Oppenheimer y sus vínculos, en evidencia

En su más reciente “escrito” para el Nuevo Herald y todos los diarios GDA, el ex-argentino Andrés Oppenheimer nos cuenta que, enviado por sus jefes de Miami y Washington, viajó a Lima a entrevistar al alicaído presidente peruano (ese sí que va palo abajo en las encuestas sobre aceptación popular, ya anda por debajo de 28% y acercándose a los niveles de su antecesor).

No quiso el entrevistador formularle, por elemental cortesía y delicadeza, al señor Alan García la incómoda pregunta sobre ¿a qué atribuye las causas de su derrumbe en la aceptación popular? -inconcebible con tan poco tiempo en el gobierno y aplicando todas las recetas “fabulosas” que predica Openheimer-; mejor no preguntar, no vaya a ser que resulte que el TLC con EE.UU. (receta favorita del sesudo “analista” y entrevistador, para todo el continente) sea uno de los factores que explican su caída en desgracia frente al pueblo peruano. Así que, mejor, a desviar la atención con su permanente y narcisista obsesión: Hugo Chávez.

Comenta Oppenheimer que “tras una sonrisa pícara” y las respuestas del presidente peruano a sus insinuaciones, concluyeron en que: si se descubre que los pueblos originarios (que para desgracia de algunos, en Perú son mayoría) deciden levantarse contra la oligarquía limeña, pues entonces la culpa será de Chávez. Y eso será catalogado como terrorismo.

Openheimer no pudo evitar caer en la tentación de acordarse y recordarle su origen (le mentó la madre) al presidente García, cuando asevera que se trata de “un ex populista de izquierda”, rescatado -justo a tiempo- por Vargas Llosa, Montaner y Plinio Apuleyo “de esas idioteces con que comulgaba en el pasado” y está seguro -Oppenheimer- que sabrá enfrentar con hidalguía el peligrosísimo “expansionismo bolivariano como debe ser”. Por eso, Andrés escribe el “claro” mensaje final de Alan a Chávez: “con mis casas del alba no te metas”.

Luego, Oppenheimer nos abre los ojos frente a otro gran descubrimiento, que ni la inteligencia USAmericana había logrado descifrar: la construcción de la MEGAEMBAJADA en Obrajes, La Paz, Bolivia; futuro centro de entrenamiento (¿de quien?) y de difusión andina de la revolución bolivariana. ¿A que estará “apostando” el sesudo analista?.

Pues, si a mega-embajadas e injerencias vamos, se le olvida a Oppenheimer mencionar el papel que viene haciendo el embajador gringo en Bolivia y su combo (Usaid y Cia), y ahí si hay pruebas para regalar, no como las alocadas hipótesis desinformativas por las que transitan sus escritos mayameros. Ese embajador imperial sí viene haciendo en Bolivia cuanta maniobra se le ocurre para tratar de revertir la decisión de un pueblo por ser libre y dueño de sus recursos. Muy bien Andrés, sigue así que tú y tus vínculos van quedando cada vez más en evidencia. Bolívar Vive.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1533 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US N /tiburon/a53623.htmlCUS