Tokio protesta tras nueva agresión de un militar de EEUU en la isla de Okinawa

Credito: AFP

2 Nov. 2012 - El toque de queda –la prohibición de abandonar el territorio de las bases militares de EE.UU. por la noche, introducida anteriormente en Japón– no ha evitado nuevos crímenes de los soldados estadounidenses en Okinawa.

“Un nuevo suceso denigrante”

Esta vez un militar, de 24 años, perteneciente al regimiento de las Fuerzas Aéreas estadounidenses localizadas en la base militar de Kadena, realizó un allanamiento en una vivienda en la ciudad de Yomitan, en Okinawa.

Según fuentes policiales, el militar se saltó el toque de queda, se emborrachó durante la noche en un bar, atacó una vivienda privada en el tercer piso del mismo edificio, rompió un televisor y apaleó a un adolescente nipón. El uniformado acabó saltando por la ventana, lo que supuso heridas graves y su hospitalización.

Vecindad peligrosa

El toque de queda nocturno a sus efectivos destinados en el archipiélago japonés fue decretado por los poderes militares de EE.UU. hace dos semanas, después de que dos marinos estadounidenses hubieran abusado sexualmente de una muchacha nipona, acto enérgicamente condenado por las autoridades japonesas.

Actualmente en Okinawa están desplegados más de 10.000 infantes de marina de EE. UU., mientras que cerca de 48.000 militares se encuentran en las numerosas bases estadounidenses del archipiélago. Dicha presencia es cada vez más rechazada por la población de la isla y asimismo viene creando tensiones entre Tokio y Washington debido a múltiples violaciones y otros crímenes cometidos por los militares estadounidenses.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3975 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /tiburon/n217431.htmlCUS