No es Pirela, no es Abreu...no es la Orquesta

Se creado un mollejero en la red por la reunión de Juanes, Bosé y el maestro Abreu, unos se halan los pelos y los que no tienen, comienzan a sufrir de alopecia prematura y otros amenazan con execrar a los camaradas envueltos en el paquete musical.

No debemos olvidar que nuestra querida y famosísima orquesta Sinfónica Nacional, ya no nos pertenece, es un patrimonio universal con nombre propio “El sistema”, es como la revolución Bolivariana, es como el Comandante Chávez, trascendieron y se escaparon de las manos de donde nacieron, para con un infinito orgullo entregarle al mundo sus creaciones sublimes: La música, el socialismo del siglo XXI, el sueño de Bolívar, así de simple. Bajo esa premisa, quiero pedirle a mis compatriotas mas radicales, escritores, escribidores o simplemente defensores de nuestra revolución ante cualquier amenaza que intente vulnerar nuestro legado histórico, nuestras instituciones y menos aun nuestro líder Hugo Chávez, entender la posición publica en la cual colocan a veces, a nuestros luchadores por un mundo mejor y por tanto embajadores de buena voluntad ante el planeta. No es la primera vez, que los detractores de la revolución venezolana, pretenden sacar provecho de figuras internacionales o logros patentados en el país, recordemos, el mismo maestro Abreu ha recibido reconocimientos públicos y condecoraciones de los reyes de España, luego del “Por no te callas” del rey, se ha fotografiado y compartido abrazos con personajes de la mas rancia oligarquía de la derecha mundial, tanto de Europa como de Estados Unidos y por eso no vamos a tildarlo de vende patria, al tocar a Bach o Beethoven en vez del alma llanera. A nuestro Comandante Hugo Chávez, le ha tocado tragar grueso a tratar con personajes siniestros y enemigos de la revolución bolivariana, abrazaba a Uribe, apretó las manos de Obama y hasta saludó amigablemente a Hilary Clinton e incluso dijo una vez: “Por mi pueblo, si es necesario bajar al infierno y hablar con el mismísimo diablo, lo haría”.

Juanes y Miguel Bosé buscan bañarse en ese chorro maravilloso de la orquesta Sinfónica venezolana, pero equivocaron su estrategia al agredir al pueblo y a su presidente. No entienden el momento crucial que vivimos, no entienden ni entenderán el fuego sagrado que corre en los corazones de los revolucionarios y chavistas y esperamos en Dios que ese concierto no se concrete, porque si al rey Juan Carlos se le olvidó sus insultos, ni los zapatos rosados de Bosé y la camisa negra de Juanes, detendrán los pitos de los chavistas en su presentación.

#Yo soy Chávez

[email protected]

[email protected]

http://laslineasdeelias.blogspot.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1937 veces.