El Golpe de Timón es la palabra de Chávez, es la palabra de la gente

 

“El 7 de octubre de 2012, luego de conocerse la victoria del candidato de la patria con 56% de los votos,

el presidente Hugo Chávez Frías anuncio desde el balcón del pueblo que

un nuevo ciclo empezaba el mismo 8 de octubre.

Pocos días después, el 20 de octubre, se llevo a cabo el primer consejo

de ministros de este nuevo ciclo, en el cual el comandante hizo un llamado

a la crítica y la autocrítica, a multiplicar la eficiencia, fortalecer el poder

comunal y desarrollar el Sistema Nacional de Medios Públicos, entre

otros temas de la construcción del socialismo.

Este documento sintetiza sus palabras, como un instrumento

para el debate en el que TODOS DEBEMOS PARTICIPAR”.

 

Las anteriores líneas, pertenecen a la presentación del pequeño librito (pequeño en tamaño y peso, e inconmensurable en contenido) conocido como “Golpe de Timón”. (Pág. 7)

 

Luego del triunfo del compañero Nicolás Maduro por tan estrecho margen, indudablemente que es mucho lo que tenemos que reflexionar. Reflexionar en base a los análisis, discusiones y debates, porque los números electorales, no solo los recientes, sino desde cierto tiempo para acá nos están indicando que para el campo de la revolución, algo no esta saliendo bien, algo no se esta haciendo bien.

 

Los hechos nos están llevando o más bien nos exigen a ser muy precisos en el análisis, porque como me dijo un camarada en estos días: “como están las cosas, el que se equivoque es mucho el riesgo que corre”. En este sentido me parece que nuestro análisis tiene que partir desde los motivos y pareceres de aquellos que conforman el sector mas explotado de nuestra sociedad. Con toda la sinceridad que amerita la ocasión tenemos que escuchar al obrero, a la ama de casa, a la gente de nuestros barrios, a los campesinos, a los indígenas, en fin, a aquellos sectores que conforman la mas viva expresión de reclamos que tienen todo el tino del mundo en la imponente realidad.

 

Decía anteriormente que los números desde hace un tiempo nos indicaban que la cosa no estaba muy bien. Vale la ocasión para citar un articulo que me fue publicado en aporrea, de fecha 17-10 2012, titulado “ratificamos a Chávez pero la cosa no esta como para tirar cohetes”.  Precisamente el compañero Chávez es un gran impulsor del debate y nos invita a reflexionar de manera crítica en torno a que o en que podríamos estar fallando. Ese primer consejo de ministros luego del señalado triunfo en octubre de 2012, recoge de alguna forma las querellas y exigencias de la gente. He aquí algo que les dijo a los ministros el compañero Chávez ese día:

 

“Triste es que nos quedemos callados, para que no me llamen piedrero. Aquí no estamos de niños de segundo grado ni de la escuelita primaria, este es el gobierno revolucionario de Venezuela, ratificado por un pueblo hace dos semanas, pero muy criticado por un pueblo y con razones, y esta son algunas de las razones: falta de eficiencia” (Golpe de Timón, Pág.36)

 

Para buen entendedor, esas pocas líneas. Creo que el compañero Chávez nos esta diciendo, que un gobierno que se reclama revolucionario y todo lo demás, no va a ganar elecciones simplemente con campaña electoral. Ganara elecciones en la medida que sea eficiente y ser eficiente para un gobierno en el marco de un proceso como el nuestro entre otras cosas quiere decir que hay que darle respuesta a la gente y eso se logra, estructuralmente siendo capaz de golpear al capital para privilegiar al trabajo, porque en el fondo de todo esto encontramos la siguiente expresión: Lucha de clases.

