El zarpazo que se cocina contra la Revolución (I)

Como cualquier ser humano y más de un venezolano que habita en esta tierra de gracia. Me he tomado el receso de estas fiestas carnestolendas. Pero, pese al descanso y al vivir basado en el necesario compartir con la familia, con los amores y con la vida, no he cesado en las observaciones y análisis, como siempre me han caracterizado, y como un aporte ante las acechanzas y los peligros que nos circundan por estos tiempos.

Son muchos los elementos para varios análisis que espero realizar por estos días y que no agotaré en una sola entrega, pero es importante que estemos bien atentos y prevenidos.

Lo que si les puedo adelantar es que en esta entrega, si podemos destacar lo que desde mi punto de vista, sería la causa estructural y fundamental que deviene y genera toda esta una ofensiva desestabilizadora que se pretende desatar, y el por qué precisamente es en este momento donde los principales actores de esta trama golpista se activan.

En el marco del contexto de los últimos acontecimientos en el país y del discurso del Presidente Nicolás Maduro el pasado 4 de febrero, en el marco de la conmemoración de los 24 años de la rebelión militar liderada por el Comandante Hugo Chávez, observo con detalle, y hasta preocupación incluso, las intenciones de la derecha de darle un "palo a la lámpara", cada vez de manera descarada.

En lo político, algunos actores de la derecha, empiezan a develar de manera semiótica, y a veces sin cuidar las formas incluso, en sus declaraciones, la existencia de un plan para derrocar a la Revolución Bolivariana. El portal de extrema derecha, Noticiero Digital, en su edición del 2 de febrero, recogió la siguiente declaración del gobernador del estado Lara, Henri Falcón: "El Presidente no ha tomado las medidas económicas necesarias y en la calle hay un descontento muy peligroso". Resaltado del articulista.

María Corina Machado, en el mismo portal y en la misma fecha, expresó una declaración en el mismo tenor que Falcón: "Si queremos que Venezuela no explote, Maduro se tiene que ir" Resaltado del articulista.

En un necesario ejercicio de crítica y autocrítica, reconozco que sí, que ha faltado sentido de oportunidad en la adopción de las medidas económicas, políticas y de diversos órdenes en nuestro país, y de las necesarias acciones que hay que tomar para enderezar estos entuertos, pero: ¿A qué se refiere Falcón con "descontento en la calle muy peligroso"? ¿Por qué María Corina Machado menciona en su declaración como requisito sine qua non que para que Venezuela no explote, el Presidente Maduro tiene que irse? ¿Qué saben ellos que no saben muchos venezolanos y venezolanas?

Pero desde mi punto de vista, hay un elemento importante en el análisis que debemos considerar, y que lo encontramos en un artículo titulado: ¿Qué sabe Wall Street de Venezuela? Escrito por Carlos E. Lippo, y que particularmente este servidor pudo leer en el portal contrainjerencia.com de fecha 28 de enero de 2016. Transcribiré lo que de acuerdo a mi óptica, son las ideas fundamentales y destacadas del artículo de Lippo:

"Debemos destacar que las denominadas calificadoras de riesgo de Wall Street establezcan que el denominado riesgo país de Venezuela se ubique a niveles superiores en países del área con economías comparables a la nuestra, como Colombia, pero agobiada por una guerra interna de más de medio siglo y hasta de países con economías mucho más pequeñas, como Jamaica y Panamá, no exportadoras de petróleo ni de ningún otro recurso estratégico, por añadidura".

"En los actuales momentos, como era de esperarse gracias a la baja de los precios internacionales del crudo, pero fundamentalmente gracias a la campaña internacional de desprestigio que nos tienen montada el imperio y sus aliados, con el amplio apoyo de la canalla mediática internacional, las empresas calificadoras de riesgo han hecho que nuestros bonos, tanto los soberanos como los de PDVSA se estén cotizando a niveles ínfimos y ello a pesar de que el Estado venezolano y PDVSA han sido excelentes pagadores que jamás ha incurrido en una cesación de pagos (default), tal como ocurrió en la Argentina en el año 2.001, por la acción de los sucesivos gobiernos neoliberales anteriores al de Néstor Kirchner". Resaltado del articulista.

