Siguiendo la huella del fantasma que camina

Creada en 1936 por Lee Falk, "El Fantasma que Camina" es realmente una saga de héroes que han jurado mantener la paz en la selva africana y el mundo. El Fantasma que Camina es una especie de mezcla entre Batman La Sombra, algo de Tarzán, imagínense los problemas psicológicos que debe tener el pobre con semejante mezcla de personalidades paranoicas, parecida a la de Bush, el flamante presidente de EEUU que confunde a Nicaragua con Venezuela o Brasil con Argentina, que trata de salir por una puerta de utilería dándose rolitranco de zigotazo , que no tiene idea de nuestra idiosincrasia, de nuestra cultura, que no respeta a ningún pueblo, que masacra sin contemplación a países incómodos por motivos de expansión y sobrevivencia de su Imperio. El Estado Americano debe dar al mundo una lección de democracia y fuerza, condenar a su Presidente, aún estando en el poder, muy difícil por cierto; pero esa es la manera que tengan moral los dos partidos: Demócrata y Republicano para hablar de democracia y justicia a la salida de Bush, sino nadie creería en sus políticas.

“The Phantom” es un misterioso justiciero que vive en medio de la jungla, adorado por los nativos como si fuera un ser sobrenatural (le llaman “el fantasma que camina”), capaz de ocultarse cual sombra y de hipnotizarte con su voz, de penetrar en la guarida de los malhechores, y de marcarlos con su anillo en forma de calavera. Es inconfundible por su cabeza cubierta y su antifaz.

La inmortalidad del fantasma es la inmortalidad del Sistema Capitalista y sus tentáculos en Africa, y toda región de grandes recursos naturales. Es así que también tenemos al fantasma en Brasil, uno de los países de América Latina de grandes recursos naturales, de selvas espesas y mágicas, es ahí precisamente donde quiere instalarse por mil años más para explotar el etanol a expensas de los grandes recursos agrícolas que tiene Brasil. Sentimos que Lula es un Presidente acomodaticio, tiene ideas revolucionarias, pero no puede ver la chequera de Bush y lo que él le ofrece porque pierde todos sus controles. Destruir y cansar las tierras de Brasil, posiblemente arrasar la Amazonia, el pulmón verde de la humanidad para que viva el Imperio. ¿Es eso ser amigo de Venezuela, Sr Lula?, ¿Dónde está su corazón y actitud revolucionaria? ¿Es más importante la chequera de Bush? Para tener compañeros revolucionarios así, es mejor tener enemigos.

Otro vecino que no convence a los Venezolanos es el Presidente Uribe, su diálogo con Bush muestra muchos intereses y poder de por medio. En esa conversación que tuvieron Uribe y Bush en fechas anteriores está la clave para anular a Venezuela y tenerla controlada, teniendo un vecino tan guabina y peligroso que también ofrece parte de su selva Colombiana para desarrollar los cultivos a Bush y al Imperio para generar más etanol. No solamente eso podrá ofrecerle Uribe a Bush, incluso todo su territorio si es preciso para poner un control aéreo Colombo- Americano, para controlar el tráfico de drogas y a la guerrilla como parte de su Plan Colmbia, para eso no existe conciencia latinoamericana para estos dos vecinos. De esta manera, Venezuela tendrá todos los satélites apuntándole sobre su territorio, ¿Qué podrá hacer Chávez, si están en territorio Colombiano o Brasileño?, Una base militar en Brasil y otra en Colombia, de esta manera controlarían a Chávez y su revolución. Por eso EEUU no invadirá a Venezuela, para que si estará casi metida en su territorio. Lo peor de todo es la violencia que generará el Imperio utilizando a nuestros vecinos como alfiles de batalla.

El misterio de la doble identidad es una de las claves del éxito del fantasma, igualmente EEUU tiene una doble identidad, una, es el país de la democracia más fuerte y sólida del Continente, otra, la actitud expansionista y violenta en contra de la humanidad, tiene doble moral, quizás como la doble moral del fantasma.

El Fantasma, creado en 1936 por Lee Falk, es para muchos el primero de todos los superhéroes en llegar a las historietas. Hoy no es que haya muerto, pero ya no tiene fama, salvo la muy mala que le dio la película de Simon Wincer de 1996, en la que es interpretado sin gracia alguna por Billy Zane, al lado de una Diana demasiado acartonada como lo es Catherine Z. Jones.

Esa mala fama se parece a la de Bush, que todas las encuestas indican un alto rechazo de parte del Estadounidense común, pronto dejará el poder y pasará a la historia como fantasma de esta época actual para dar la bienvenida al nuevo fantasma de la Casa Blanca.

El fantasma del Comics es parte de una estirpe siempre actual que se inicia siglos atrás con el primer Fantasma en guerra a muerte contra la hermandad pirata de los Sengh, el Fantasma presente, el número 21 en la línea de sucesión, reina desde el trono de la Calavera en lo profundo de la selva, a sus pies siempre su perro Diablo. El trono se halla al fondo de una cueva iluminada por hachones, a la que sólo se llega atravesando desfiladeros, la jungla cerrada, y por último un torrente que cubre a manera de cortina la boca misma de la cueva. El trono del otro fantasma, ya no en forma de calavera, pero si produce muchos muertos, en cada una de sus intervenciones como Irak, Afganistán, Corea, Vietnam etc es la Casa Blanca, el recinto del fantasma, ese duende que camina por la jungla y por América Latina.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 7370 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Sergio Delgado


Visite el perfil de Sergio Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /tiburon/a39554.htmlCUS