La foto

Corriendo el siempre áspero riesgo de cometer imprecisiones lexicales, señalo que acromegalia es una enfermedad de carácter endocrino rara y crónica que se da en personas producto de una excesiva secreción hormonal (de crecimiento), por causa de un tumorcillo benigno en la glándula pituitaria, según, que genera un inaudito desarrollo de las extremidades y de órganos internos del cuerpo, además de la reveladora alteración de las proporciones faciales.
 
Y dentro de esa guerra que existe contra Venezuela, cuyos proyectiles enemigos (por ahora) son los infundios de los medios de comunicación al servicio de los más oscuros y abominables intereses políticos y económicos mundiales, el diario español El País, de acromegalísima falta de ética y degeneración moral, publicó en su primera página –que no resulta ser más que una cochambrera y fétida poceta sobrevolada coléricamente por “moscas resplandecientes”- una fotografía que formaba parte de un video de 2008 de un enfermo de acromegalia, donde se le practicaba una intubación y una traqueotomía, por el mero pútrido hecho de que, desde un determinado ángulo, el rostro del paciente en cuestión podía parecerse al de ese gigante ético y moral del mundo de hoy llamado Hugo Chávez Frías.
 
En realidad no sé –porque este desnaturalizado diario español pareciera no tener límites- si pudiera haber llegado al fondo de su irresponsabilidad con este desatino. Me temo que no, porque su rol dentro de la confabulación de la gran prensa mundial, en contra de Venezuela y de Chávez, es influir negativamente sobre los “consumidores de periodismo”  y, por lo que por eso, debe recibir ingentes sumas de dinero en momentos en que sus finanzas son tan frágiles como su propia honestidad.
 
Pero quizás lo más repulsivo de esta actuación última, es la coartada a la que apeló para quitarse la soga del cuello. Y fue la de que su proveedor de imágenes dizque le dijo que dicha foto se había obtenido del “círculo médico que atiende a Chávez” y publicada luego de un debate por parte de los responsables de este periodicucho tomando en cuenta la “gran polémica y encendido debate político de su país”, pidiendo luego ridículas excusas a los lectores españoles, pero no al gobierno, familiares y pueblo venezolanos. Y emitió luego, un vulgar comunicado lleno de cómicos cinismos muy propios de su pelaje periodístico, y terminó hablando de foto falsa a sabiendas de que siempre lo fue y sin reparar en los falsos que ellos indisputablemente son. Resultó pues  esto otra bochornosa expresión de cierto periodismo nacional e internacional donde pudiera quedar comprometida cierta dirigencia política del status español. Y ciertamente, como ese País de España, no es que por supuesto tampoco sea la gran mayoría del pueblo de España.
 
El periodismo moderno –tratando de glosar a Orhan Pamuk- troca los acontecimientos en realidad sólo porque prepara la “noticia” de antemano. He allí un caso patético, y patimuleño, además.
 
Así pues que, ¡adelante con la demanda contra del diario español El País anunciada por el ministro Villegas!
 
El pueblo de Venezuela y de Latinoamérica habrá de alegrarse mucho cuando se haga justicia ante semejante malandrería periodística europea.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1492 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /tiburon/a158242.htmlCUS