"El hecho es que contrario a toda lógica económica y financiera nuestros bonos soberanos con vencimiento dentro de un mes, se han venido cotizando al 92 % de su valor nominal generando un estrambótico rendimiento superior al 96 % anual, mientras que un bono soberano de Alemania, por ejemplo, que vence el mismo día (el 26 de febrero de 2.016), se cotiza al 100 % y tiene un rendimiento anual del 0,38 % . De manera que resulta más que evidente que los mercados internacionales están esperando una inminente cesación de pagos de la deuda venezolana". Resaltado del articulista.

"Dado que el monto a pagar al vencimiento de este bono es del orden de los 1.500 millones de dólares (pudiera ser bastante menor si como se presume parte de esta deuda haya sido recomprada por la república) y nuestras reservas internacionales para el momento de redacción del presente informe es de 15.572 millones de dólares, es prácticamente imposible que no paguemos, pues sólo un estado de conmoción nacional de tal magnitud que ocasionase una total parálisis del estado, podría evitar que cumplamos con esa obligación". Resaltado del articulista.

"¿Acaso Wall Street tiene conocimiento cierto de que el imperio habrá de ejecutar sobre nosotros, a plazo máximo de un mes, una acción de tal magnitud que nos impida cumplir nuestros compromisos de deuda a corto plazo?.¡Sólo así se justificaría tamaña violación de la lógica económica!" Resaltado del articulista

"Tal acción no podría ser otra que la intervención armada que decidieron ejecutar desde hace ya bastante tiempo, promovida ahora de manera vergonzosa por la fracción parlamentaria de la contrarrevolución y pasivamente aceptada por la totalidad de la oposición apátrida".

El referido artículo puede leerse completo en el siguiente link: http://www.contrainjerencia.com/?p=113844

Igualmente, debemos subrayar las incipientes guarimbas en estados como Mérida y Táchira, amén de declaraciones de "analistas económicos" como Francisco Faraco, que señala que "habrá saqueos". ¿Cómo es eso que un analista económico habla de "crisis humanitaria" y "saqueos en el país"?

También resulta muy delicado que una Hacienda Presidencial sea objeto de robo a su parque de armas, y que una comandancia de nuestra Guardia Nacional Bolivariana en una importante barriada capitalina, sean objeto de ataques de sujetos que a todas luces cuentan con entrenamiento militar para el desempeño de este tipo de acciones. Amén de lo alertado por el periodista José Vicente Rangel en sus "Confidenciales" del pasado domingo 7 de febrero de 2016, donde la oposición estaría estableciendo contactos con militares dentro de nuestros cuarteles.

¿Será que con acciones incipientes como éstas se busca medir el tiempo de reacción y la capacidad de respuesta de nuestros organismos de seguridad y de componentes de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana?

Lo que sí puedo adelantar es que estas acciones delictivas de estos últimos días pudieran obedecer a la combinación de todas las formas de lucha que se están implementando en nuestro país, no sólo para derrocar al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, sino para aniquilar el proceso político denominado Revolución Bolivariana, dentro del marco de las nuevas estrategias y realidades geopolíticas y del dominio del espectro global. ¿Será que estas operaciones en una Hacienda Presidencial, en Caricuao, más la captura de Claudio Jovannis Jiménez Gómez alias "El Buñuelo", quien mantenía secuestradas a una mujer y su hija de 11 años y que referido delincuente estaba armado de un fusil y una granada, y es un connotado dirigente paramilitar vinculado con la derecha venezolana, obedecen a operaciones militares de amplio espectro que se están implementando en nuestra Patria?

Pero esto no culmina, en próximas entregas y apoyados de algunos de los análisis del analista Arlenin Aguillón, más observaciones mías, veremos cómo anda la conspiración en el plano internacional.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4161 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Martorano

Juan Martorano

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /tiburon/a222577.htmlC0NON-VE