La toma de empresas

A veces cae odioso en algunos sectores, la solicitud de revisión y debate de temas y situaciones que parecieran no estar andando como se quisiera. Son variadas las inquietudes colectivas, que cada día buscan válvulas de escape en las discusiones. No son pocas las voces que plantean el debate sobre el papel de la clase trabajadora en el proceso revolucionario bolivariano, entendiendo que la clase trabajadora ha sido considerada desde siempre por los teóricos, como la punta de lanza de los procesos revolucionarios.

Sobre este tema, a pesar de lo incomodo que pueda parecer a algunos y las malas caras que pueda despertar, vamos a dar inicio al sano desarrollo de estas pocas líneas.

Toda conversación sobre este tema, pasa por revisar las circunstancias históricas que llevaron a Mark a identificar que la sociedad estaba dividida en dos grandes clases sociales; la burguesa y la clase trabajadora. Además pudo observar que una de ellas se hacia cada vez mas fuerte, a través de la explotación y absorción que ejercía sobre la otra, mientras que esta otra, se desdibujaba y se empobrecía indefectiblemente. Este filósofo revolucionario concluyo, que el germen revolucionario lo contenían los trabajadores, en esa realidad histórica.

Estas circunstancias, ocasionaron la organización de la clase trabajadora, en diversas figuras, siendo la mas usada la figura del sindicato. A partir de allí, se dieron todas las confrontaciones, con baños de sangre, que permitieron las conquistas laborales y sociales que hoy se han alcanzado.

Aquellas circunstancias históricas, caracterizadas por un clima de explotación del hombre por el hombre, ocasionó en una primera instancia, la lucha por las reivindicaciones necesarias y posteriormente el combate por transformar la sociedad.

A lo interno del proceso revolucionario, desde hace algunos años, se vienen dando discusiones sobre las formas organizativas y la contribución que debe hacer la clase trabajadora a la revolución. Más recientemente, se viene planteando la necesidad de conformar los consejos de trabajadores en las empresas por encima de los sindicatos. Y para ello se argumenta que este es un estado obrerista y que por lo tanto el aporte no solo se debe limitar al reclamo. Mientras que hay otros, que se aferran a la figura del sindicato como se estableció en sus inicios, y no solo a ella, también creen que el estado no debe intervenir.

La pregunta que cabe aquí es, si debería ser el mismo comportamiento el que debe desempeñar la clase trabajadora, frente a un estado capitalista explotador, que el que debe tener frente a la Revolución Bolivariana. A sabiendas que la gran mayoría de las conquistas laborales, las ha entregado Hugo Chávez a su pueblo, sin necesidad de sangre y muertes.

Con la figura de los consejos obreros, los trabajadores participan en la planificación del trabajo, en la producción, en la distribución, uso del producto final y en la repartición de la ganancia. Mientras que muchos de nuestros sindicatos limitan su existencia al reclamo reivindicativo.

Existen casos, de empresas entregadas por el estado a los trabajadores, donde la producción no alcanza siquiera para cubrir la mano de obra de la empresa, y a pesar de esa situación algunos sindicatos promueven reivindicaciones, que nunca sostuvieron cuando estas empresas pertenecían al capital privado.

Se hace necesario que el nuevo sindicalismo, sea más conciente, que se entienda que si no hay agua en la jarra, no se puede pedir que se llenen los Vasos. Hay que mantener la jarra llena. El proceso bolivariano, es un proceso obrerista. Donde el Presidente es su principal exponente. Quien año, tras año privilegia el empleo, a través de las inamovilidades y ahora a través de la nueva Ley del Trabajo.

Es hora ya, de que se privilegie desde nuestro sector la producción. La generación de riquezas que permitan sostener, las exigencias sociales que impone nuestro socialismo.

Como decían los argentinos; “tomar, resistir y producir”… pero sobre todo esto ultimo, producir…

Lcdo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1174 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /trabajadores/a148697.htmlCUS