 

Tampoco estoy queriendo decir que desconozco o desestimo la importancia de una buena campaña electoral. Porque para un gobierno que lleva 14 años en el poder, hacer una campaña electoral, me parece, implica entre otras tantas cosas, identificar y resaltar los logros alcanzados e identificar y resaltar las deficiencias y/o aquellos temas que representen las inquietudes más llamativas que tenga la gente, planteando posturas, respuestas y propuestas para encontrarles soluciones. Idóneo hubiese sido haber hecho una campaña parecida a la gente y no a súper sábado sensacional. En ese particular creo, se debió activar a esos más de cuatro millones que desfilaron por el ataúd del presidente Chávez haciendo el juramento. Ahí estaba la clave de haber logrado una fenomenal campaña y era la mejor forma de resaltar la memoria de quien fue, es y seguirá siendo un guía del proceso revolucionario Bolivariano. De esto, coloco a continuación una conclusión que saco un vecino de mi barrio: “ganamos artistas y perdimos cualquier cantidad de gente común y corriente”. Pero insisto, es con gestión, trabajo y revolución que garantizamos triunfos.

 

El peligro de estar haciendo análisis súper estructurales y/o superficiales

 

Se han escuchado voces desde el mismísimo gobierno, diciendo cosas como (unos lo dicen entre líneas, otros mas directo): “la gente esta falta de conciencia o son unos malagradecidos”. Eso mismo por supuesto, permea hacia abajo y es muy común escuchar a nuestros propios hermanos de clase repitiéndolo.

 

Esto lo digo con todo respeto, pero lo que me parece es que la oficina y el aire acondicionado afectan un poco para hacer el análisis y mas aun para sacar conclusiones. Lo primero es que no se esta mirando la cantidad de gente que aun siguen apostando por el proceso y voto el pasado 14 por Nicolás Maduro y lo otro es que se acentúa cada vez mas los rasgos característicos del burócrata prepotente, arrogante y “ciego” que esta convencido que la revolución le pertenece y el si sabe como es y como se hacen las cosas.

 

Después de 14 años de gobierno, con todas las fallas y enorme cantidad de problemas que tenemos, hay más de 7.500.000 venezolanos que sigue apostando por la revolución. Y sigue apostando fundamentalmente porque esos mas de siete millones entiende y están convencidos y convencidas que la revolución no es deficiencia, no es injusticia, no es maltrato a los trabajadores, no es ver como matan a un hermano yukpa y desde el alto gobierno se hacen la vista gorda. Hay más de siete millones que entienden que revolución no es ponerle socialista o “hecho en socialismo a casi todo”. En este respecto cito nuevamente a Hugo Chávez:

 

“A veces podemos caer en la ilusión de que por llamar, yo soy enemigo de que le pongamos a todo “socialista”, estadio socialista, avenida socialista, !que avenida socialista chico!; ya eso es sospechoso. Por allá alguien le quería poner a una avenida “socialista”, panadería socialista, Miraflores socialista. Esto es sospechoso, porque uno puede pensar que con eso, el que lo hace cree que ya, listo, ya cumplí, ya le puse socialista, listo; le cambie el nombre, ya esta listo” (Golpe de Timón, Pág. 25). 

  

Indudablemente que Hugo Chávez no esta diciendo que el socialismo no se decreta. El socialismo se construye, ¡se construye entre todos!

 

Finalmente, algunas humildes propuestas:

 

Que la oposición se nos haya colocado a solo trescientos mil votos, nos lleva a una conclusión que no admite ningún tipo de dudas: o le damos un giro enorme a todo esto, o esto se lo llevo quien lo trajo.

