Aseguran que al menos uno de los capturados en finca Daktari es paramilitar

Caracas, 27 May. ABN (Miyeilis Morales Flores).- El senador del Congreso de Colombia Gustavo Petro aseguró que por lo menos uno de los 130 sujetos capturados en El Hatillo tiene antecedentes por su participación en masacres perpetradas por fuerzas paramilitares.

En una conversación vía telefónica, Petro confirmó que José Feliciano Yépez, uno de los detenidos el pasado 9 de mayo en la finca Daktari, en las afueras de Caracas, tiene un expediente en Colombia por paramilitar, información que, según acotó, no aportó el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) a las autoridades venezolanas.

Por el caso de la finca Daktarí, las autoridades venezolanas detuvieron a 130 personas de nacionalidad colombiana. De ellas, fueron entregados nueve menores de edad al vecino país, entre ellos una joven de 15 años que se encontraba embarazada. A 100 se les sigue juicio y el resto está conformado por testigos que declararán en el proceso judicial bajo el principio de beneficio.

Para Petro, del partido Polo Democrático Independiente, la pesquisa que se le suministró a Venezuela es incorrecta en el sentido de que ninguno de estos sujetos tenía antecedentes penales en Colombia. “Es una información falsa, en tanto que en el caso concreto de José Feliciano Yépez es indudable y está probado, por ser testigo y paramilitar confeso”, según puntualizó.

"Esas personas allá capturadas no son presuntas, son verdaderamente parte de fuerzas paramilitares", afirmó.

En opinión de Petro, con el caso de la finca Daktari quedó demostrado que hubo y hay planes vigentes de infiltración paramilitar en Venezuela y, según reiteró, eso no es presunto, es una realidad.

En este sentido, recalcó que la captura de estas personas es un hecho indicativo e hizo la salvedad de que no se ha acabado el peligro, ya que sigue existiendo una planificación de construcción de paramilitarismo en Venezuela desde Colombia, según lo aseveró.

Refirió que algunos medios de comunicación social venezolanos y colombianos intentaron disminuir la gravedad de la presencia de los paramilitares en Caracas y trataron de hacerlos ver como una especie de fraude construido por el Gobierno de Venezuela, por lo que siempre se habló de presuntos paramilitares.

Las autoridades venezolanas aseguran que el grupo tenía como objetivo, entre otras cosas, asesinar al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, y provocar enfrentamientos entre el Ejército y la Guardia Nacional para crear un caos dentro de la Fuerza Armada Nacional.

Petro insistió en afirmar que en la información entregada por el DAS existe una falsedad documental, en tanto que esa misma persona, con ese mismo nombre y con esa misma cédula, sí tenía antecedentes penales en Colombia y profunda participación con el paramilitarismo desde hace varios años.

Insistió en que José Feliciano Yépez es un paramilitar confeso e indicó que está señalado de participar en la masacre en la población colombiana de Coloso, en el departamento de Sucre.

Apuntó que el nombre de José Feliciano Yépez y su número de cédula es igual al listado que suministra Venezuela de paramilitares capturados en la finca ubicada en El Hatillo, estado Miranda.

No obstante, el senador está conciente de que la coincidencia en el nombre y en el número de cédula no es suficiente elemento jurídico en este caso, por lo que considera necesario el cotejo de las huellas dactilares.

El 12 de mayo pasado, el representante permanente de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), embajador Jorge Valero, hizo una exposición sobre la presencia de paramilitares en Venezuela ante el Consejo Permanente del organismo hemisférico.

Allí reveló que el grupo tenía un plan para capturar aeronaves de la Fuerza Aérea para bombardear el Palacio de Miraflores y otras instalaciones militares.

En un debate realizado el pasado 19 de mayo en el Congreso de Colombia, Petro presentó una lista y una serie de evidencias, entre ellos el testimonio rendido de juramento de Yépez, donde confesó la ubicación de varias fosas comunes en el Departamento de Sucre, tras una masacre perpetrada por paramilitares en 2000.

"No se si se ocultó información o quién es el responsable", dijo Petro, al advertir que el DAS también está infiltrado por el paramilitarismo colombiano.

Señaló que habría que averiguar por qué el DAS, particularmente, dio una información no completa y habría que mirar si es responsabilidad institucional o es responsabilidad de los funcionarios que les encargaron hacer el cotejamiento de la lista presentada por Venezuela en relación con antecedentes penales.

Para Petro, las autoridades competentes en Venezuela deben solicitar oficialmente al Estado colombiano la revisión de estas pruebas que presentó públicamente y que son documentos de procesos judiciales.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5066 veces.

La fuente original de este documento es:
Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) (http://www.abn.info.ve)