Kerry, sin desperdicios

Como es sabido, cada nuevo turno presidencial en los Estados Unidos despierta en algunos espíritus ingenuos la esperanza de que “ahora sí”, América Latina y el Caribe van a ocupar el lugar que se merecen en la agenda de la Casa Blanca. Esta tendencia está profundamente arraigada en vastos sectores de las sociedades latinoamericanas, reforzada por la infantil ilusión que despierta la presencia de un afrodescendiente en la Casa Blanca. No obstante, durante ochenta años la historia se encargó de demostrar la absoluta vacuidad de esa retórica.  En efecto, fue Franklin D. Roosevelt quien  en su discurso inaugural (4 de Marzo de 1933) anunció con bombos y platillos su “política del buen vecino”. Poco después, en Diciembre de ese mismo año su Secretario de Estado, Cordell Hull, declaraba en una conferencia panamericana en Montevideo que “ningún país tiene el derecho de intervenir en los asuntos internos o externos de otro.” Al poco tiempo esta política del buen vecino mostraba su verdadero rostro al bendecir la tiranía de Anastasio Somoza en Nicaragua y convalidar el alevoso  asesinato de Augusto César Sandino, el líder guerrillero que había derrotado y provocado la retirada delas fuerzas de ocupación norteamericanas instaladas en Nicaragua desde 1909. Lo que siguió durante décadas fue una sistemática política de Washington de incondicional apoyo a cuantas dictaduras y gobiernos de derecha llegaran al poder en América Latina y el Caribe, tendencia ésta que se profundizó a partir de la Guerra Fría y que continúa hasta nuestros días.

El golpe pseudo-institucional en contra del Presidente Mel Zelaya en Honduras y la farsa parlamentaria con la cual  se destituyó a Fernando Lugo en Paraguay son ejemplos contundentes que demuestran la invariable continuidad de la política del imperio hacia lo que sus estrategas e intelectuales orgánicos consideran como las “provincias exteriores” de la Roma americana.  Entre Somoza y Lugo aparece una abigarrada galería de siniestros déspotas apadrinados por la Casa Blanca: el ya mencionado Somoza, fundador de una sangrienta dinastía, Carlos Castillo Armas en Guatemala; Rafael L. Trujillo en República Dominicana; “Papa Doc” Duvallier en Haití; Fulgencio Batista en Cuba; Marcos Pérez Giménez en Venezuela; Alfredo Stroessner en Paraguay,  para nombrar apenas algunos pocos y a los que habría que agregar, ya en los setentas del siglo pasado, a las tenebrosas figuras de Augusto Pinochet en Chile, Jorge Rafael Videla en la Argentina y los gorilas brasileños, bolivianos y uruguayos que asolaron nuestros países. Las víctimas de esta insaciable voracidad del imperio se cuentan  por millones, pero entre los gobernantes y líderes políticos que cayeron a causa de sus maniobras se cuentan, aparte de los ya mencionados Zelaya y Lugo, Joao Goulart, Jacobo Arbenz, Juan D. Perón, Juan Bosch, Arturo U. Illía, Maurice Bishop y Salvador Allende -amén de Omar Torrijos (Panamá) y Jaime Roldós (Ecuador), muertos en sospechosos accidentes aéreos- entre tantos otros que sería largo de enumerar en este breve escrito.  

¿Habrá algún cambio con John Kerry al frente del Departamento de Estado? Si tomamos nota de lo que dijo en la audiencia de días pasados ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado -presidida por “Bob” Menéndez,  un contumaz enemigo de la Revolución Cubana- la respuesta debe ser claramente negativa. Business as usual, como dicen en Estados Unidos.  Y como más de una vez lo advirtiera Noam Chomsky, Obama  profundiza la línea seguida por la Administración de George W. Bush actuando de acuerdo con las enseñanzas de Theodore Roosevelt que aconsejaba “hablar en voz baja pero traer un gran garrote”. Para Kerry el modelo a seguir en materia de relaciones hemisféricas es el que la Casa Blanca cultiva con Colombia. El hecho que este país sea considerado como el mayor violador serial de los derechos humanos en los últimos tiempos debe ser un dato nimio para el sucesor de Hillary Clinton. Tanto es así que, olvidándose del frondoso prontuario depositado en los Archivos Nacionales de Washington, se deshizo en elogios al narcopolítico Álvaro Uribe y su exitosa campaña de “seguridad democrática”, construida sobre el asesinato en masa de más de tres mil jóvenes en lo que en Colombia se conoce como el crimen de los “falsos positivos.” Refiriéndose a Venezuela, y a otros países “atípicos” (así calificados porque no cooperan con los nobles  esfuerzos de Washington) el futuro Secretario de Estado afirmó que “puede haber una oportunidad para la transición allí”. Entendámonos: cuando un alto funcionario de Washington habla de “transición” a lo que se refiere es a “cambio de régimen” o, más prosaicamente, “golpe de estado.” Y eso es lo que están desaforadamente impulsando la NED, la CIA, la USAID y toda la parafernalia de (aparentemente inocentes) ONGs que actúan como fachadas altruistas de los siniestros intereses de Washington.  En fin, lo que dijo Kerry es que hará lo que la Casa Blanca siempre hizo, y continuará haciendo.

Lo ha demostrado hasta el cansancio Eduardo Galeano, desde Las Venas Abiertas de América Latina en adelante; Gregorio Selser en sus diversos estudios y en su Cronología de las intervenciones extranjeras en América Latina, o Juan Bosch en De Cristóbal Colón a Fidel Castro. El Caribe, frontera imperial ; Darcy Ribeiro en Las Américas y la civilización y más recientemente Luis Suárez Salazar en Madre América. Tal como lo planteamos en nuestro América Latina en la Geopolítica del Imperialismo y, antes, en un libro que es una suerte de prefacio y que lleva por título El lado oscuro del imperio,  la política del imperialismo puede variar sus apariencias pero es invariante en su esencia. Y su esencia es el saqueo, el pillaje, la super-explotación, la opresión nacional. Como lo recordaba la gran Violeta Parra en  “La Carta”, una de sus más hermosas canciones: “yo pido que se propague por toda la población que el león es un sanguinario en toda generación.” En efecto, el imperio es sanguinario en toda generación. Pensar que puede actuar de otra manera sería incurrir en una pasmosa ingenuidad.  Lamentable involución la de este Kerry:  pasó de sus valientes denuncias sobre los brutales crímenes perpetrados por la soldadesca yankee en Vietnam a esta capitulación en toda la línea. Como un mal vino, envasado en peor barrica, el hombre envejeció mal, y un oportuno casamiento con la multimillonaria heredera de la salsa kétchup Heinz terminó por evaporar su juvenil radicalismo convirtiéndolo en un reaccionario que erige a Colombia, con sus 4 millones de desplazados por la guerra;  con su narcopolítica; con sus “falsos positivos”; con sus asesinatos de dirigentes sociales, políticos, sindicales y sus periodistas; con su desenfreno paramilitarista y sus siete bases militares norteamericanas en el modelo a emular por los países del área. La verdad, Kerry envejeció muy mal. Por suerte hay otros que ya eran buenos pero que con el paso del tiempo se volvieron aún mejores:  Fidel, Raúl, Chomsky, González Casanova, Alfonso Sastre, entre tantos otros. No todo está perdido.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1022 veces.