A los trabajadores y la comunidad alcasiana



Me dirijo por este medio, a todos los trabajadores, con el objeto de hacer un conjunto de reflexiones y plantear algunas líneas de trabajo que permitan profundizar los cambios que venimos impulsando en la empresa.
Tal como lo hemos referido en algunos materiales editados y distribuidos a todos los trabajadores, el proceso cogestionario lo inscribimos en un esfuerzo por cambiar las relaciones de producción capitalista.
Explícitamente, esto está recogido en el folleto “LA COGESTIÓN COMO CAMBIO EN LAS RELACIONES DE PRODUCCIÓN” :

“… cambio desde el ángulo de las relaciones de producción, es decir, la transformación de las relaciones de propiedad, las relaciones mercantiles (precio, salario, ganancia) y la división social del trabajo (separación entre el trabajo intelectual y trabajo manual, fragmentación de la tarea y el conocimiento)…”

Particular importancia posee la crítica y el cuestionamiento a la División Social del Trabajo, como relación de producción capitalista, ya que es el centro de la enajenación política, de la tutela burocrática y el secuestro de la soberanía de la gente. En tal sentido, en los materiales se precisa:

“Colocar en cuestión a la división social del trabajo, es decir, la separación entre el trabajo manual e intelectual, que enajena al trabajo:
-Critica al monopolio y la jerarquía del saber, que se materializa en la expertocracia o en las modalidades tecnocráticas.
-Cuestionamientos la fragmentación del saber que surge de la especialización.
-Darle dignidad teórica al trabajo manual, reivindicando el saber popular, propugnando el dialogo de saberes.
-Asumir la democratización del saber y el pensar con cabeza propia, como requisitos básicos de la democracia en la fábrica.”


Estos postulados de la verdadera democracia, como socialización del conocimiento y de las decisiones vinculantes, sustentan nuestra concepción de que SIN SOBERANÍA COGNITIVA NO HAY SOBERANÍA POLITÍCA AUTÉNTICA, es decir, sin democracia del saber la democracia puede ser una caricatura: yo participo, tu participas, nosotros participamos… OTROS DECIDEN.

Estos planteamientos, como principios de una NUEVA CULTURA POLÍTICA,
(que cualifica cualquier elección y evita la manipulación del sufragio ) tienen concreciones en los procedimientos, metodologías y desarrollo organizacionalque estamos proponiendo en la cogestión en CVG Alcasa.


Al respecto señalamos:

“Esta inserción de los trabajadores en la cogestión de CVG ALCASA y su reestructuración, demanda la democratización del saber en los siguientes ámbitos técnicos-productivos:

Costos de producción y sistemas de contabilidad y regulación de los precios.
-Régimen de compras, insumos y servicios.
-Eficiencia productiva y calidad de la producción.
-Estructura tecnológica, su incidencia en el patrón de empleo, en la jornada, en el puesto de trabajo y los requerimientos de formación laboral.
-Autodisciplina en el trabajo, sistema salarial y seguridad social.
-Interrelaciones y transacciones con el mercado nacional e internacional y vínculos con la economía popular.
-Mantenimiento preventivo y correctivo.
-Impacto Ambiental y sustentabilidad de la industria.

“El desarrollo de las anteriores premisas teóricas y epistemológicas permiten reconocer el papel del “SABER COMO PODER”, justificando las demandas obreras sobre los siguientes aspectos:
-Abolición de los secretos tecnológicos, apertura de los libros de contabilidad, organización de las jornadas y puestos de trabajo.
-Conocimiento de la relación salarial y la seguridad social.

El dominio por parte de los trabajadores de esta realidad, les permite defender con fundamentos la contratación colectiva y proponer cambios estructurales que van más allá de la cuestión reivindicativa inmediata.
El desarrollo de la democracia del saber, permite elaborar, planificar y ejecutar políticas asociadas a la producción, que trasciende la fábrica, abarcando otras centros fabriles, localidades o regiones.”

