está sufriendo nuestro Gobierno Nacional de parte de la derecha nacional e internacional expresado en el desabastecimiento de los productos alimenticios básicos del pueblo venezolano, de respuestas para el parque automotriz, de la especulación en tiendas, abastos, venta de respuestas etc. Para producir irritación del pueblo, con el propósito programado de desestabilizar nuestro gobierno para propiciar su caída mediante de las elecciones o el golpe militar clásico, Estos señores contrarrevolucionarios miembros del PSUV y funcionarios del Ministerio del Trabajo

El enemigo interno de nuestra Revolución Bolivariana hizo su presencia miserable y nauseabunda El sábado 14 del mes en curso cuando  se llevo a cabo  en el auditorio ALI PRIMERA de San Cristóbal el acto de la creación de la “CENTRAL SOCIALISTA DE TRABAJADORES” capitulo Táchira, con la presencia de Néstor Ovalles, viceministro de Seguridad Social, acto que fue impugnado por UNETE por considerar que el método utilizado es completamente ilegal, excluyente y contra revolucionario por las siguientes razones indicadas a continuación:

A.-UNETE, no fue informada sobre este acto, ignorando de forma prepotente, mal intencionada y con fines oscuros  su existencia de varios años en este Estado, su trayectoria revolucionaria en defensa de  los intereses supremos de  la Revolución Bolivariana  y de las organizaciones sindicales afiliadas a ella.

B.-DIÓGENES GÁMEZ nombrado Presidente de La Central Bolivariana Socialista de Trabajadores del Estado Táchira, en este acto del 14 de septiembre ya descrito, por influencias políticas de parte de una Diputada a la Asamblea Legislativa del Estado Táchira miembro del PSUV. Este seudo dirigente sindical no tiene trayectoria revolucionaria en la clase trabajadora del Estado Táchira por cuanto es un  vulgar oportunista y revisionista  que se ha prestado  precisamente para esta jugada de división de la clase obrera de parte del sector infiltrado en el Gobierno y la Revolución  disfrazado de chavista, que es un enemigo interno muy importante dentro de nuestro proceso revolucionario, que juega a la desestabilización del  Gobierno Bolivariano, para propiciar su caída.

C.-No tiene lógica revolucionaria que estando apenas a dos meses y medio de las elecciones Municipales del próximo mes de diciembre, las cuales son muy importantes porque se está jugando el destino de nuestra Revolución, estos sectores ya descritos con su actitud contrarrevolucionaria referidas anteriormente dividan a la clase obrera, que sin lugar a dudas va hacer otro ingrediente negativo en la intención del voto del pueblo en las elecciones de diciembre con respecto a nuestros candidatos. Este factor se va a sumar a otros que están causando la erosión del piso político entre los sectores populares que es precisamente el que ha sustentado nuestra revolución, entre los factores de mayor relieve voy a citar los siguientes: la inflación y especulación de los precios de los productos de primera necesidad como son los alimentos y medicinas,  el desabastecimiento de los productos antes mencionados, estrategia que como todos sabemos viene de la burguesía capitalista representada en el sector empresarial.

UNETE, no está en contra de la creación de la Central Socialista de Trabajadores, todo lo contrario desea integrarse y ayudar a su desarrollo y consolidación de la misma en aras de la unidad de la clase trabajadora para tener un instrumento clasista que defienda sus intereses de clase creadora de la riqueza social para mejorar sus condiciones de vida material  y cultural de sus familias, como también defender aun con su vida los intereses supremos de nuestra Gran REVOLUCION BOLIVARIANA.

Tomando en consideración lo antes expuesto solicitamos la nulidad del acto de la creación de la directiva regional de la Central Socialista de Trabajadores capitulo Táchira llevada a efecto de forma ilegal el 14-9-2013, en tal sentido exigimos que se utilice un método democrático para su creación en el cual se respete de forma enfática la organización revolucionaria UNETE y sobre todo su jerarquía en la clase trabajadora tachirense ganada por jornadas de luchas revolucionaria en defensa de sus intereses clasistas y en defensa también de nuestro maravilloso y ejemplar proceso revolucionario bolivariano.

CONCLUSION

La creación de la central socialista de trabajadores desde el punto de vista revolucionario es sumamente positivo porque en primer lugar unifica las organizaciones sindicales de izquierda para defender  los intereses de la clase obrera y de nuestra Revolución Bolivariana en particular, pero el método utilizado para su creación no es el correcto y menos revolucionario por cuanto presenta rasgos de autoritarismo, exclusión, y ventajismo que favorecen a sindicatos recién constituidos por el Sr. Diógenes Gámez sin trayectoria e historia revolucionaria en el Estado Táchira, que fueron creados bajo la directriz de funcionarios del Estado venezolano mencionados anteriormente, con el fin manifiesto en contra de la organización sindical UNETE,  que por su condición revolucionaria de defensa de los trabajadores y de la Revolución Bolivariana es precisamente un obstáculo para lograr sus objetivos conspirativos con el fin de provocar la caída del Gobierno Bolivariano Nacional. El resultado de la creación de la CENTRAL SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES, no es otro que la división de la clase obrera que se ajusta totalmente a las aspiraciones del enemigo interno de nuestra Revolución Bolivariana ampliamente explicado.

Rafael Fraile G

San Cristóbal,  17-9-2013


Esta nota ha sido leída aproximadamente 994 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /trabajadores/a173953.htmlCUS