 

No menos cierto es que entre todos podemos enrumbar el proceso por un sendero victorioso. Tenemos que atacar esa lógica excluyente de seguir tomando medidas sin tener en cuenta la posición y opinión de la base social que sostiene al proceso. Para ello propongo cosas como:

  • Revisar arduamente las gestiones en todas aquellas empresas que están bajo administración del gobierno. En este respecto debemos apostar por la inclusión directa de los trabajadores. Discutiendo, revisando y tomando decisiones en conjunto. Que vayan desde el aspecto administrativo hasta las cadenas de comercialización. Todos los trabajadores deben estar al tanto a quien se le entrega el producto y contar con ellos, a la hora de actuar en determinados casos como el acaparamiento.
  • Contraloría social con la gente. No podemos seguir permitiendo que los dueños de súper mercados hagan con los productos lo que les de la gana y colocando los precios que les provoque. Aquí se debe crear un canal directo de denuncias con inmediata respuesta de los organismos de seguridad. La articulación aquí por supuesto se debe dar con las diferentes organizaciones populares, sociales y políticas, ya sean consejos comunales, corrientes, colectivos, etc. etc. Démosle poder al pueblo. Pero además esto tiene que ir acompañado de algunas medidas como el regreso del P.V.P. en aquellos productos que son esenciales para la alimentación, medicamentos, aseo personal y útiles escolares.
  • Espacio para todas las voces en los medios de comunicación. Ya en un articulo anterior cité unas líneas de Hugo Chávez sobre esto y considero oportuno hacerlo nuevamente:

“Otra critica, y espero que nadie se sienta mal, no voy a nombrar a nadie, pero en estos días he estado viendo, como siempre, televisión. Veo algunos programas de nuestro canal, el canal de todos los venezolanos y seguimos aferrados a aquello que ya paso, incluso dándole voceria a quines casi no tienen nada que decirle al país, poniendo videos, que esta persona dijo tal cosa. ¿Será eso lo más importante en este momento? ¿Y la gestión de gobierno? ¿Por qué no hacer programas con los trabajadores? Donde salga la autocrítica, no le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta” (Golpe de Timón, Pág. 37).

 

Necesitamos escuchar a todas las voces. Tenemos los medios, no puede seguir sucediendo que al funcionario que vemos a cada momento en nuestras pantallas y escuchamos por emisoras de radio, también tengamos que seguir viéndolo en los distintos programas de opinión. Exigimos espacio para todos en nuestro sistema de medios públicos, eso que ahora llaman SIBCI.

  • No más imposición de candidatos. Se nos viene pronto una nueva jornada electoral y con toda honestidad hay que decirlo que lo que menos esperamos es vernos “obligados” a ir a votar por candidatos que no levanten un mínimo de animo. Si algo a minado la confianza y disposición de nuestro pueblo ha sido sin duda la imposición de candidatos. El pueblo, quiere escoger sus candidatos y las venideras elecciones para alcaldes es una oportunidad enorme para militar democráticamente con ese ejercicio.
  • Aumento general de sueldos y salarios. Muy golpeado esta el bolsillo del venezolano luego de las medidas económicas tomadas últimamente, incluyendo una devaluación. Más del 90% de nuestra población vive única y exclusivamente de su trabajo. “este detalle” no se puede dejar pasar por alto. De lo contrario, se va a tener la impresión que desde el alto gobierno la normativa imperante es la perdida de reflejo ante hechos concretos como el antes mencionado.

Hago una última cita de Chávez:

 

“esto lo digo yo no para que nos sintamos acogotados, amilanados; todo lo contrario, es para coger mas fuerzas ante la complejidad del desafío” (Golpe de Timón, Pág. 16)

 

Lo cito con esas precisas palabras, porque ante la coyuntura, se nos impone estar a la altura de las exigencias. No queremos volver a lo viejo. No hacemos críticas por criticar, no es solo retórica. Es que estamos viendo y viviendo un desgaste tal en nuestro proceso; tanto, que el susto que acabamos de pasar fue enorme. Hablar de gran victoria es cuando menos una quimera.  Ante la complejidad del asunto como dijo Chávez, y que hoy es muchísimo mas compleja aun, hay que buscar salidas y soluciones que tengan un cable en tierra.  Dichas soluciones tienen que ser obreras y populares.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2802 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Gustavo Martínez Rubio / militante de Marea Socialista


Visite el perfil de Gustavo Martínez Rubio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Trabajadores Aporreando

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

Actualidad

US Y /trabajadores/a164495.htmlCUS