(Fragmentos del documento que lleva el título de “Lineamientos para el impulso de la Cogestión Obrera y el relanzamiento de CVG ALCASA “ )


Son estas premisas las que garantizan la PARTICIPACIÓN INTEGRAL en la democracia bolivariana, como lo plantea el Art. 62 de la CRV, el cual resume lo esencial de la Nueva Cultura Política: el proceso participativo va desde la elaboración de propuestas y proyectos, pasando por su planificación-ejecución, hasta llegar a la evaluación.

En la cogestión en CVG Alcasa simplemente estamos ejecutando un mandato constitucional.
Desde el punto de vista del desarrollo organizacional que demanda la cogestión, también hemos propuesto un enfoque que se centra en la inclusión y en el protagonismo de la base obrera.
En los materiales citados hay orientaciones precisas referidas al sistema organizativo que proponemos:

“Es indispensable construir espacios organizativos que permitan la incorporación y participación de todos los actores involucrados. En esa dirección, se plantea promover el régimen de asamblea de trabajadores, delegados por departamentos y comisiones de trabajo. “

"Conformar las estructuras organizativas al interior de la empresa que permitan la participación y le construyan viabilidad político-organizativa a la cogestión. La organización que proponemos posee diversos niveles e instancias: la asamblea general de fábrica, la asamblea de departamento, el consejo de delegados por departamento y las comisiones vinculadas a las diversas áreas: aspectos laborales y gerenciales, tecnología y equipos, administración y presupuesto, entre otras. En todas estas instancias organizativas deben aplicarse métodos y procedimientos de la democracia obrera:

-Elección directa de los voceros
-Rendición de cuenta
-Revocatoria del mandato
-Rotación en los cargos
-Delegación funcional, en el sentido que nadie está autorizado para decidir cuestiones que no han sido aprobadas por la base.

(Documento que lleva el título de “Lineamientos para el impulso de la Cogestión Obrera y el relanzamiento de CVG ALCASA “. )


Como puede observarse, los principios de la democracia directa, le ponen un freno a la burocracia, siendo una especie de profilaxis frente al caciquismo y las roscas de cualquier signo.
Frente a los riesgos de la democracia y las posibles distorsiones del régimen de las asambleas, hemos sostenido que ello se combate CON MÁS DEMOCRACIA, no negando tradiciones de la democracia plebeya. Cualquier lector puede verificar que nuestra propuesta organizativa abarca diversas modalidades, procedimientos y niveles organizativos, los cuales deben adaptarse a los contextos específicos: turnos, departamentos, puestos de trabajo. Desde los colectivos de trabajo, como instancia molecular, pasando por los consejos de delegados, comisiones de trabajo, hasta la máxima instancia como es la asamblea, tanto de área, de departamento, como las asambleas generales en el portón u otro lugar de la fábrica.

El ejercicio de la democracia real (no formal ni representativa ) minimiza el papel o el rol de la dirección o gerencia, ya que se hace más colectiva, colegiada y sometida a la contraloría social.

De allí que en la postulación y elección de la gerencia que estamos proponiendo, se inscribe en esta concepción, tanto de principios como de metodología. Aquí no se trata de quítate tu para ponerme yo, o un simple sustitución de nombres, para seguir en lo mismo. Además de su transitoriedad y de las obligadas transformaciones estructurales que se están impulsando desde CVG, hace que la gerencia no se puede colocar como un aspecto decisorio del proceso cogestionario. Colocarla en un rol estelar es contrario a la propia cogestión.

En el proceso que venimos impulsando en CVG Alcasa lo verdaderamente importante es el protagonismo de base, el clima de discusión y debate, la elaboración de propuestas alternativas, la organización del conjunto de los trabajadores. Por todo esto, las peleas y rencillas entre grupos, los afanes de protagonismos, los estilos y métodos incorrectos en el procesamiento de las diferencias, no pueden opacar la insurgencia de una mayoría silenciosa que ha tomado la palabra y viene tomando en sus manos los destinos de la empresa.
En esa dirección, los trabajadores alcasianos pueden tener la absoluta confianza, que defenderé en todos los terrenos, en todos los espacios y ante todos los actores involucrados, estos principios y metodología que hoy reiteramos ante el colectivo.

Carlos Lanz Rodríguez

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4970 veces.

Carlos Lanz Rodríguez


Visite el perfil de Carlos Lanz Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.